JUEVES, 22 de febrero 2024

JUE, 22/2/2024

MASCOTAS

Efecto del tratamiento de una enfermedad endocrina en la calidad de vida de perros y propietarios

Un nuevo estudio ha investigado cómo influye el tratamiento a largo plazo del hipoadrenocorticismo en los perros que lo padecen y en los propietarios

Los propietarios de perros con enfermedad de Addison se muestran preocupados de dejar a sus animales sin supervisión.
Los propietarios de perros con enfermedad de Addison se muestran preocupados de dejar a sus animales sin supervisión.

Efecto del tratamiento de una enfermedad endocrina en la calidad de vida de perros y propietarios

Un nuevo estudio ha investigado cómo influye el tratamiento a largo plazo del hipoadrenocorticismo en los perros que lo padecen y en los propietarios

Redacción - 23-08-2022 - 09:00 H - min.

El hipoadrenocorticismo, también conocido como enfermedad de Addison, es una enfermedad endocrina, crónica y rara en perros, con una prevalencia de entre 0,06% y 0,09%. Esta enfermedad es causada principalmente por la destrucción inmunomediada de la corteza de la glándula suprarrenal, que da como resultado una deficiencia de minerales y glucocorticoides.

Además, el diagnóstico de la enfermedad puede suponer un reto para los veterinarios ya que, como destacan desde la compañía veterinaria Dechra, los signos clínicos son muy inespecíficos y pueden parecerse a muchas otras enfermedades.

Una vez diagnosticada la enfermedad, el tratamiento de la insuficiencia suprarrenal canina consiste en la sustitución hormonal y requiere un alto grado de cumplimiento por parte del propietario y una intensa interacción entre humanos y perros.

Este hecho puede llegar a afectar a la calidad de vida de las mascotas y sus responsables. Por ello, un nuevo estudio realizado por la Facultad de Veterinaria de Hannover ha tratado de determinar el impacto que tiene el tratamiento en la calidad de vida de humanos y animales de esta enfermedad a largo plazo.

Para ello, a la hora de realizar la investigación contaron con 322 propietarios de perros con esta afección, la gran mayoría de los cuales aseguraron temer que se produjera una crisis suprarrenal en sus mascotas.

Aproximadamente la mitad de los participantes aseguraron que el vínculo entre ellos y su mascota aumentó después del diagnóstico. Y, aunque muchos participantes sintieron que su propia calidad de vida no se vio afectada por la enfermedad de su perro, sí que reconocieron con frecuencia estar preocupados sobre el coste de los tratamientos, así como por dejar a su perro sin supervisión.

Por otro lado, los investigadores indican en el estudio que la mitad de los participantes del estudio aumentaron las dosis de glucocorticoides de sus perros cuando se preveía una situación estresante.

A modo de conclusión, los investigadores destacan que se debe prestar especial atención a la terapia con glucocorticoides y la calidad de vida del propietario. Y es que, subrayan, la preocupación por una crisis suprarrenal podría aumentar la carga de los cuidadores de las mascotas, reduciendo su calidad de vida en general.

VOLVER ARRIBA