DOMINGO, 31 de mayo 2020, actualizado a las 4:54

DOM, 31/5/2020 | 4:54

MASCOTAS

Las mascotas, ahora también donantes de sangre

De forma similar a los humanos, perros y gatos pueden donar sangre para que las clínicas veterinarias palien diferentes patologías o cubran accidentes.

Las mascotas, ahora también donantes de sangre

Las mascotas, ahora también donantes de sangre

De forma similar a los humanos, perros y gatos pueden donar sangre para que las clínicas veterinarias palien diferentes patologías o cubran accidentes.

Javier López Villajos - 13-04-2018 - 14:00 H

Las mascotas domésticas como perros y gatos también pueden ser donantes de sangre para otros de su especie, algo que ayuda a las clínicas veterinarias a la hora de atender diferentes enfermedades y emergencias. Con el objetivo de profundizar en el tema, el diario de la salud animal, Animal’s Health, ha entrevistado a Luis Viñals, responsable del Centro de Transfusión Veterinaria de Madrid, quién nos explica el funcionamiento de este proceso.

Viñals parte de la idea de que “muchos de los aspectos que se trabajan en un banco de sangre veterinaria vienen de la experiencia que se tiene en humanos (ya que sólo se lleva 20 años trabajando en este campo) y todavía queda mucho desarrollo de investigación que realizar”. Los requisitos mínimos para que una mascota pueda ser donante de sangre son que pese 20 kilogramos o más y que tenga una edad comprendida entre los 2 y 8 años. “También partimos (explica Viñals) de que el volumen de donación es diferente. Un perro puede donar entre 400 y 450 mililitros por extracción mientras que en gatos sólo es de 30 o 40 ml, teniendo éstos últimos el mismo grupo sanguíneo que los humanos, incluida la denominación AB”. El veterinario responsable del Centro de Transfusión Veterinaria nos cuenta que las donaciones se plantean con el objetivo de realizarse hasta cuatro veces al año.

Siendo el proceso tan similar al de los humanos, Viñals señala que la diferencia radica en las plaquetas ya que “en veterinaria se usa más plasma que con los humanos”. El profesional también aprovecha para citar otras particularidades de la sangre animal como que recientemente se ha descubierto que, mientras que en humanos las plaquetas duran 7 días, en veterinaria y más concretamente en perros, las plaquetas duran 9. Y por último, que se ha evidenciado, según cuenta Viñals, que la pérdida de factores de coagulación en el plasma fresco congelado no ocurre en el caso de los perros.

Volviendo al estudio de la sangre en mascotas, Viñals cuenta que los grupos sanguíneos para los animales se denominan DEA (Dog Erythrocyte Antigen) y que a día de hoy sólo se puede trabajar con el grupo DA 1 por medio de análisis en clínicas de veterinaria. A su vez, dentro del DA 1 hay, como en la sangre humana, una variante positiva y otra negativa (RH). “Los perros tienen a favor que en la primera transfusión no presentan anticuerpos circulantes en sangre (que equivale al grupo 0, grupo que no poseen)”, comenta Viñals, quién advierte que “las células del sistema inmune pueden producir, si no se pone el grupo del mismo perro, anticuerpos y en la segunda transfusión aparecerían los problemas de rechazo”.

PROTOCOLO COMO EN MEDICINA HUMANA

Con todo, Viñals comenta que al ser Centro de Transfusión, se trabaja con el protocolo con el que se opera en España en materia de medicina humana: "Nosotros nos encargamos de extraer, procesar, almacenar y entregar a las clínicas que son las encargadas de poner las trasfusiones”. Añade que esta función no se limita a la Comunidad de Madrid sino que se extienda por toda España, además de enviar suministros a otros países de Europa como Portugal, Francia, Italia y Bélgica. Y en cuanto al fin de esas donaciones, el profesional señala que “son utilizadas para diferentes patologías y es el veterinario quién decide en qué momento son necesarias”.

CRITERIO DE SOLIDARIDAD

Por su parte, Laura Lázaro y Baucis Mitjanas, veterinarias del Laboratorio Montoro Botella de Valencia, también explican al diario Animal’s Health que el animal donante debe estar despierto durante la extracción de sangre además de “permanecer quieto durante mucho tiempo, algo que puede incomodarles”. Por lo que, bajo su criterio, “si el animal sufriera o hubiera que dormirlo, se toma la decisión de que no es buen donante ya que al final esto no deja de ser una labor solidaria para animales que necesitan una emergencia pero nunca a costa del sufrimiento de otros”.

Este laboratorio puede incluso realizar las extracciones en el propio domicilio del donante. “Los particulares ofrecen a su mascota y a cambio reciben una analítica de sangre completa gratuita que por otra parte necesitamos para asegurar que la sangre extraída está libre de enfermedades”, concluyen las profesionales.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.