VIERNES, 24 de mayo 2019, actualizado a las 0:52

VIE, 24/5/2019 | 0:52

MASCOTAS

Perros identifican su nombre con ruido de fondo mejor que los bebés

Los niños son superados por los perros a la hora identificar su nombre en una habitación ruidosa. El ‘efecto cóctel’ de la psicología, que permite a los humanos filtrar los sonidos de fondo y centrarse, también se da en los canes

GALERIA
Cuando el ruido de fondo es más alto que la llamada, los perros empiezan a no responder, una información útil para los usuarios de perros de asistencia o de servicio, que en ambientes ruidosos tienen que alzar la voz.

Perros identifican su nombre con ruido de fondo mejor que los bebés

Los niños son superados por los perros a la hora identificar su nombre en una habitación ruidosa. El ‘efecto cóctel’ de la psicología, que permite a los humanos filtrar los sonidos de fondo y centrarse, también se da en los canes

Alfonso Neira de Urbina - 10-05-2019 - 14:22 H

No solo los perros reconocen su nombre, al igual que los gatos, sino que superan a los bebés a la hora de reconocerlo en un ambiente ruidoso. De hecho, un reciente estudio de la Universidad de Maryland ha confirmado que en los cánidos también se da el denominado por la psicología como ‘efecto cóctel’, la capacidad que tiene un ser humano para concentrarse en un solo hablante cuando hay varias personas y ruido de fondo, es decir, la discriminación de los ruidos de fondo o secundarios para poder centrarse en una fuente de sonido.

En el estudio, recientemente publicado en la revista científica Animal Cognition, la profesora universitaria e investigadora principal, Rochelle Newman, aplicó la prueba del ‘efecto cóctel’ en cuatro perros, con el objetivo de comprobar la respuesta a su nombre en medio de un ambiente ruidoso con charlas de fondo.

El experimento buscaba explorar por qué los bebés —el estudio se centró en los de un año de edad— luchan para reconocer su nombre cuando el ruido de fondo tiene el mismo volumen o supera el tono con el que se ha pronunciado. En este sentido, se tuvo en cuenta que los propietarios esperas que sus animales de compañía, y sobre todo los de servicio, respondan en tiendas o lugares ruidosos.

“Los perros son criaturas sociales que prestan atención a los adultos que los rodean y han evolucionado para hacerlo”, explica Newman, quien defiende que “en cierto sentido, son buenos para compararlos con los bebés”. 

Los investigadores descubrieron que los perros responden a su nombre cuando este se pronuncia al mismo volumen o superior a una grabación de una mujer leyendo un libro. Solo fue en el momento en el que el ruido de fondo se hizo más fuerte que la pronunciación de su nombre cuando los perros empezaron a no responder. En este sentido, los cánidos han registrado mejores resultados que los bebés humanos, ya que estos generalmente no responden cuando los estímulos se pronuncian en el mismo volumen de sonido.

“Estábamos un poco sorprendidos de que los perros pudieran hacerlo”, señala Newman, quien remarca que “superar a los bebés fue incluso más sorprendente”.

Eso sí, los investigadores señalan que, si el ruido ahoga la llamada, es probable que la persona usuaria, si es perros de servicios o asistencia, o el dueño, tengan que levantar la voz o acercarse al animal. "Es útil saber que los perros pueden tener problemas en esos entornos”, ha concluido la investigadora.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.