SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 9:53

SÁB, 3/12/2022 | 9:53

MASCOTAS

Los efectos negativos de la pandemia en la conducta de los cachorros

Los cachorros de perro adquiridos durante la pandemia pueden experimentar miedo y ansiedad debido a problemas de comportamiento relacionados con la socialización insuficiente

A pesar de los esfuerzos de propietarios, algunos cachorros se perdieron experiencias clave de la etapa de cachorros por las restricciones pandémicas.
A pesar de los esfuerzos de propietarios, algunos cachorros se perdieron experiencias clave de la etapa de cachorros por las restricciones pandémicas.

Los efectos negativos de la pandemia en la conducta de los cachorros

Los cachorros de perro adquiridos durante la pandemia pueden experimentar miedo y ansiedad debido a problemas de comportamiento relacionados con la socialización insuficiente

Redacción - 02-03-2022 - 17:15 H - min.

Un estudio realizado por el Royal Veterinary College (RVC) ha revelado que los cachorros adquiridos durante la pandemia (cachorros pandémicos) en 2020, en comparación con antes de la crisis sanitaria —año 2019—, tenían más probabilidades de haber sido "cruces de diseño", por ejemplo, un cockapoo o cavapoo, en lugar de perros de pura raza registrados en el Kennel Club.

También era más probable que los cachorros pandémicos ya tuvieran un pasaporte para mascotas en el momento de la compra, lo que indica, según los investigadores, "que pueden haber sido importados de Europa, tal vez en algunos casos ilegalmente, para satisfacer la demanda y los precios de los cachorros, que aumentaron considerablemente durante la pandemia".

Estos hallazgos, explican en el estudio, son importantes para mejorar el asesoramiento al público sobre compras responsables que prioricen el bienestar de los cachorros, así como la mejor manera de manejar los problemas de comportamiento de estos que pueden haber surgido debido a las restricciones de confinamiento.

En este sentido, el estudio Pandemic Puppies, respaldado por la Asociación Veterinaria Británica (BVA), recopila datos de más de 5.500 propietarios del Reino Unido mediante una encuesta online. Durante la investigación se exploró la socialización temprana, la salud y el comportamiento de los cachorros pandémicos comprados en 2020 en comparación con los cachorros de 2019.

Entre los hallazgos positivos los investigadores destacan el hecho de que muchas de las experiencias de salud y socialización examinadas no variaron significativamente entre los cachorros comprados en 2019 y 2020. Esto indica el compromiso de los propietarios de 2020 de criar bien a su perro a pesar de los desafíos que planteó la pandemia.

FUTUROS PROBLEMAS DE LOS CACHORROS PANDÉMICOS

Sin embargo, debido a las restricciones de cierre, todavía había algunas preocupaciones, como que los cachorros pandémicos de 2020 tenían menos probabilidades que los cachorros de 2019 de asistir a clases de entrenamiento. Los investigadores del RVC creen que estas diferencias entre los cachorros de 2019 y 2020 podrían conducir al desarrollo de futuros problemas de comportamiento en algunos cachorros pandémicos.

Por ejemplo, según los investigadores, los cachorros pandémicos pueden experimentar miedo y ansiedad relacionados con los extraños debido al poco contacto que han tenido con personas que hayan acudido a sus hogares de visita, y otros problemas de comportamiento relacionados con la socialización insuficiente, por no poder asistir a clases de cachorros menores de 16 semanas de edad; un que los investigadores consideran período crítico para el desarrollo de los cachorros.

Como resultado, en el estudio se destaca que es probable que se necesite un mayor apoyo de la profesión veterinaria, en particular de aquellos que se especializan en el comportamiento animal, para ayudar a los dueños de cachorros pandémicos.

Claire Brand, investigadora en Bienestar Canino en el RVC afirma que “para muchas personas, la vida en los últimos dos años cambió de innumerables maneras debido a la pandemia. Durante los períodos de restricciones más estrictas, nuestras experiencias sociales con otras personas fuera del entorno del hogar se vieron muy afectadas, incluidas aquellas con cachorros comprados durante este período”.

“A pesar de los esfuerzos concertados de muchos propietarios para criar a sus cachorros lo mejor posible, algunos animales se perdieron experiencias clave de la etapa de cachorros, como ir a clases de entrenamiento o recibir visitas en sus hogares”, explica la investigadora.

Asimismo, señala que hay consecuencias “potenciales para el comportamiento futuro de los cachorros pandémicos, por lo que alienta a los propietarios a buscar capacitación y consejos de comportamiento de profesionales acreditados para que estos perros ahora adultos puedan aprender a vivir felices tras el confinamiento".

El aumento de cachorros pandémicos que tienen un pasaporte para mascotas antes de la compra también sugiere, según el estudio, que muchos de estos cachorros fueron importados para la venta en el Reino Unido y posiblemente provenían de lugares con un menor bienestar, o del contrabando de cachorros.

Los investigadores alegan que es importante que los posibles propietarios sean conscientes de la existencia del comercio ilegal, y creciente, de cachorros en el Reino Unido. Además de comprobar si tiene un pasaporte, el posible propietario debe estar atento a otras "señales de alerta" de reproducción irresponsable e ilegal. Estas señales pueden ser la oferta de recoger al cachorro de cualquier lugar que no sea dentro de la propiedad de los criadores, o la venta de cachorros sin la presencia de su madre

CACHORROS PANDÉMICOS COMO CACHORROS DE IMPORTACIÓN

Por su parte, Rowena Packer, profesora de Ciencias del Bienestar y el Comportamiento de los Animales de Compañía en el RVC subraya que “la demanda de cachorros durante la pandemia superó la oferta de fuentes legítimas conscientes del bienestar”, que añade, “el hallazgo de que era más probable que los cachorros pandémicos se vendieran con un pasaporte nos lleva a temer que algunos propietarios hayan apoyado, sin saberlo, el creciente comercio de importación de cachorros”.

“Atraídos por esta demanda en auge, los criadores sin escrúpulos y los importadores de cachorros han sacado provecho de la cría intensiva de grandes cantidades de cachorros en malas condiciones. Estos cachorros a menudo son transportados largas distancias a una edad temprana y sin sus madres, para satisfacer la demanda del Reino Unido. Este ha sido particularmente el caso de las razas populares, incluidos los cruces de diseño como el cockapoo y el cavapoo, los teckels y razas braquicéfalas como el bulldog francés”, sostiene.

Por último, advierte: “estas experiencias estresantes de la vida temprana podrían tener un impacto a largo plazo en el bienestar futuro de estos perros, e instamos a los propietarios a buscar ayuda de profesionales veterinarios si tienen alguna inquietud sobre el comportamiento o la salud de su perro”.

A medida que los estilos de vida se alejan de los cambios y restricciones agudos inducidos por la pandemia, recomiendan que los propietarios apunten a asistir a clases de entrenamiento con sus cachorros y perros.

Los propietarios deben asegurarse de que estas clases utilicen métodos de refuerzo positivo para evitar comprometer el bienestar de su perro e igualmente, los cuidadores preocupados por cualquier aspecto del comportamiento de su perro deben consultar a su veterinario en primera instancia, quien luego puede derivarlos a un conductista debidamente calificado.

El uso de servicios como paseadores de perros y guarderías también puede ayudar a los propietarios que necesitan regresar a su lugar de trabajo, limitando así la cantidad de tiempo que sus perros se quedan solos.

VOLVER ARRIBA