JUEVES, 22 de agosto 2019, actualizado a las 20:21

JUE, 22/8/2019 | 20:21

MASCOTAS

El trastorno obsesivo compulsivo también afecta a los perros

Un estudio revela que los perros también pueden sufrir este trastorno de ansiedad, debido a múltiples factores y cuyos principales síntomas aparecen en la piel

GALERIA

El trastorno obsesivo compulsivo también afecta a los perros

Un estudio revela que los perros también pueden sufrir este trastorno de ansiedad, debido a múltiples factores y cuyos principales síntomas aparecen en la piel

Javier López Villajos - 31-05-2018 - 14:00 H

Una investigación sobre cómo afecta el trastorno obsesivo compulsivo (o TOC por sus siglas) a los perros concluye que la piel del animal es la zona donde más se evidencian los síntomas, debido a las heridas que se causa como consecuencia de este trastorno. Los autores señalan además que, dada la existencia de numerosos factores que pueden influir en el desarrollo de este trastorno, el diagnóstico, y por tanto la prescripción de un tratamiento que lo corrija, depende de la colaboración de diferentes especialistas.

El estudio, realizado por G. Quintana y R. Álvarez, y publicado a través de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA por sus siglas), explica que este trastorno es “uno de los problemas conductuales más frecuentes y más estudiados en medicina veterinaria de pequeños animales”. Según los expertos, consiste en que el animal realiza una serie de acciones idénticas de forma repetitiva y persistente, siendo incapaz por sí solo de parar sin la intervención de un estímulo externo.

En algunos casos, señalan, la aparición del trastorno puede deberse a la reacción frente al dolor o a la frustración, sirviendo como válvula de escape para el animal. Sin embargo, los profesionales coinciden en apuntar a la herencia genética como un factor determinante tras comprobar que el trastorno se observa con más frecuencia en unas razas frente a otras.

Otras de las posibles causas que barajan son el destete precoz o la falta de socialización. Y es que, según Quintana y Álvarez, “la carencia de estos vínculos socio-afectivos predispone al animal a sufrir estrés, algo que a su vez facilita la aparición de este tipo de conducta”. Y ese estrés del que hablan los expertos puede deberse a cambios producidos en la rutina del animal como el cambio de propietario o de domicilio, la llegada de un nuevo miembro de la familia por el que siente que hay que competir o el maltrato.

SIGNOS DEL TRASTORNO

Quintana y Álvarez destacan que una de las respuestas que muestran los perros que sufren este trastorno es el llamado “tailchasing”, que básicamente consiste en que el perro da vueltas sobre sí mismo persiguiéndose la cola. Suele darse en perros jóvenes de la raza Bull Terrier, Pastor Alemán y Pastor Australiano que, según los expertos, entran en una especie de trance que puede empeorar de aumentar el grado de ansiedad o abusar de los castigos hacia el animal.

Y también mencionan otra reacción como es la dermatitis acral por lamido que aparece cuando el animal se lame de forma compulsiva la zona de las patas, provocándose calvas y úlceras, además de una hiperpigmentación, fibrosis e infecciones bacterianas secundarias. Esta reacción suele darse en razas de perros grandes, cercanos a la mediana edad y que sufren de aburrimiento o de ansiedad por separación.

En cualquiera de los casos, el animal ha de ser explorado por un profesional, advierten los expertos. De no presentar lesiones a causa de la realización de estas acciones repetitivas, el animal no requerirá de tratamiento médico. Pero si la conducta compulsiva se vuelve más intensa, contribuyendo a la aparición de otros problemas como son la inapetencia o la falta de reacción ante los estímulos del propietario con el objetivo de que pare, el animal debe pasar por un adiestramiento a cargo de un etólogo para modificar esa conducta tan perjudicial para su salud.

Esta información es meramente orientativa, en Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.