VIERNES, 14 de diciembre 2018, actualizado a las 7:17

VIE, 14/12/2018 | 7:17

MADRID

MASCOTAS

El estrés favorece el desarrollo de problemas de micción en los gatos

Los expertos advierten que, de contraer la enfermedad del tracto urinario inferior, los gatos pueden experimentar episodios recurrentes de esta dolencia, suponiendo un grave riesgo para su salud. Con el objetivo de evitar sus efectos, se recomienda administrar al animal una dieta basada en comida húmeda además del consumo regular de agua.

GALERIA

El estrés favorece el desarrollo de problemas de micción en los gatos

Los expertos advierten que, de contraer la enfermedad del tracto urinario inferior, los gatos pueden experimentar episodios recurrentes de esta dolencia, suponiendo un grave riesgo para su salud. Con el objetivo de evitar sus efectos, se recomienda administrar al animal una dieta basada en comida húmeda además del consumo regular de agua.

Javier López Villajos - 03-12-2018 - 11:00 H

Numerosos profesionales coinciden en que los animales son sensibles a los cambios que se producen a su alrededor. Y es que dichos cambios pueden generarles estrés, algo que somatizan de diferentes maneras físicas. En el caso de los gatos puede ser la causa de una enfermedad que afecta a su tracto urinario inferior.

Los expertos del centro veterinario Afán de Ribera explican que la enfermedad del tracto urinario inferior de los gatos (Feline Lower Urinary Tract Disease o FLUDT por sus siglas en inglés) consiste en una serie de dolencias que puede afectar a la vejiga y a la uretra de los gatos.

POSIBLES CAUSAS

Según los profesisonales, hay numerosos factores que pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad. Una de las causas más frecuentes, que además supone el 50% de los casos de FLUDT, es la cistitis idiopática felina (CIF). Esta enfermedad afecta especialmente a los gatos jóvenes y de mediana edad, provocándoles tapones uretrales debido a la formación de coágulos mezclados con mucosa. Los veterinarios señalan que el estrés es un factor que les predispone a sufrir esta dolencia, indicando además que los gatos pueden verse afectados por el estrés tras experimentar diferentes cambios en su entorno como la ausencia de sus dueños, que llega a provocarles la popular ansiedad por separación o la llegada y salida de mascotas a su núcleo familiar.

Otra de las posibles causas puede ser la presencia de cálculos o cristales urinarios, que afectan al 20% de los casos de FLUDT. Estos cristales pueden bloquear la uretra, provocando una enfermedad potencialmente mortal que requiere de tratamiento de emergencia, advierten los veterinarios.

SINTOMATOLOGÍA

Los gatos que padecen FLUDT suelen experimentar la necesidad recurrente de orinar (polaquiuria), llegando a hacerlo en lugares inusuales, como fuera de su arenero (algo que los veterinarios llaman periuria). Con todo, el gato también puede sentir dificultad o dolor al orinar (disuria) y que hasta su orina contenga sangre (hematuria).

Según los expertos, los gatos afectados por FLUDT pueden sufrir cambios de comportamiento que somatizan con la falta de apetito, la agresividad, un lamido excesivo de la zona de su barriga y hasta la automutilación del pene y el perinero en el caso de los machos dado el dolor que provoca esta enfermedad.

DIAGNÓSTICO, TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

De manifestarse por primera vez, un tratamiento medicamentoso puede resultar eficaz para controlar los signos del FLUDT. Sin embargo, de tratarse de una afección recurrente, los veterinarios consideran la posibilidad de realizar diferentes pruebas con el objetivo de comprobar si la enfermedad está motivada por otras causas como las infecciones o la presencia de tumores. Una de estas pruebas puede ser la cistoscopia, que consiste en la introducción de una sonda que incorpora una cámara a través de la uretra para comprobar el estado de las vías urinarias.

En caso de padecer una obstrucción, el gato tiene que ser intervenido mediante un sondaje que vacíe la vejiga. Para la eliminación de los cristales, los profesionales sugieren la administración de una dieta especializada que disuelva tales cristales. Por último, en algunos casos se recomienda una intervención quirúrgica preventiva como es la urestrostomía, que consiste en la eliminación del pene y de la última porción de la uretra en los machos, haciendo que ésta termine en un orificio más amplio. De esta forma se evita que los cálculos o los tapones bloqueen la uretra del animal.

Con todo, los veterinarios enumeran una serie de medidas para prevenir que el gato contraiga el FLUDT como la administración de alimento húmedo y estimular el consumo de agua.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.