MARTES, 4 de agosto 2020, actualizado a las 22:15

MAR, 4/8/2020 | 22:15

MASCOTAS

El exceso de fósforo en la dieta de los gatos puede dañar sus riñones

Un estudio llevado a cabo por veterinarios de la Universidad de Münich muestra que la ingesta alta de fósforo en gatos sanos puede ser perjudicial para su función renal

Foto de Anne Worner
Foto de Anne Worner

El exceso de fósforo en la dieta de los gatos puede dañar sus riñones

Un estudio llevado a cabo por veterinarios de la Universidad de Münich muestra que la ingesta alta de fósforo en gatos sanos puede ser perjudicial para su función renal

Fernando Núñez Benítez - 03-04-2018 - 14:00 H

Un nuevo estudio dirigido por la profesora Ellen Kienzle y la Dra. Britta Dobenecker de la Universidad de Münich (LMU), ha encontrado que las concentraciones de fosfato que exceden del consumo diario requerido para el mantenimiento de la salud de los gatos en más de cinco veces pueden dañar sus riñones, según recoge la Universidad.

Los resultados del nuevo estudio sugieren que el exceso de fosfato tiene un efecto nocivo sobre los indicadores de la función renal en los gatos, y podría contribuir a la alta incidencia de enfermedades renales crónicas en gatos mayores. "Por razones desconocidas hasta ahora, alrededor del 35% de los gatos mayores padecen una enfermedad renal crónica", dice Kienzle.

La profesora y su equipo han analizado el impacto del exceso de fósforo en gatos adultos y sanos. Los nuevos resultados muestran la aparición de glucosuria y albuminuria, ambos indicadores de daño renal, en gatos que consumen dietas altas en fósforo.

Además, el aclaramiento de creatinina, que es una medida del rendimiento general del órgano, también disminuyó durante 28 días en gatos que recibieron una dieta rica en fósforo. "Nos sorprendió descubrir que el aclaramiento de creatinina se vio tan fuertemente afectado en tan poco tiempo", apuntó la experta.

Según los estudios llevados a cabo en alimentos para gatos por la organización de consumidores Stiftung Warentest en Alemania, los alimentos húmedos contienen varias veces la cantidad de fósforo requerida para mantener a los gatos saludables. Hasta ahora, este nivel se ha considerado inofensivo. Sin embargo, el nivel máximo detectado en estas pruebas (casi nueve veces la cantidad requerida) podría ser suficiente para dañar el riñón felino sano en unas pocas semanas.

Los fosfatos en los alimentos de origen animal se derivan en parte de fuentes naturales, principalmente huesos y cereales. Sin embargo, los fabricantes de alimentos para mascotas también agregan fosfatos inorgánicos para lograr la textura adecuada y extender la vida útil, recoge el estudio.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.