LUNES, 27 de mayo 2019, actualizado a las 13:08

LUN, 27/5/2019 | 13:08

MASCOTAS

Feromonas para evitar que los gatos arañen los muebles

La revista ‘Journal of Feline Medicine and Surgery’ repasa la bibliografía científica existente sobre la costumbre de arañar de los gatos y la eficacia de los tratamientos como las feromonas

GALERIA

Feromonas para evitar que los gatos arañen los muebles

La revista ‘Journal of Feline Medicine and Surgery’ repasa la bibliografía científica existente sobre la costumbre de arañar de los gatos y la eficacia de los tratamientos como las feromonas

Francisco Ramón López - 12-03-2019 - 12:24 H

Para tratar de cambiar una costumbre destructiva de un gato, lo primero que recomiendan los expertos es entender su comportamiento y aprender a diferenciar uno normal de uno que no lo es. Y es que hay que recordar que los gatos comenzaron a vivir con los humanos ejerciendo como depredador de roedores, por lo que aún no han sido “domesticados” —si ponemos como modelo la domesticación del perro—  conservando muchos de los rasgos de su ancestro, el gato montés africano y árabe.

Algunos de estos rasgos son deseados por las personas que comparten sus vidas con un gato, sin embargo, otros, como la costumbre de arañar superficies, no lo son. Para abordar este tema, la revista científica especializada en gatos ‘Journal of Feline Medicine and Surgery’ ha lanzado una serie de artículos en los que expertos en etología felina repasan todos los estudios y la bibliografía clínica existente para abordar algunos comportamientos potencialmente problemáticos de los gatos.

En el caso de la costumbre de arañar, las autoras del artículo sostienen que es un comportamiento normal, que los gatos utilizan para eliminar las fundas de las garras, afilarlas, estirar y ejercitar el cuerpo y marcar territorios. En ambientes naturales los gatos rascarían árboles, por ejemplo, y en un ambiente doméstico hacen lo propio con cercas de madera, cobertizos o postes.

Si no tienen acceso a ninguno de estos materiales, puede desembocar en daños en artículos del hogar, que los dueños tratan de solucionar centrándose en tratar de cambiar mediante castigos un comportamiento sano e incluso beneficioso del gato, cuando deberían centrarse en ofrecerle superficies alternativas para rascar.

De hecho, las autoras citan casos de dueños que han abandonado o incluso sacrificado a gatos perfectamente sanos porque no sabían cómo conseguir que dejaran de arañar su casa. De ahí la importancia de que los veterinarios estén actualizados en las ciencias del comportamiento de los animales para guiar a los dueños hacia una solución eficaz.

Las expertas coinciden en que, ateniéndose a la literatura científica sobre el tema, el mejor método es instar a los gatos a que arañen superficies adecuadas y desalentarlos cuando lo hacen en otras prohibidas, pero nunca tratar de eliminar completamente su costumbre de arañar.

UN 55% DE LOS DUEÑOS NO OFRECEN SUPERFICIES PARA RASCAR

Sin embargo, estudios señalan que solo el 55% de los dueños de gatos contaban con superficies adecuadas para que sus mascotas arañaran. Este tipo de superficies, recuerdan,  deben de adaptarse al gato, y no el gato a ellas, de lo contrario caerá en desuso y el animal continuará causando daños en la casa.

Algunas de las superficies preferidas para arañar son el cáñamo —existen postes de este material para gatos—, madera, alfombras o cartulina. La mejor forma de descubrirlo es observando al animal y ofreciéndole un objeto alternativo con una superficie similar si está arañando algo que no debe.

Si se compra algún tipo de poste, este debe de ser firme y no oscilar cuando el gato se apoye en él, y se debe de situar cerca de la zona donde duerme o en la que pasa el día, como, por ejemplo, la zona cercana a la ventana, o donde el gato suele dirigirse para arañar. En el caso de haber varios gatos se deben ofrecer distintas zonas.

Una vez instalada el área hay que promocionarla para que el gato la utilice, por ejemplo, utilizando hierba para gatos o colgando un juguete en el poste. Las autoras desaconsejan forzar al gato a rascar el poste frotando sus garras en él, pues puede resultar contraproducente. Felicitar al gato u ofrecerle recompensas cada vez que lo arañe también puede ser efectivo, según algunos estudios.

El uso de feromonas es otra opción para instar a los gatos a arañar las superficies designadas. Como es el caso de los análogos sintéticos de la feromona interdigital felina, que se libera en las glándulas plantares y se deposita como un mensaje químico en las superficies rascadas.

Cuando el producto se aplica a la superficie de rascado deseada, imita las señales químicas que alientan al gato a rascar nuevamente allí; además, el color oscuro replica la marca del arañazo en una superficie y puede animar a los gatos a investigar en busca de señales químicas. Varios estudios han demostrado la eficacia de esta feromona.

Otro tipo de feromonas comerciales pueden utilizarse también para desalentar el rascado. Estas sustancias aplicadas estratégicamente en superficies que el propietario preferiría que el gato no arañara, pueden disminuir los daños, pues reducen el impulso de marcar territorio debido a sus propiedades para aliviar el estrés y la sensación de familiaridad que proporciona. Las autoras no recomiendan utilizar sustancias con un olor aversivo para el gato, pues pueden generar justo el efecto contrario.

Otras opciones para desalentar el rascado es, primero, limpiar la zona que no quieren que sea arañada con agua caliente para borrar el rastro de feromonas, y, hecho esto, aplicar otras medidas como impedir la entrada a las habitaciones que contengan los objetos prohibidos que rasca o cubrir los muebles con sábanas o plástico, pero nunca con materiales reflectantes como papel de aluminio, pues pueden aumentar el estrés del animal, y su instinto de rascar.

Por último, el artículo desaconseja castigar a los gatos con gritos o sprays de agua. Asimismo, no recomienda eliminar quirúrgicamente las garras de los gatos, pues investigaciones recientes describen impactos negativos a largo plazo. Una alternativa son las fundas de plástico para uñas, que se cambian cada mes.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.