JUEVES, 22 de agosto 2019, actualizado a las 20:02

JUE, 22/8/2019 | 20:02

MASCOTAS

El aparato digestivo de los perros, sensible a los parásitos en verano

Los expertos señalan que los efectos del calor unido a la presencia de parásitos a pie de calle pueden alterar el aparato digestivo de los perros durante el verano

GALERIA

El aparato digestivo de los perros, sensible a los parásitos en verano

Los expertos señalan que los efectos del calor unido a la presencia de parásitos a pie de calle pueden alterar el aparato digestivo de los perros durante el verano

Javier López Villajos - 03-07-2018 - 14:00 H

El buen tiempo propicia que los dueños pasen más tiempo con sus mascotas fuera del hogar, realizando ejercicio o simplemente disfrutando de la estancia en terrazas o de las escapadas de viaje. Sin embargo esta exposición del animal al aire libre, teniendo en cuenta su sensibilidad al calor y el cambio de rutina en lo que se refiere a las ganas de comer, supone el riesgo de que, estando su sistema inmunológico más vulnerable, entre en contacto con diferentes tipos de parásitos que se encuentran en las zonas que transita como áreas verdes donde puede haber restos de comida o agua estancada. Y son precisamente estos focos donde aparecen los parásitos, que, de ser ingeridos, causan un desorden en el sistema digestivo del perro que suele traducirse en una gastroenteritis.

Los profesionales de la Clínica Veterinaria La Flecha de Valladolid explican que la intoxicación causada por la ingesta de restos de comida o por beber agua estancada en el suelo puede causar una gastroenteritis en los perros. De ser así, el animal experimentará vómitos y diarrea. Sin embargo, indican que la importancia radica en el aspecto, frecuencia y volumen de estos síntomas, siendo el vómito el que más debilita al animal.

PAUTAS A SEGUIR

Antes que nada, los expertos advierten de que hay que diferenciar entre una simple regurgitación, de la que apenas sale saliva, y el vómito propiamente dicho que a su vez puede ser síntoma de la presencia de un cuerpo extraño o bien de una obstrucción intestinal. De cualquier forma, para cortar los vómitos y la diarrea, los profesionales recomiendan que el animal repose sin ingerir nada. Eso debería bastar para que los síntomas desaparezcan.

Tras este paso, los profesionales aconsejan hidratar al perro de forma regular pero en pequeñas cantidades. Y de igual forma tiene que ser la ingesta de comida, basada en una dieta astringente pautada por un veterinario donde se administre un pienso específico en hasta cinco tomas al día para que el estómago del animal pueda asimilar la comida de forma correcta.

Finalmente, una vez recuperado de la gastroenteritis, el animal podrá volver a comer su pienso habitual pero de forma gradual, asegurando que su estómago lo tolera bien y no se resiente más.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.