JUEVES, 23 de mayo 2019, actualizado a las 9:54

JUE, 23/5/2019 | 9:54

MASCOTAS

Las principales enfermedades raras de los animales de compañía

Al igual que pasa con los seres humanos, las mascotas también pueden sufrir afecciones, incluso congénitas, que se dan con poca frecuencia. El 28 de febrero se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras

GALERIA

Las principales enfermedades raras de los animales de compañía

Al igual que pasa con los seres humanos, las mascotas también pueden sufrir afecciones, incluso congénitas, que se dan con poca frecuencia. El 28 de febrero se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras

Javier López Villajos - 28-02-2019 - 14:30 H

Como cada 28 de febrero se celebra el Día Mundial de las Enfermedades Raras. Afecciones que, si bien se suelen asociar a los seres humanos, también pueden afectar de forma crónica a las mascotas.

Desde la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER por sus siglas) explican que “una enfermedad es considerada rara cuando afecta a un número limitado de la población total”, destacando que entre el 6 y el 8% de la población mundial sufre algún tipo de enfermedad rara, que en el 65% de los casos ofrece una patología grave e invalidante. Pese a que no hay ningún estudio que aborde de manera estandarizada cómo afecta este tipo de enfermedades a los animales, son numerosos los expertos que señalan algunas de las afecciones menos frecuentes que se diagnostican en mascotas.

Una enfermedad que es común en humanos pero que sin embargo es poco frecuente entre las mascotas es el ictus, que se produce cuando el animal, sea perro o gato, sufre un accidente cerebrovascular debido al bloqueo o a la ruptura de un vaso sanguíneo del cerebro. Su sintomatología, que incluye visión borrosa, desorientación y pérdida de equilibrio, puede confundirse con la de otras enfermedades.

En el caso de los perros podemos encontrar el hipoadrenocorticismo, o más conocida como la enfermedad de Addison, que según los profesionales de la clínica veterinaria La Asunción, se trata de una afección del sistema endocrino que surge a raíz de que las glándulas suprarrenales del perro dejan de producir hormonas, como la adrenocorticotropina (ACTH), que el organismo del animal necesita para funcionar de forma correcta. Entre sus síntomas se encuentran la pérdida de pelo, cambios drásticos de peso, la polidipsia y la poliuria, que respectivamente apuntan a  la necesidad de beber y orinar en grandes cantidades.

En cuanto a síndromes está el de la columna rota, que se debe a que la columna del animal no tiene una longitud normal, haciendo que su tronco se acorte drásticamente. Solo hay 13 casos registrados de este síndrome en el mundo. Otro síndrome curioso es el de la cola de Limber, también conocido como el síndrome de la cola rota, que suele afectar a razas de perros que han sido utilizados para la realización de diferentes tareas profesionales. La enfermedad se caracteriza por que los perros afectados tienen la cola baja y lánguida, sufriendo de intenso dolor al intentar moverla.

El síndrome de Cushing, también llamado hipercorticalismo, está catalogado, tal y como detallan los expertos de la clínica veterinaria Vellcan, como una patología endocrina que causa una serie de desajustes en el sistema metabólico de los perros. Suele darse en razas de perros pequeños como el Yorkshire o el Schnauzer y en aquellos que tienen más de seis años de edad. Dicha enfermedad consiste básicamente en que el animal produce elevados niveles de cortisol, debilitando su sistema inmunológico que finalmente sobrexpone al perro a diferentes tipos de afecciones. 

Recientemente, un equipo internacional de científicos ha descubierto las mutaciones genéticas que provocaron que Lil BUB, un gato popular en las redes sociales debido a su particular aspecto físico, naciera con osteopetrosis y polidactilia, además de con enanismo y una deformación en la mandíbula inferior por la cual parece estar sacando siempre la lengua. Tanto la osteopetrosis, también llamada enfermedad de los huesos de mármol o enfermedad de Albers-Schonberg que hace que los huesos sean demasiado densos, como la polidactilia por la que el animal cuenta con 22 dedos, son enfermedades que también afectan a los seres humanos. En el caso de Lil BUB, los científicos han hallado que una variación del gen Sonic Hedgehog (SHH), detectado en los famosos gatos polidáctilos de Ernest Hemingway, y la del gen TNFRSF11A son las causantes de su condición física, información que también resulta útil para el tratamiento que requiere.

Finalmente, otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Edimburgo reveló que la enfermedad del pasto, también conocida como “el mal seco equino” y que ataca a las células nerviosas de los caballos, altera diferentes proteínas de igual forma que lo hace la enfermedad de Alzheimer.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.