JUEVES, 13 de diciembre 2018, actualizado a las 15:24

JUE, 13/12/2018 | 15:24

MADRID

MASCOTAS

La actitud de los humanos influye más en los perros de lo que pensamos

Un estudio revela que los cachorros de perro interpretan las emociones de los humanos para actuar de forma parecida frente a nuevas experiencias

GALERIA

La actitud de los humanos influye más en los perros de lo que pensamos

Un estudio revela que los cachorros de perro interpretan las emociones de los humanos para actuar de forma parecida frente a nuevas experiencias

Javier López Villajos - 20-06-2018 - 14:00 H

Una investigación de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest (Hungría) sostiene que, durante su aprendizaje, los cachorros de perro imitan el comportamiento de los seres humanos. Así lo publica la revista Animal Behaviour donde se demuestra por primera vez que los cachorros de perro tienen el mismo comportamiento que los bebés con respecto a los adultos, algo que otros estudios de características similares como el de Brigham Young University ya abordaron.

Claudia Fugazza, autora principal del estudio, explica que “la reacción emocional de una persona frente a una situación condiciona el comportamiento del perro ante la misma”. La razón, detalla, es que el animal busca información en el dueño, mirándole e intentando descifrar qué paso dar a continuación. De ahí la importancia de mostrarle una actitud positiva ya que, de esa forma, el perro se comporta de forma adecuada ante los diferentes tipos de situaciones que se le presentan.

Para realizar esta investigación, el equipo de Fugazza analizó el comportamiento de 48 cachorros de ocho razas diferentes de perro. Además, los cachorros de la muestra tenían ocho semanas de edad, el llamado período de socialización, clave en los perros ya que es cuando empiezan a habituarse a diferentes estímulos, indica la investigadora.

Durante el experimento, los investigadores colocaron un objeto extraño cerca de los perros como podía ser un ventilador con cintas atadas o un altavoz que emitía sonidos de sirena. Por un lado, parte del equipo animaba con voz amistosa a que el perro se acercara mientras que por otro lado, el resto del equipo hacía lo propio pero con un tono de voz neutro. El resultado fue que los cachorros mostraron una mayor predisposición a examinar el objeto si eran animados a través de emociones positivas, algo que, según los investigadores, también ocurre cuando se encuentran con sus madres.

En una segunda ronda del experimento, los perros se enfrentaban solos al objeto y sin embargo, reaccionaron de forma similar por lo que los investigadores confirmaron que los cachorros de perro habían memorizado el tipo de emoción que proyectaba la persona sobre el objeto.

CUESTIÓN DE INTERPRETACIÓN

Ante las pruebas, Fugazza determina que “los cachorros de perros son capaces de interpretar las emociones humanas, adaptando su reacción a la misma situación en base a la emoción que muestre su dueño”.

Volviendo al factor de la memoria, la investigadora también apunta que el efecto podría ser duradero ya que los “perros adultos recuerdan muy bien las acciones de los humanos”.

Con todo, Fugazza señala que “esta forma de aprender es beneficiosa para los animales más jóvenes e inexpertos ya que les permite afrontar una situación nueva o potencialmente peligrosa”, ya que un hecho tan simple como actuar sin miedo frente a una comida puede aumentar las probabilidades de supervivencia del animal.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.