VIERNES, 9 de diciembre 2022, actualizado a las 14:24

VIE, 9/12/2022 | 14:24

MASCOTAS

Identifican cómo es el microbioma de un gato sano

Un grupo de investigadores ha establecido la composición básica del microbioma fecal de gatos sanos para mejorar la detección y tratamiento de algunas enfermedades

Identifican cómo es el microbioma de un gato sano

Identifican cómo es el microbioma de un gato sano

Un grupo de investigadores ha establecido la composición básica del microbioma fecal de gatos sanos para mejorar la detección y tratamiento de algunas enfermedades

Redacción - 22-11-2022 - 17:05 H - min.

Los gatos domésticos tienen problemas de salud que están asociados con desequilibrios (disbiosis) en la composición de las bacterias intestinales (su microbioma), como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), linfoma, diabetes, enfermedad periodontal y dermatitis atópica.

Debido a que los individuos tienen microbiomas únicos, la agregación de datos para dar con las claves de un microbioma es difícil, debido a esta heterogeneidad. Como resultado, la simple caracterización de la composición de un microbioma saludable es tanto un desafío importante como un primer paso necesario para identificar los desequilibrios asociados a distintas enfermedades.

Esto es importante no solo para dilucidar las características microbianas de los estados de enfermedad, sino también para comprender cómo se puede manipular la presencia y/o la abundancia de taxones específicos para impulsar la composición del microbioma hacia un estado sano.

Teniendo todo esto en cuenta, un grupo de investigadores de la Universidad de California Davis ha presentado en un estudio una base de datos de microbiomas fecales en gatos domésticos sanos definida taxonómicamente.

“Si vamos a utilizar los conocimientos obtenidos de las pruebas de microbiomas para desarrollar nuevos diagnósticos y terapias, es esencial desarrollar conjuntos de referencia de poblaciones de individuos sanos”, defienden.

Para el estudio, recogieron 1.859 muestras de individuos únicos, de las cuales un total de 161 comprendían lo que los autores consideran un conjunto de referencia saludable. Los requisitos eran: una puntuación de condición corporal entre 3 y 6 o un índice de masa corporal calculado de menos o igual a 50, sin signos clínicos, sin diagnósticos, sin uso de antibióticos en los últimos 12 meses y una edad entre 0,5 y 12 años. 

Los autores utilizaron este conjunto de datos de referencia para explorar cómo la edad, la dieta y el entorno de vida se correlacionan con la composición del microbioma fecal e identificaron treinta géneros bacterianos principales o básicos: Prevotella, Bacteroides, Collinsella, Blautia y Megasphaera fueron los más abundantes, y Bacteroides, Blautia, Lachnoclostridium, Sutterella y Ruminococcus gnavus fueron los más prevalentes.

VARIACIÓN DEL MICROBIOMA EN FUNCIÓN DE LA DIETA

Lo que descubrieron es que la composición del microbioma fecal varió según el tipo de dieta del huésped. De esta manera, los gatos alimentados con alimento seco tenían un número ligero, pero significativamente mayor, de taxones básicos en comparación con los gatos no alimentados con este tipo de dieta.

La precisión para diferenciar a los gatos que tomaban comida seca de los que no a través de su microbioma fecal fue del 96%. “Está claro que hay algo fundamentalmente diferente en los microbiomas fecales de los gatos que ingieren cualquier tipo de alimento seco”, apuntan.

“Esto no es sorprendente, ya que los alimentos secos y húmedos comerciales y las dietas basadas en alimentos crudos contienen diferentes proporciones de proteínas, carbohidratos y grasas”, afirman.

Por otro lado, el microbioma base de los gatos alimentados con comida cruda contenía taxones no tan prevalentes o abundantes como los gatos alimentados con dietas que incluían alimento seco.

El entorno de vida también tuvo un gran efecto en la composición del microbioma fecal. Así, los gatos que vivían en hogares diferían significativamente de los que vivían en refugios y tenían una mayor porción de sus microbiomas representados por taxones básicos.

“En conjunto, nuestro trabajo refuerza los hallazgos de que la edad, la dieta y el entorno vital son factores importantes a tener en cuenta a la hora de definir el microbioma básico de una población”, defienden.

En este sentido, sostienen que el microbioma fecal de gato sano no se ve de una manera determinada o promedio, sino que está representado por una diversidad de composiciones que dependen de las características y el estilo de vida del huésped. “Nuestros análisis ayudaron a establecer los rangos esperados para la estructura de estas comunidades dentro de una población sana de gatos”, concluyen.

LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL MICROBIOMA EN EL SECTOR DE LA NUTRICIÓN ANIMAL

Como se destaca en este estudio, la composición del microbioma de un animal juega un importante papel en su salud y está muy influenciado por la dieta. De esta manera, la alimentación es una pieza clave para desarrollar el microbioma sano de las mascotas.  

Es precisamente por esto por lo que la compañía de nutrición animal Hill's Pet Nutrition lleva años investigando y promocionando la importancia del microbioma intestinal y todo lo que significa para mantener la salud de perros y gatos.

En este campo, Hill’s apuesta por incluir sus fibras prebióticas ActivBiome+ en todos sus alimentos formulados para el manejo de trastornos gastrointestinales, tanto para perros como para gatos.

Y es que la fibra dietética es un componente muy importante en el mantenimiento de la salud gastrointestinal, en parte debido a su fermentación por el microbioma intestinal, y lo han demostrado científicamente.

En este sentido, un estudio longitudinal, comparativo, ciego y multicéntrico, se demostró que los gatos domésticos con diarrea o estreñimiento que recibieron el alimento para gatos Hill’s Prescription Diet Gastrointestinal Biome lograron importantes mejorías clínicas en tan solo 24 horas.

VOLVER ARRIBA