VIERNES, 14 de junio 2024

VIE, 14/6/2024

MASCOTAS

Identifican nuevas mutaciones genéticas vinculadas a cánceres de vejiga caninos

Un nuevo estudio ha conseguido encontrar nuevas mutaciones genéticas vinculadas a un subconjunto de cánceres de vejiga canina y el hallazgo podría tener implicaciones para tratamientos en perros y humanos

Identifican nuevas mutaciones genéticas vinculadas a cánceres de vejiga caninos

Identifican nuevas mutaciones genéticas vinculadas a cánceres de vejiga caninos

Un nuevo estudio ha conseguido encontrar nuevas mutaciones genéticas vinculadas a un subconjunto de cánceres de vejiga canina y el hallazgo podría tener implicaciones para tratamientos en perros y humanos

Redacción - 25-04-2023 - 14:57 H - min.

Una investigación ha identificado nuevas mutaciones genéticas vinculadas a un subconjunto de cánceres de vejiga canina. Los hallazgos tienen implicaciones tanto para la detección temprana del cáncer como para tratamientos específicos en perros y humanos. El estudio se ha publicado en la revista PLOS Genetics.

Investigaciones anteriores mostraron que el 85% de los carcinomas uroteliales caninos (un tipo de cáncer de vejiga) comparten una mutación específica en un gen llamado BRAF.

Esta mutación (conocida como V595E) es causada por un error en el código genético de BRAF, donde un nucleótido "T" normal en la secuencia de ADN se sustituye por una "A".

La mutación BRAF V595E da como resultado la activación anormal de una vía de señalización genética llamada MAPK, lo que lleva a un crecimiento o proliferación celular descontrolado.

“Esencialmente, BRAF V595E genera una proteína anormal que le indica a las células que sigan dividiéndose, formando un tumor. Entonces, si esta sustitución de un solo nucleótido en el gen BRAF se detecta en el 85% de todos los carcinomas uroteliales caninos, ¿por qué no se encuentra en todos ellos?”, pregunta Matthew Breen, profesor de Genética Oncológica Comparada en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Para dar respuesta a esta pregunta, el equipo de investigación estudió 28 carcinomas uroteliales caninos sin la sustitución de nucleótidos BRAF V595E, con la esperanza de identificar otras mutaciones en la secuencia de ADN que puedan causar estos tumores.

El equipo encontró que 13 de los 28 casos (46%) tenían un tipo diferente de mutación, donde se había eliminado una pequeña cantidad de nucleótidos, como palabras faltantes en una oración. Estas mutaciones de deleción ocurrieron en otra parte del gen BRAF o en MAP2K1, otro gen importante dentro de la vía MAPK.

“Este trabajo identificó mutaciones en aproximadamente la mitad del 15% de los carcinomas uroteliales caninos que no tienen la mutación BRAF V595E”, señala Rachael Thomas, autora principal del estudio. “La evidencia de cánceres humanos sugiere que estas deleciones generarían proteínas anormales que pueden iniciar una proliferación celular descontrolada y dar como resultado un tumor, esencialmente el mismo resultado final que V595E. Hemos desarrollado un ensayo de laboratorio que puede detectar simultáneamente las mutaciones de sustitución y deleción, para expandir nuestra oportunidad de detección temprana de estos cánceres en perros”, destaca.

SELECCIONAR MEDICAMENTOS EFICACES CONTRA EL CÁNCER DE VEJIGA CANINO

Asimismo, según apuntan los investigadores, saber qué mutaciones están involucradas en un cáncer podría conducir a un tratamiento más preciso y efectivo.

“Sabemos, por ejemplo, que en personas con cánceres que tienen una mutación BRAF V600E (el equivalente humano de la mutación canina V595E), ciertas categorías de medicamentos terapéuticos son más eficaces que otras”, explica Breen.

Asimismo, apunta que los cánceres humanos con las mutaciones de deleción correspondientes en BRAF y MAP2K1 son más susceptibles a una clase terapéutica diferente.

“Por lo tanto, poder diferenciar los cánceres caninos en función de sus cambios genéticos subyacentes puede permitirnos considerar la selección del medicamento más apropiado para nuestros perros en las primeras etapas de la enfermedad”, concluye.

Los próximos pasos de los investigadores serán tratar de identificar medicamentos que se dirijan de manera efectiva a los cánceres de vejiga canina con estas mutaciones descubiertas recientemente. También continuarán buscando causas genéticas potenciales para el 7% restante de los casos de cáncer de vejiga canina.

Curiosamente, aunque los cánceres de perros y humanos comparten mutaciones relacionadas, no necesariamente ocurren en el mismo tipo de tumor. Por ejemplo, mientras que BRAF V595E es común en los carcinomas uroteliales caninos, en las personas V600E ocurre principalmente en los melanomas. “Esto enfatiza la importancia de usar múltiples enfoques para estudiar el cáncer”, señala Thomas.

“Observar qué defectos genéticos son compartidos por diferentes tipos de cáncer en diferentes especies, pensar en el cáncer no solo en términos de en qué parte del cuerpo ocurre, sino también en lo que el propio ADN del cáncer puede decirnos. Podemos pensar en tratamientos en esos términos también, lo que amplía las oportunidades para explorar el uso de terapias humanas para perros con cáncer, y viceversa”, concluye.

AVANCES CONTRA EL CÁNCER EN MASCOTAS

En los últimos tiempos la esperanza de vida de los animales de compañía se ha incrementado notablemente, gracias a la mejora en los cuidados que les ofrecen sus tutores, que cada vez están más concienciados con la salud y el bienestar de las macotas.

De esta manera, gracias a que los titulares de los animales de compañía están dispuestos a invertir más recursos en el cuidado de estos, es más común que las clínicas veterinarias tengan pacientes de edad avanzada, que pueden presentar enfermedades como el cáncer.

Esta enfermedad, que cada vez se ve con más frecuencia en los centros veterinarios, preocupa a la industria de la salud animal, que, ante esta coyuntura, no deja de innovar en el desarrollo de herramientas para luchar contra el cáncer.

Así, por ejemplo, Hill’s Pet Nutrition ha presentado recientemente su última innovación: Prescription Diet On-Care, un apoyo nutricional fundamental para mascotas que viven con una enfermedad grave, como el cáncer.

Este apoyo nutricional cuenta con una formulación exclusiva de nutrientes que estimula el apetito y favorece una mayor ingesta de alimentos; y su alta densidad calórica ayuda a garantizar que se satisfagan las necesidades nutricionales de pacientes con enfermedades graves.

Por otro lado, en la industria también se está apostando por el desarrollo de fármacos específicos para el cáncer en mascotas, ya que en muchos casos los veterinarios tienen que recurrir a medicamentos de uso humano.

En este sentido, el laboratorio Chemovet está enfocado en la investigación, desarrollo, promoción y comercialización de medicamentos veterinarios oncológicos, trabajando para ofrecer a los veterinarios agentes anticancerígenos orales formulados específicamente para el tratamiento de las mascotas.

Desde Chemovet destacan que existen diferencias entre humanos y animales, de modo que a la hora de desarrollar medicamentos para tratar el cáncer en mascotas desde el laboratorio se tienen en cuenta parámetros fisiológicos, patológicos y límites de tolerancia.

VOLVER ARRIBA