MARTES, 17 de mayo 2022, actualizado a las 16:27

MAR, 17/5/2022 | 16:27

MASCOTAS

Identifican los tumores cutáneos más comunes en perros menores de un año

Una investigación ha desvelado cuáles son las masas cutáneas más comunes entre los perros jóvenes

La mayoría de las masas cutáneas de los perros eran de naturaleza neoplásica.
La mayoría de las masas cutáneas de los perros eran de naturaleza neoplásica.

Identifican los tumores cutáneos más comunes en perros menores de un año

Una investigación ha desvelado cuáles son las masas cutáneas más comunes entre los perros jóvenes

Redacción - 27-01-2022 - 14:00 H - min.

Un estudio publicado en el último número de la revista Journal of Small Animal Practice (JSAP) ha desvelado que las masas cutáneas más comunes en perros de entre 0 y 12 meses son el histiocitoma, el papiloma, el quiste dermoide, el quiste folicular y los mastocitomas (MCT). 

En la investigación comprobaron los registros de un gran laboratorio de diagnóstico comercial para los tumores cutáneos caninos sometidos a histopatología en perros de entre 0 y 12 meses procedentes de consultas con sede en el Reino Unido y Europa.

Para cada caso, se registraron los datos sobre la raza, la edad y el sexo del perro, la localización corporal de la muestra y el diagnóstico realizado por el histopatólogo original. A efectos del estudio, se incluyeron las masas que eran quísticas, hiperplásicas o neoplásicas, pero no inflamatorias.

Asimismo, se excluyeron los envíos de muestras procedentes de los ojos, las glándulas anales y las uñas. Sólo se incluyeron los envíos de MCT que eran cutáneos, y se realizó un análisis de los factores de riesgo mediante un modelo de regresión logística binaria multivariable para las masas cutáneas con al menos 30 envíos.

En total se incluyeron 2.553 envíos de una masa cutánea, siendo la mayoría (94,3%) de naturaleza neoplásica. De las lesiones neoplásicas, el 98,5% se consideraron benignas, por lo que no se consideran cáncer. Además, casi todas las lesiones neoplásicas benignas eran de origen celular redondo (94,0%), mientras que la mayoría de las lesiones no neoplásicas derivaban del epitelio (93,8%).

Los diagnósticos histopatológicos más comunes para las masas cutáneas fueron histiocitoma (86,6%), papiloma (3,5%), quiste dermoide (3,3%), quiste folicular (1,7%) y MCT (1,4%). El análisis estadístico reveló que los labradores, los bóxers y los golden retrievers tenían menores probabilidades de histiocitoma en comparación con los perros cruzados, y los perros machos castrados tenían menores probabilidades de quiste dermoide en comparación con las hembras enteras.

Ken Smith, autor correspondiente del artículo, remarca que “los perros de entre 9 y 12 meses tenían probabilidades significativamente mayores de quiste folicular en comparación con los perros de menos de 6 meses, mientras que los perros de más de 6 meses mostraban probabilidades significativamente mayores de MCT que los perros de menos de 6 meses".

Esta identificación de los tumores de piel más comunes complementa las investigaciones previas, ya que el presente estudio realizado en perros jóvenes desvela una mayor probabilidad de mastocitomas cuando los ejemplares crecen y, precisamente, el mastocitoma, sin contar tumores benignos, sí que es el cáncer de piel más común en perros, representando entre el 16% y el 21% de los casos.

De hecho, debido a su importancia, recientemente Virbac puso en marcha un servicio de asesoramiento para todos los veterinarios que tengan pacientes con mastocitomas susceptibles de ser tratados con el antitumoral Stelfonta.

"Los estudios retrospectivos que incluyen un gran número de casos como éste son un recurso inestimable para los clínicos que trabajan en cualquier entorno. Los hallazgos de este estudio corroboran los de investigaciones anteriores, sugiriendo que una masa cutánea en un perro joven es muy probable que sea un histiocitoma. Sin embargo, el análisis de los factores de riesgo en este trabajo identificó una serie de predilecciones diferentes a las reconocidas anteriormente, lo que indica la necesidad de seguir investigando en esta área", ha concluido Nicola Di Girolamo, editor de JSAP.

VOLVER ARRIBA