DOMINGO, 16 de junio 2024

DOM, 16/6/2024

MASCOTAS

Evalúan las diferencias en el aprendizaje social entre varias razas de perros

Un estudio sobre el comportamiento canino ha evaluado el aprendizaje social entre varias razas en cerca de 100 perros

Los perros seleccionados para trabajar en cooperación con sus adiestradores, como los bracos alemanes, obtuvieron mejores resultados.
Los perros seleccionados para trabajar en cooperación con sus adiestradores, como los bracos alemanes, obtuvieron mejores resultados.

Evalúan las diferencias en el aprendizaje social entre varias razas de perros

Un estudio sobre el comportamiento canino ha evaluado el aprendizaje social entre varias razas en cerca de 100 perros

Redacción - 27-06-2023 - 09:24 H - min.

Un nuevo estudio del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd ha demostrado que los perros pueden no beneficiarse por igual de la observación de la "acción útil" de un demostrador humano en la clásica tarea de dar un rodeo alrededor de una valla en forma de V.

Una de las primeras preguntas al presentar un trabajo sobre comportamiento canino es si se ha comprobado si la raza del perro ha influido en los resultados. Esto no es sorprendente, ya que la mayoría de la gente está familiarizada con la enorme variabilidad de cientos de razas de perros que difieren no sólo en su aspecto, sino también en su comportamiento. Es natural especular con que los terriers se comportarían de forma diferente a los huskies, los border collies mostrarían preferencias diferentes a los pointers, etcétera.

Por supuesto, hay muchos experimentos en los que los etólogos han encontrado diferencias considerables entre razas. Pero el aprendizaje social, que es la capacidad de aprender mediante la observación de las acciones de otra persona, seguía siendo una excepción, hasta ahora.

Aunque los perros son bien conocidos por su excelente capacidad para aprender de otros perros y, lo que es más importante, de los humanos, esta importante característica se mantuvo independiente de su raza a lo largo de más de dos décadas de investigaciones.

Ahora, con su nuevo estudio publicado recientemente en la revista Animals, los investigadores del Departamento de Etología demuestran que algunas razas de perros parecen estar más afinadas hacia el comportamiento humano que otras, lo que les ayuda a mejorar su rendimiento en una tarea de resolución de problemas espaciales por lo demás difícil: dar un rodeo alrededor de un obstáculo.

Péter Pongrácz, que ha llevado a cabo muchos de los experimentos pioneros de aprendizaje social con perros en las dos últimas décadas, contó con la colaboración de Petra Dobos, una estudiante de licenciatura, cuya tesis de carrera se dirigía al ambicioso objetivo de encontrar diferencias relacionadas con las razas detrás de las habilidades de aprendizaje social de los perros.

Los dos investigadores utilizaron la idea de clasificar las razas de perros en dos grupos funcionales: los que se seleccionaron para trabajar en cooperación con sus adiestradores humanos (como los perros pastores, los pointers y los retrievers) y los que trabajan principalmente sin guía humana constante, los perros de trabajo independientes (como los terriers, los lebreles, las razas tipo spitz y los perros guardianes de ganado).

Dobos sometió a casi 100 perros a la conocida prueba del "desvío de la valla en forma de V". Los perros tenían que encontrar la recompensa detrás de la valla de malla metálica transparente, lo cual es una tarea difícil, ya que muchos perros no pueden realizar el desvío requerido en un minuto, que es la duración estándar de una prueba.

LOS PERROS DE TRABAJO COOPERATIVO APRENDIERON MÁS RÁPIDO

Los perros fueron sometidos a tres pruebas consecutivas, bien sin más ayuda (grupo de control); o bien tras presenciar cómo Dobos daba la vuelta a la valla, demostrando cómo dar un rodeo, antes de la segunda y tercera pruebas. Al revisar los resultados, resultó que las razas independientes y cooperativas tuvieron el mismo fracaso en la condición de control, lo cual no fue un resultado sorprendente, teniendo en cuenta lo difícil que es la tarea de desvío para los perros en general.

Sin embargo, cuando se les proporcionaba ayuda adicional en forma de observar al demostrador, las razas de perros de trabajo cooperativo estaban en clara ventaja.

A diferencia de los perros que trabajan de forma independiente, los perros cooperativos realizaron más rápido los desvíos posteriores en comparación con la prueba inicial. Los perros independientes, en cambio, no aceleraron sus desvíos, a pesar de que también se les proporcionó la misma demostración de caminar alrededor de la valla.

"La belleza de este hallazgo radica en el hecho de que no encontramos ninguna raza de perro específica especialmente dotada para el aprendizaje social", afirma Pongrácz, supervisor del programa de investigación.

Los grupos que reunieron para las pruebas estaban formados por varias razas caninas no emparentadas, situadas en ramas distantes del árbol genético de los perros, por lo que sus resultados ponen de relieve el papel de la selección funcional de razas que posiblemente se haya dirigido a aquellas capacidades de los perros que potencian la atención y el interés hacia el comportamiento humano.

"No nos detendremos aquí, por supuesto. Quedan muchas cosas por descubrir, por ejemplo, si los perros cooperativos e independientes considerarían igualmente interesantes nuestras palabras de llamada de atención, o si las razas cooperativas se sentirían más atraídas por el estímulo humano”, concluye Dobos.

VOLVER ARRIBA