MARTES, 11 de diciembre 2018, actualizado a las 7:55

MAR, 11/12/2018 | 7:55

MADRID

MASCOTAS

La insuficiencia hepática altera el proceso metabólico de los perros

Los expertos advierten que una alteración en el correcto desarrollo de las funciones del hígado puede conllevar una serie de riesgos para el proceso metabólico de los perros a la hora de asimilar los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas

GALERIA

La insuficiencia hepática altera el proceso metabólico de los perros

Los expertos advierten que una alteración en el correcto desarrollo de las funciones del hígado puede conllevar una serie de riesgos para el proceso metabólico de los perros a la hora de asimilar los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas

Javier López Villajos - 10-10-2018 - 15:00 H

Los profesionales de la clínica veterinaria Colores indican el papel fundamental que desempeña el hígado en procesos metabólicos, relacionados con los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Por ello, cualquier alteración en él, produce una deficiencia o incapacidad para el desarrollo correcto de todas sus funciones. Con todo, los expertos detallan que, dadas las reservas que ofrece el hígado, los signos de una enfermedad hepática pueden manifestarse en las fases más avanzadas.

Los veterinarios apuntan que este tipo de enfermedades hepatobiliares tienen una mayor incidencia en determinadas razas de perro como el Labrador retriever, Dálmata, Dóberman, Cocker Spaniel y Yorkshire, entre otros, añadiendo que la ingesta de una sustancia hepatotóxica o un fármaco potencialmente hepatotóxico también influye en el desarrollo de la insuficiencia hepática.

SINTOMATOLOGÍA

Los profesionales señalan que la insuficiencia hepática afecta al riñón, al aparato digestivo y al sistema nervioso. De este modo, el perro experimenta fallos de coagulación, anemia, hemorragia digestiva, la obstrucción de los conductos biliares, la ictericia o la coloración amarillenta de las mucosas debido a la acumulación de bilirrubina, la ascitis o la acumulación de líquido abdominal, úlceras gastroduodenales con vómitos e inflamación intestinal con diarrea, entre otros. Además, el animal sentirá una mayor necesidad de beber agua y también de orinar aunque ésta sea dificultosa. Con todo, también se podrán observar cambios en su comportamiento con signos de letargia, desorientación, convulsiones e irritabilidad.

Los expertos matizan que, en ocasiones, otro de los síntomas que pueden aparecer es un extraño síndrome dermatológico llamado “dermatitis necrotizante superficial” que se caracteriza por la aparición de úlceras y costras en la cara y en la parte superior de las extremidades.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Para realizar un diagnóstico correcto, los profesionales consideran que los análisis de sangre resultan sumamente útiles ya que permiten evaluar los valores de las transaminasas, las enzimas del hígado, además de detectar la falta de vitamina K y un recuento bajo de plaquetas, una característica de esta enfermedad. Otra opción es el análisis de orina, la realización de ecografías y, en los casos más graves, un estudio de coagulación mediante la extracción de una biopsia.

Con todo, los expertos indican que en la mayoría de los casos, la insuficiencia hepática se recupera de forma espontánea aunque lenta, sin la necesidad de tener que administrar medicamentos al no haber presencia de bacterias. Dependiendo del caso, el veterinario puede valorar la opción de aplicar sueroterapia si el animal se encuentra deshidratado o el uso de corticoesteroides para evitar que la enfermedad derive en una cirrosis.

Esta información es meramente orientativa. En Animal's Health le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.