MARTES, 24 de noviembre 2020, actualizado a las 8:05

MAR, 24/11/2020 | 8:05

MASCOTAS

Las espigas, uno de los peligros para los perros en la desescalada

La desescalada del coronavirus, en la que los perros salen más a la calle y al campo, coincide con la época de espigas que entrañan algunos peligros para los perros al clavarse en los oídos y originar otitis externa

Las espigas pueden introducirse en el oído de los perros, causando daños e infecciones.
Las espigas pueden introducirse en el oído de los perros, causando daños e infecciones.

Las espigas, uno de los peligros para los perros en la desescalada

La desescalada del coronavirus, en la que los perros salen más a la calle y al campo, coincide con la época de espigas que entrañan algunos peligros para los perros al clavarse en los oídos y originar otitis externa

Redacción - 01-06-2020 - 09:57 H

España sigue avanzando en su proceso de desescalada, en el que se van relajando las medidas de confinamiento que se habían tomado para combatir la expansión del coronavirus. Durante este periodo, los ciudadanos están saliendo más a la calle y al campo, también acompañados por sus perros.

Hay que tener en cuenta cuando se pasea por la naturaleza, que esta temporada de recta final de la primavera y llegada del verano conlleva algunos peligros para los animales y sus dueños, como el aumento del número de vectores como las pulgas y las garrapatas, pero también de la presencia de espigas en la hierba.

Las heridas causadas por las espigas son muy comunes en esta época, pues las altas temperaturas provocan que se sequen y se desprendan. Fernando Ros, veterinario de una clínica en Madrid, explicó a Animal’s Health que durante una semana de mayo llegó a extraer espigas a 20 perros.

Por su parte, el Kennel Club británico explica que las espigas cuentan además con un “diseño único” en forma de punta de flecha, que permite adherirse fácilmente al pelaje de un animal y excavar en la piel; debido a este diseño también son muy difíciles de extraer.

Las lesiones más comunes en perros causadas  por espigas se dan en el pie y en el oído externo, aunque también pueden clavarse en otros lugares del cuerpo. En el caso del pie,  la espiga se adhiere al pelaje de la zona  —por esto, los perros con pelaje abundante en orejas o patas son más proclives— y se va abriendo paso, penetrando con facilidad la delgada piel antes de comenzar a excavar profundamente a través de tejidos altamente sensibles que provocan mucho dolor, además de incomodidad, infecciones y cojera.

El segundo lugar más común para que estas semillas causen problemas es el canal auditivo, pues su diseño en forma de flecha les obliga a ir en una sola dirección, hacia dentro, pudiendo llegar hasta el tímpano o provocar infecciones como la otitis externa, si no se extraen adecuadamente.

ESPIGAS EN MASCOTAS: TRATAMIENTO DE OTITIS EXTERNA

Normalmente no es difícil identificar si un perro tiene una espiga en el pie o en el oído, pues el dolor y la molestia provocan que se lama la pata afectada, o que agite la cabeza para intentar deshacerse de la espiga en el oído.

Para solucionar este problema, el veterinario puede intentar extraer la espiga por el orificio de entrada con unas pinzas adecuadas. Uno de los problemas para esto es que al estar compuestas de materia vegetal no se puede localizar su posición exacta por rayos X.  

En el caso del oído, el procedimiento común también suele ser la extracción con pinzas. Además, si se ha producido una infección en la vía auditiva, es recomendable aplicar una solución bactericida para combatirla.

LabianaPets lanzaba recientemente la solución Otoxolan para tratar la otitis externa y especialmente indicada para combatir estas infecciones causadas por las espigas, pues además de contener dos principios activos contra bacterias sensibles al marbofloxacino y hongos, especialmente Malassezia pachydermatis, sensibles al clotrimazol; también cuenta con un tercero que alivia el prurito, la inflamación y el dolor. Eso sí, no se aconseja utilizar este producto si la espiga ha perforado el tímpano.

Además de tratar la infección y las molestias, es posible que, tanto en las espigas clavadas en las patas o introducidas en los oídos, sea necesario sedar al animal, pues el dolor puede impedir tanto el diagnóstico como la extracción segura de las espigas.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.