SÁBADO, 24 de julio 2021, actualizado a las 13:49

SÁB, 24/7/2021 | 13:49

MASCOTAS

El estrés del viaje a la clínica obliga a incrementar la sedación en gatos

Los gatos que siguen un protocolo de transporte de bajo estrés cuando van a la clínica veterinaria necesitan menos tiempo para llegar a la sedación y dosis más bajas para alcanzarla

Juan Argüelles, profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera.
Juan Argüelles, profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

El estrés del viaje a la clínica obliga a incrementar la sedación en gatos

Los gatos que siguen un protocolo de transporte de bajo estrés cuando van a la clínica veterinaria necesitan menos tiempo para llegar a la sedación y dosis más bajas para alcanzarla

Redacción - 11-03-2021 - 09:18 H

El transporte a la clínica veterinaria es una fuente importante de estrés para los gatos, ya que las mascotas son retiradas de su refugio seguro y experimentan muchos estímulos e interacciones estresantes.

De hecho, existe en el mercado de la salud animal un producto, Anxitane de Virbac, que precisamente está indicado, entre otras cosas, para ayudar a los animales de compañía a la hora de acudir al centro veterinario.

Estos comprimidos tienen como componente principal la L-teanina, por lo que presentan todos los beneficios naturales del té verde y mejoranlos procesos de adaptación al estrés tanto de perros como de gatos en una variedad de situaciones, como el ruido de las tormentas, los viajes en vehículos, las visitas de desconocidos o la socialización con otros animales.

Ahora, Juan Argüelles, profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Cardenal Herrera-CEU, ha analizado el efecto de la aplicación de un protocolo de bajo estrés en el transporte sobre los requisitos preanestésicos y de inducción.

En la investigación de Argüelles, los veterinarios compararon un grupo de 31 gatos, que fueron transportados a la clínica siguiendo un protocolo de transporte de bajo estrés, con un grupo de control de 36 gatos cuyos propietarios no siguieron el protocolo.

Este protocolo consistía en preparar una cesta de transporte de gatos con feromonas y mantenerla cubierta y estable durante el viaje en coche desde el hogar hasta la clínica veterinaria.

Los resultados del estudio indican que los animales que siguieron un protocolo de transporte de bajo estrés tardaron menos tiempo en llegar a la sedación y necesitaron dosis más bajas de propofol para la inducción que el grupo de control.

El trabajo, en el que también han participado veterinarios e investigadores del centro Veterinario Integral la Cañada, del Royal Veterinary College (RVC) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), acaba de ser publicado en la revista The Veterinary Record.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.