DOMINGO, 25 de agosto 2019, actualizado a las 13:27

DOM, 25/8/2019 | 13:27

MASCOTAS

El peligro de las algas en aguas estancadas para los perros

Los propietarios deben de tener en cuenta, especialmente en verano, que las aguas estancadas como lagos, estanques o pantanos pueden contener cianobacterias, un alga que si es ingerida puede ser mortal

GALERIA

El peligro de las algas en aguas estancadas para los perros

Los propietarios deben de tener en cuenta, especialmente en verano, que las aguas estancadas como lagos, estanques o pantanos pueden contener cianobacterias, un alga que si es ingerida puede ser mortal

Francisco Ramón López - 13-08-2019 - 12:44 H

Numerosos dueños de perros estadounidenses están informando este verano de que sus perros enfermaron gravemente después de nadar en lagos y estanques de agua dulce, aparentemente después de ingerir agua cargada de algas tóxicas de color verde azulado.

Hablamos de la cianobacteria, y no es un caso único de Estados Unidos. De hecho, en marzo, la Junta de Andalucía cerró al uso recreativo el pantano de La Concepción, situado en Istán (Málaga), a raíz del fallecimiento de un perro.

El verano es la época del año más proclive a estos sucesos, tanto por el hecho de que los dueños salen más con sus perros y visitan parajes con aguas estancadas como también porque estas algas crecen mejor con las temperaturas estivales.

Los daños que la cianobacteria puede producir en la salud de los animales van desde erupciones cutáneas hasta problemas neurológicos. Asimismo, sus floraciones pueden liberar toxinas que causan daño hepático, pueden provocar parálisis respiratoria o producir otras afecciones fatales.

Esta amenaza atrajo la atención de los medios estadounidenses después de que esta semana una mujer del estado de Carolina del Norte perdiera a sus tres perros, Harpo, Abby e Izzy, después de que se hubieran ido a nadar a un estanque.

ESPECIALMENTE PELIGROSAS PARA LOS PERROS

Las cianobacterias también son peligrosas para los humanos, pero lo son más para los perros, explica el laboratorio que realizó el análisis del agua que causó la muerte de estos animales en Carolina del Norte.

La razón es que los perros son más propensos a ingerirlas. La forma de ingestión puede ser la de beber agua directamente o incluso lamerse la piel mojada. Las algas tóxicas también pueden secarse formando costras en la tierra, donde los perros pueden mordisquearlas.

En el agua, estas algas se presentan como una sustancia parecida a arena verde flotante o a espuma. Además, pueden pasar desapercibidas si se esconden debajo de la superficie del agua o se adhieren a las plantas. El viento también puede soplar algas de un área a otra de las aguas, que previamente se veían despejadas.

Brittany Stanton, una de las afectadas, cuenta en Facebook su historia. Se llevó a su golden  de 2 años, Oliver a principios de mes al lago Lady Bird Lake en la ciudad de Austin (Texas) donde saltó del kayak en el que paseaban al agua.

El perro colapsó poco después de salir del agua y murió en la clínica veterinaria. "Solo pasó una hora hasta que Oliver exhaló su último aliento", escribió.

Morgan y Patrick Fleming, de Marietta (Georgia), llevaron su border collie, Arya, al lago Allatoona, a unos 35 minutos al norte de Atlanta en la misma época. Un canal de televisión local cuenta la historia en la que el veterinario que lo atendió explica que "muy probablemente" su muerte se debiera a una toxina producida por algas.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.