DOMINGO, 20 de junio 2021, actualizado a las 5:01

DOM, 20/6/2021 | 5:01

MASCOTAS

Describen por 1ª vez un brote de enfermedad de Aujeszky en perros de España

Una veterinaria española describe por primera vez un brote de enfermedad de Aujeszky en 13 perros que se enfrentaron a un jabalí

Elena Diéguez, veterinaria de Anicura Abros.
Elena Diéguez, veterinaria de Anicura Abros.

Describen por 1ª vez un brote de enfermedad de Aujeszky en perros de España

Una veterinaria española describe por primera vez un brote de enfermedad de Aujeszky en 13 perros que se enfrentaron a un jabalí

Redacción - 11-02-2021 - 18:24 H

Un artículo científico ha descrito la primera serie de casos clínicos de enfermedad de Aujeszky (EA) en un grupo de perros de caza en España, detallando el posible contagio de 13 de ellos, que se habían enfrentado a un jabalí.

La autora es Elena Diéguez, veterinaria clínica de Anicura Abros, en Ourense, que detalla el caso clínico concreto de uno de los perros que llegó a su clínica. Se trataba de un miembro de una rehala de 14 animales, que compartieron cacería siete días antes de acudir a la consulta.

Los perros que participaron activamente en el enfrentamiento contra un jabalí, mostraron diarrea, vómito, vocalización, ataxia, ptialismo, disnea, rigidez cervical y prurito y edema facial entre el cuarto y quinto día posteriores a la jornada de caza y murieron o fueron eutanasiados las siguientes 48 horas a la aparición de los primeros síntomas, a excepción del perro que llegó a su clínica. El único que no participó en el encuentro al jabalí, aunque estuvo en contacto estrecho con los otros perros, no llegó a enfermar.

La veterinaria explica sobre el caso del perro que llegó a su clínica, que el curso rápido de la enfermedad no deja margen de tiempo para hacer un descarte laboratorial de todos los diagnósticos posibles. Por eso, se tuvo que realizar un protocolo de descarte clínico hasta obtener un diagnóstico presuntivo.

Con el protocolo consiguieron descartar tanto una posible intoxicación, el virus del moquillo, e incluso el virus de la rabia, a pesar de que los animales de la rehala no estaban vacunados contra esta última enfermedad, pues no mostraban agresividad.

Al final, el hecho de que en los días anteriores habían tenido un encuentro con un jabalí, la sucesión de síntomas, el prurito facial severo y el descarte clínico de otras enfermedades compatibles señalaban a que la causa de la enfermedad era la EA.

La autora explica que el prurito facial es un signo clínico clásico de la EA, y en este brote, todos los perros presentaron este síntoma. Aunque recuerda que según la literatura científica la incidencia varía entre el 18% y el 57% de los casos, por lo que advierte de que su ausencia no descarta la enfermedad.

Finalmente, debido a que no hay tratamiento para esta enfermedad se optó por la eutanasia del animal. Posteriormente se realizó un diagnóstico definitivo postmortem con técnica PCR en cerebro, que confirmó el diagnóstico presuntivo.

  • GALERIA

    Tumefacción, eritema y escoriaciones en el lado derecho del rostro

NO SOLO LOS PERROS DE CAZA ESTÁN EXPUESTOS

La autora defiende que el diagnóstico acertado y la declaración en animales de compañía pueden alertar sobre posibles brotes en el ganado porcino en países donde la EA no esté erradicada o prevenir el contagio entre jabalí y cerdo doméstico en ganadería extensiva.

“Es importante que los veterinarios de pequeños animales tengamos presente esta enfermedad, no sólo en perros de caza, ya que teniendo en cuenta la sobrepoblación actual de jabalíes en nuestro país y su acercamiento a núcleos urbanos, muchos perros y gatos pueden estar expuestos”, asegura.

La veterinaria señala que, de hecho, la EA es una enfermedad poco reportada e infradiagnosticada en la especie canina. “Hay que subrayar que es labor del veterinario informar a los clientes sobre el riesgo de contagio en paseos incontrolados, al alimentar a las mascotas con carne o vísceras crudas de jabalí o al dejar que los perros de caza muerdan a los jabalíes abatidos”, incide.

Finalmente, apunta que unque la EA solo es de declaración obligatoria en ganado porcino, es importante notificar a los organismos oficiales los casos con diagnóstico presuntivo en otras especies para conseguir identificar el virus y obtener el diagnóstico definitivo.

  • GALERIA

    Rigidez cervical, ptialismo y sialorrea en las comisuras labiales

  • GALERIA

    Lesión erosivo-ulcerativa por autotraumatismo en la región maxilar derecha

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.