LUNES, 26 de septiembre 2022, actualizado a las 11:39

LUN, 26/9/2022 | 11:39

MASCOTAS

¿Es grave la diabetes en los perros?

La veterinaria Mireia García Roselló explica la diabetes mellitus en los perros, los tipos que hay y sus peligros para estos animales, así como su diagnóstico y tratamiento

Mireia García Roselló, profesora del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad CEU Cardenal Herrera.
Mireia García Roselló, profesora del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

¿Es grave la diabetes en los perros?

La veterinaria Mireia García Roselló explica la diabetes mellitus en los perros, los tipos que hay y sus peligros para estos animales, así como su diagnóstico y tratamiento

Redacción - 07-09-2022 - 10:11 H - min.

La diabetes mellitus es una enfermedad endocrina que se caracteriza por el aumento de glucosa en sangre. En este sentido, puede aparecer tanto en el perro como en el gato, siendo más frecuente en perras a partir de los 7 años, según explica la veterinaria Mireia García Roselló, profesora del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Tal y como aclara la experta, en veterinaria existen dos tipos. Por un lado, la diabetes tipo I, que está provocada por una deficiencia en la síntesis de Insulina secundaria a la destrucción de las células β pancreáticas, y por otro, la diabetes tipo II.

En el segundo caso, se debe a una resistencia de los tejidos a la misma; existiendo una serie de factores de riesgo: enfermedades endocrinas concomitantes (síndrome de Cushing o hipotiroidismo), infecciones bacterianas, administración de fármacos (ciclosporina, glucocorticoides…) y la obesidad. También está descrita la diabetes gestacional y la asociada al diestro.

En cuanto al diagnóstico, señala García Roselló, se realiza mediante una buena anamnesis e historia clínica, un examen físico minucioso y la realización de pruebas complementarias. Asimismo, los perros con diabetes mellitus se caracterizan por cumplir con las “4P”: polidipsia (ingieren mayor cantidad de agua); poliuria (orinan más); pérdida de peso; ypolifagia (apetito incrementado).

“Ante la sospecha de diabetes mellitus se debe realizar una analítica de sangre completa. El hallazgo más común es un aumento de glucosa, en ayunas, por encima de los 200 mg/dl. La medición de fructosamina sérica es también muy útil, pues es una proteína sérica glicosidada cuya concentración elevada indica una hiperglucemia persistente durante las 2 semanas previas al análisis”, apunta la profesora universitaria.

Además, es frecuente observar elevaciones del colesterol, de los triglicéridos y de las enzimas hepáticas debido a la metabolización de los lípidos en el hígado secundaria a la falta de glucosa.

La analítica de orina también ayuda al diagnóstico, remarca, pues en un paciente diabético hay glucosuria (presencia de glucosa en orina), aunque la densidad urinaria puede estar normal (debido a la presencia de glucosa en la orina) o disminuida por la poliuria/polidipsia. “Es importante realizar un estudio del sedimento y un cultivo y antibiograma de la orina pues los pacientes diabéticos tienen predisposición a infecciones urinarias”, recomienda.

CORRE PELIGRO UN PERRO DIABÉTICO

La complicación más grave de una diabetes mellitus, apunta la veterinaria, es la cetoacidosis, pues, si aparece, el animal manifiesta anorexia, vómitos, deshidratación, debilidad, hipotermia y coma.

La cetoacidosis se caracteriza por la presencia de cuerpos cetónicos en sangre y es fruto de una respuesta a la falta de glucosa, ya que el organismo obtiene la energía que necesita de los cuerpos cetónicos producidos por el hígado tras la lipolisis de los ácidos grasos.

En el caso de la diabetes mellitus tipo I el tratamiento consiste en administrar insulina exógena. Existen varios tipos de insulina en el mercado, siendo una de las más utilizadas, , según García Roselló, la conocida con el nombre de Caninsulin, de MSD Animal Health.

En el tratamiento de la diabetes mellitus el papel del propietario es fundamental pues, además de administrar la insulina vía subcutánea en el domicilio, debe estar muy atento a la aparición de complicaciones asociadas a la terapia; la más importante es la hipoglucemia, subraya la veterinaria.

¿PUEDE QUEDARSE CIEGO EL PERRO CON DIABETES MELLITUS?

Aproximadamente 8 de cada 10 perros con diabetes mellitus desarrollan cataratas, según explica García Roselló. Estas cataratas se caracterizan por tener un desarrollo muy rápido (intumescentes) que con frecuencia se acompaña de la ruptura de la cápsula del cristalino.

“Este hecho da lugar a una gran inflamación intraocular (uveítis) y si no se intervienen a tiempo pueden aparecer secuelas graves que impiden la visión y que pueden provocar dolor”, enfatiza.

Catarata intumescente bilateral en un Teckel de 9 años diagnosticado de diabetes mellitus

El tratamiento de las cataratas, una vez se ha estabilizado el paciente de la diabetes mellitus, es quirúrgico. Consiste en realizar una facoemulsificación de la catarata y posteriormente introducir una lente artificial en el saco cristalineano.

Antes de la cirugía es imprescindible realizar un examen oftalmológico completo que incluya la determinación de la lágrima, mediante el Test de Schirmer, la medición de la presión intraocular con tonometría, la realización de la tinción con fluoresceína para descartar la presencia de úlceras y la valoración del segmento anterior con la lámpara de hendidura.

“Con frecuencia la catarata no permite realizar correctamente el examen del fondo de ojo, por lo que es necesario realizar una ecografía ocular y una electrorretinografía para garantizar que la retina funciona correctamente”, concluye la veterinaria.

Catarata intumescente bilateral en un Teckel de 9 años diagnosticado de diabetes mellitus

EL SECTOR VETERINARIO NO SE OLVIDA DE LA DIABETES MELLITUS

La Diabetes mellitus es una enfermedad que tiene una gran importancia en la medicina veterinaria, al igual que ocurre en medicina humana. Por ello es importante que los veterinarios tengan una buena formación en la materia.

De esta manera, en el sector de la salud animal se han puesto en marcha iniciativas para que los veterinarios aumenten su formación en diabetes, como es el caso del segundo Congreso Centauro Gold, cuya primera ponencia giró en torno a esta enfermedad.

El congreso, que trató sobre la medicina interna veterinaria, forma parte de la oferta formativa de la distribuidora veterinaria Centauro y se realizó en Madrid, abordó distintas temáticas, y llegó a reunir a más de 60 veterinarios.

De esta forma, los interesados pudieron asistir a la conferencia ‘La diabetes mellitus no es tan complicada’, que impartió el experto Xavier Roura, diplomado del European College of Veterinary Internal Medicine y veterinario del servicio de medicina interna del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

La siguiente de estas citas formativas ofrecidas por Centauro tendrá lugar el próximo 22 de septiembre y se desarrollará en Bilbao. En esta ocasión, las ponencias de los diversos expertos versarán sobre la medicina felina y no será la última, ya que desde la distribuidora veterinaria han anunciado que tienen previsto celebrar otros congresos a lo largo de toda España.

VOLVER ARRIBA