LUNES, 25 de mayo 2020, actualizado a las 3:35

LUN, 25/5/2020 | 3:35

MASCOTAS

La diabetes tipo 1, una amenaza para los perros mayores

Los expertos advierten que ciertas razas de perro, y más si tienen una avanzada edad, son propensas a desarrollar la diabetes tipo 1, una enfermedad que requiere de tratamiento con insulina de por vida. Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes

La diabetes tipo 1, una amenaza para los perros mayores

La diabetes tipo 1, una amenaza para los perros mayores

Los expertos advierten que ciertas razas de perro, y más si tienen una avanzada edad, son propensas a desarrollar la diabetes tipo 1, una enfermedad que requiere de tratamiento con insulina de por vida. Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes

Javier López Villajos - 14-11-2018 - 14:00 H

La diabetes es una enfermedad que afecta por igual al ser humano y a las mascotas ya que surge de la incapacidad que tiene el cuerpo de producir o usar la insulina, una hormona que produce el páncreas y que permite a las células recoger azúcar o glucosa de la sangre y usarla para el funcionamiento del organismo. Hoy se celebra el Día Mundial de la Diabetes.

Los profesionales de la clínica veterinaria San Jorge estiman que la diabetes canina es una enfermedad que padece 1 de cada 500 perros. Detallan además que la diabetes puede ser de dos tipos, dependiendo de si la dificultad está en la producción de insulina (diabetes tipo 1) o en el uso de la misma (diabetes tipo 2).

Con todo, los expertos añaden que la gran mayoría de los perros diabéticos sufren la diabetes tipo 1, haciendo que la administración de insulina de por vida sea necesaria, mientras que la diabetes tipo 2 es más frecuente en los gatos.

Y dentro de los perros afectados por la diabetes, los veterinarios matizan que los ejemplares de mediana o avanzada edad, incluyendo a las hembras que no estén esterilizadas, son más propensos a desarrollar la enfermedad, junto a la predisposición de razas como el Beagle, Caniche y Schnauzer, entre otras.

SÍNTOMATOLOGÍA

Advirtiendo de que la diabetes puede tardar en dar la cara, los profesionales enumeran una serie de signos clínicos que aparecen en función de la gravedad de la enfermedad. De esta forma, un perro diabético sufre poligafia o un mayor apetito a pesar de perder peso, polidipsia o el hecho de beber demasiada agua, poliuria o la necesidad de orinar demasiado y letargia, entre otros.

Los veterinarios alertan de que si se producen ataques epilépticos, cambios de comportamiento, contracciones musculares, ansiedad, estreñimiento, vómitos, diarrea, infección de la orina o una inflamación de la cabeza o el cuello, hay que acudir de inmediato a un centro veterinario.

DIAGNÓSTICO

Dado que estos síntomas pueden aparecer en otras enfermedades, es necesario que el veterinario realice una serie de pruebas para confirmar la diabetes como un análisis de orina y un hemograma que proporciona información sobre el estado de los órganos del perro, detectando también los niveles de fructosamina, una proteína de la sangre que se une a la glucosa, indicando si los niveles de azúcar fueron altos durante las últimas semanas, para así descartar que ese aumento no se debe a otros factores como el estrés.

TRATAMIENTO

Un perro diabético deberá recibir un tratamiento con insulina para toda su vida ya que el páncreas no va a volver a sintetizarla. Pese a ello, los profesionales destacan que la esperanza de vida de un perro estabilizado con insulina es similar a la de una mascota sana. Y es que, además de la insulinoterapia, la dieta y el ejercicio son fundamentales para controlar la enfermedad.

Los veterinarios sostienen que una dieta correcta para hacer frente a la diabetes tiene que ser rica en carbohidratos complejos como el almidón y la fibra, advirtiendo que el control del peso del animal es vital, ya que la obesidad hace que se necesiten dosis más altas de insulina. Esta dieta además debe ser igual cada día, administrándosela también a la misma hora.

Y en cuanto al ejercicio, que también debe practicarse de forma regular, hace que se consuma energía y por tanto evita los casos de hiperglucemia o exceso de azúcar en sangre. Además, el ejercicio incrementa el flujo sanguíneo, lo que puede servir para mejorar la absorción de la insulina.

ÚLTIMOS AVANCES

Con todo, son varios los avances que se han hecho en este combate contra la diabetes canina.

Por un lado, un grupo de investigadores de la Purdue University en colaboración con la Indiana University School of Medicine, en Estados Unidos, han logrado desarrollar una única inyección con una solución de colágeno mezclada con células pancreáticas que podría revertir eficazmente la diabetes tipo 1 en tan solo 24 horas y evitar así la necesidad de administrar insulina a la mascota durante 90 días.

Y por otro lado, la doctora Allison O’Kell, profesora asistente en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Florida, se encuentra seleccionando perros con diabetes para iniciar un estudio que, a través de tres pasos, analizará la sangre de estos animales con el fin de determinar qué causa la enfermedad y la forma de predecir su aparición. El propósito de este estudio, según O’Kell, es "aprender más sobre el metabolismo y la función inmunológica de los perros diabéticos e identificar aquellas razas con alto riesgo de padecer diabetes, evaluando sus marcadores de sangre con el fin de predecir de forma temprana la aparición de la enfermedad".  

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.