LUNES, 10 de diciembre 2018, actualizado a las 5:01

LUN, 10/12/2018 | 5:01

MADRID

MASCOTAS

La intoxicación por monóxido de carbono resulta fatal en las mascotas

Una encuesta realizada a más de 2.000 propietarios de mascotas revela que el 33% de ellos fue alertado por sus animales de compañía de la presencia una fuga de monóxido de carbono, gas que también puede resultar venenoso para las mascotas

GALERIA

La intoxicación por monóxido de carbono resulta fatal en las mascotas

Una encuesta realizada a más de 2.000 propietarios de mascotas revela que el 33% de ellos fue alertado por sus animales de compañía de la presencia una fuga de monóxido de carbono, gas que también puede resultar venenoso para las mascotas

Javier López Villajos - 04-12-2018 - 13:10 H

Npower, empresa proveedora de gas y electricidad con sede en el Reino Unido, realizó una encuesta a más de 2.000 personas, propietarias de mascotas, con el objetivo de concienciar sobre los peligros que supone el monóxido de carbono (CO) tanto para la salud de las personas como para la de los animales.

Dicha investigación reveló que el 33% de los encuestados fue alertado en algún momento por sus mascotas de una fuga de CO en el hogar, mientras que el 10% confesó que su animal de compañía le había salvado la vida tras quedar expuesto a una fuga de este gas.

Ante los resultados de la encuesta, la compañía lanzó un comunicado advirtiendo del peligro que corren las mascotas en caso de inhalar este gas, sufriendo un tipo de envenenamiento que somatizan con fatiga, vómitos y comportamiento errático.

UNA AMENAZA SILENCIOSA

Los expertos de Npower detallan que el monóxido de carbono no se puede detectar ni por la vista, ni por el olfato ni por el sabor. Su presencia difícilmente perceptible supone un mayor riesgo para las personas y los animales expuestos a este gas dado el peligroso envenenaimiento que llega a producir.

Las fuentes de monóxido de carbono pueden encontrarse en las calderas y en las estufas a gas o de madera, tan utilizadas durante el invierno, además de en el humo de los cigarrillos. Y son precisamente los animales los primeros que pueden detectar las fugas de CO, tal y como recogen los testimonios de los diferentes participantes de la encuesta mencionada anteriormente.

Uno de los casos más destacados es el de Cathy Jessop, quien una noche se desmayó en el sofá mientras veía la televisión. Su Collie de siete años llamada Candy la despertó a lametones. Más tarde Jessop descubrió que la cocina emitía altas nivles de monóxido de carbono, el cual se propagó rápidamente por el resto de su hogar.

RIESGOS PARA LA SALUD

Los expertos alertan de que tanto perros como gatos y otras mascotas sufren el mismo riesgo que las personas de sufrir un intoxicación por CO, detallando que cuánto más pequeños son estos animales de compañía, más rápidamente se ven afectados. Si a eso se le añade que la mascota tiene una avanzada edad o sufre de problemas cardíacos o respiratorios, el riesgo para su salud es aún mayor.

Con todo, una exposición prolongada del animal al monóxido de carbono puede llegar a causar la muerte mientras que los signos del envenenamiento van cada vez a peor. Estos síntomas pueden llegar a confundirse con otros que producen enfermedades como la intoxicación alimentaria o las infecciones virales. Es por ello que los expertos matizan que un envenenamiento por CO puede hacer que los animales se encuentren confundidos. De ahí la importancia de observar las reacciones de la mascota si se comporta de forma anormal ya que esto puede ser indicativo de una fuga de CO en el hogar.

Pese a que el animal sobreviva a esta intoxicación, la exposición al CO también puede dejar secuelas en su organismo como posibles daños cerebrales, la pérdida de visión o de audición y enfermedades de tipo cardíaco y respiratorio.

FORMAS DE EVITAR EL PELIGRO

De sospechar que hay una fuga de CO, los expertos instan a los propietarios de mascotas a apagar los electrodomésticos y ventilar la casa, para más tarde salir de ella junto al animal de compañía. 

En caso de que la mascota se haya visto afectada por el gas, se debe acudir inmediatamente al veterinario para tratar sus efectos con el objetivo de que no sean irreversibles o incluso fatales. 

Por último, y para evitar ese tipo de fugas, los expertos recomiendan mantener los electrodomésticos en buenas condiciones y revisados regularmente, además de asegurarse de que estén adecuadamente ventilados.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.