VIERNES, 14 de diciembre 2018, actualizado a las 7:07

VIE, 14/12/2018 | 7:07

MADRID

MASCOTAS

Los charcos de agua, un posible foco de leptospirosis para los perros

Los expertos advierten que los perros pueden contraer esta enfermedad a través del contacto con agua que haya sido contaminada por la orina de un animal infectado

GALERIA

Los charcos de agua, un posible foco de leptospirosis para los perros

Los expertos advierten que los perros pueden contraer esta enfermedad a través del contacto con agua que haya sido contaminada por la orina de un animal infectado

Javier López Villajos - 22-11-2018 - 13:20 H

Dado el temporal de lluvias que asola España, no es de extrañar que las zonas verdes se encharquen. Y es que si la tierra de esas áreas ha sido previamente contaminada por la orina de un perro infectado con leptospirosis, el charco de agua que se forme ahí debido a la lluvia y donde suelen interactuar los perros también puede albergar las bacterias infecciosas que causan dicha enfermedad.

Los profesionales de la clínica veterinaria explican que la leptospirosis es una zoonosis y que, por tanto, puede afectar de igual manera a animales y a seres humanos. La enfermedad está causada por la presencia de un microorganismo del género Leptospira que entra en el cuerpo a través de las mucosas nasales, bucales, conjuntivas o bien mediante heridas que pueda haber en la piel.

Según los expertos, la leptospirosis puede transmitirse entre los perros mediante diferentes vías como la transferencia venérea e incluso a través de la placenta. Pese a todo, los veterinarios señalan que el principal medio de contagio es el agua contaminada por la orina de animales infectados por esta bacteria.

PROCESO DE INFECCIÓN

Los profesionales detallan que este microorganismo penetra a través de las mucosas o de la piel lesionada del animal, multiplicándose rápidamente en el torrente sanguíneo. De allí se propaga a otros tejidos como el riñón, el hígado, el bazo, el tracto genital, el sistema nervioso y los ojos.

Entre los principales síntomas que causa, los veterinarios enumeran la fiebre, el decaimiento, la deshidratación, la falta de apetito, la ictericia o la coloración amarillenta de las mucosas, vómitos, diarrea, dolor muscular y alteraciones respiratorias.

Dado que el organismo lucha contra esta infección, la bacteria leptospira desaparece de casi todos los órganos pero puede permanecer en los riñones para después ser eliminada a través de la orina.

DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

Mediante una revisión del historial clínico del animal y el análisis de cualquiera de los síntomas mencionados a través de pruebas de laboratorio, el veterinario puede determinar la presencia de la bacteria leptospira en el organismo del animal.

De ser así, pautará la administración de una serie de antibióticos que combatan la infección además de recomendar que se hidrate regularmente al animal y observar si los síntomas van desapareciendo de forma paulatina.

Con todo, los veterinarios recuerdan que la leptospirosis es una enfermedad que puede evitarse mediante la vacunación además del mantenimiento de unas buenas condiciones higiénico-sanitarias en las zonas donde interactúe el perro, especialmente si convive con otros animales.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.