MIÉRCOLES, 11 de diciembre 2019, actualizado a las 18:38

MIÉ, 11/12/2019 | 18:38

MASCOTAS

La importancia del cuidado de las almohadillas en los perros

Los expertos señalan que es un tejido delicado que se daña con facilidad y que hay que vigilar para evitar complicaciones que repercutan en la movilidad del animal

GALERIA

La importancia del cuidado de las almohadillas en los perros

Los expertos señalan que es un tejido delicado que se daña con facilidad y que hay que vigilar para evitar complicaciones que repercutan en la movilidad del animal

Javier López Villajos - 25-05-2018 - 14:00 H

Los profesionales coinciden en que las almohadillas de los perros son un tejido fundamental al igual que sensible puesto que actúa de barrera amortiguadora contra los obstáculos que el animal encuentra por el suelo.

Con todo, también señalan que las heridas en dicha zona, a pesar de ser gruesa y resistente, son frecuentes por diferentes razones. En primer lugar, las almohadillas de los perros, al estar en permanente contacto con el suelo, terminan por desgastarse a causa de la erosión, formando grietas que hacen que el tejido quede más expuesto a diferentes clases de heridas: desde cortes que hacen que se desprendan trozos de la almohadilla, quedando a veces colgados de la pata del animal, a quemaduras provocadas por caminar sobre asfalto caliente o terrenos helados.

CUIDADOS BÁSICOS

En cualquiera de los casos, los profesionales aconsejan revisar de forma periódica las almohadillas de los perros para ver si presenta alguna herida, comprobar que no sangre ni sea profunda, además de asegurarse de que el animal se siente cómodo para apoyar la pata si detectamos algún síntoma como que el perro se lama las almohadillas o camine con cojera.

Las almohadillas son un tipo de tejido que suele regenerarse aunque de manera lenta. Los expertos recomiendan limpiar este tipo de heridas con agua, jabón y, finalmente, con suero fisiológico. De esta forma se podrá ver si el animal tiene un cuerpo extraño clavado alrededor de almohadilla y así poder extraerlo, además de mantener desinfectada la herida que se queda abierta.

De no presentar gravedad, no harían falta ni puntos de sutura, ni vendajes ni la utilización de una especie de bota protectora o calcetín que cubra la planta de la pata del perro. En casos más extremos, los profesionales advierten de que este tipo de herida plantar puede infectarse si no se trata correctamente, provocando una osteomielitis que fractura las falanges y provoca numerosas luxaciones debido a la mala distribución del peso que realiza el animal a causa del dolor en las almohadillas.

Esta información es meramente orientativa, en Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.