MIÉRCOLES, 6 de julio 2022, actualizado a las 6:02

MIÉ, 6/7/2022 | 6:02

MASCOTAS

Un cuestionario cumplimentado por propietarios para detectar osteoartritis canina

Un estudio en 500 perros ha demostrado que una lista de verificación completada por el propietario es una herramienta de detección temprana eficaz para la osteoartritis canina

A muchos propietarios les cuesta relacionar algunos signos como los problemas para subir escaleras con la osteoartritis.
A muchos propietarios les cuesta relacionar algunos signos como los problemas para subir escaleras con la osteoartritis.

Un cuestionario cumplimentado por propietarios para detectar osteoartritis canina

Un estudio en 500 perros ha demostrado que una lista de verificación completada por el propietario es una herramienta de detección temprana eficaz para la osteoartritis canina

Francisco Ramón López - 16-05-2022 - 14:10 H - min.

La osteoartritis canina (OA) es una enfermedad articular degenerativa que en última instancia conduce al deterioro funcional de la articulación, lo que provoca cojera y dolor crónico. La prevalencia de la OA es mayor en los perros de edad avanzada; sin embargo, alrededor del 20% de los perros mayores de 1 año tiene OA.

Los propietarios de perros a menudo pasan por alto los signos tempranos, lo que resulta en un diagnóstico insuficiente y una barrera importante para la intervención del tratamiento. Y es que es posible que los propietarios no asocien los indicadores físicos y conductuales tempranos con el dolor de la OA, como el retraso en los paseos, la reducción del entusiasmo y la renuencia a saltar/subir escaleras.

Sin embargo, la percepción del propietario de los cambios sutiles en la incomodidad de su perro, incluidos los cambios en la forma de andar, la movilidad, la energía y el comportamiento, podría ser un componente clave para la detección temprana de la OA.

Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, Surrey, Kansas y el centro de investigación de Zoetis ha analizado en un estudio el valor diagnóstico de una lista de verificación de detección de osteoartritis canina completada por el propietario para ayudar a identificar casos no diagnosticados previamente.

Para el estudio se examinaron 500 perros cuyos titulares dieron al menos una respuesta positiva a una lista de verificación de osteoartritis diseñada para la ocasión, con la intención de identificar perros con osteoartritis no diagnosticada previamente.

La lista estaba compuesta por 9 preguntas: ¿Tu perro cojea o parece rígido después del ejercicio?; ¿Crees que tu perro muestra signos de dolor?; ¿Tu perro se resiste a subir escaleras o saltar?; ¿Tu perro tiene dificultad para levantarse de una posición de descanso?; ¿Has notado algún cambio en el comportamiento de tu perro?; ¿Tu perro se cansa con facilidad o se retrasa durante los paseos?; ¿Se ha lesionado tu perro alguna vez?; ¿Alguna vez le has dado a tu perro medicamentos para el dolor? y ¿Tu perro ha ganado peso en el último año?.

Hecho esto, los perros fueron examinados por un veterinario. La presencia o ausencia de OA se confirmó con base en la historia clínica y el examen ortopédico. También se realizó una radiografía para informar el diagnóstico según lo requerido a discreción del veterinario examinador si la OA se consideró lo suficientemente grave. Además, fueron tratados con carprofeno.

El día del diagnóstico de OA (antes de la administración de carprofeno), después de 30 días de tratamiento y nuevamente después de 120 días, el personal de las clínicas recopiló videos de los perros (133 considerados elegibles) realizando cinco actividades de la vida diaria.

Estas fueron caminar sobre una superficie plana (vistas frontal, lateral y trasera), trotar sobre una superficie plana (vistas frontal, lateral y trasera), levantarse desde una posición sentada/acostada (vista lateral), subir escaleras (vistas delantera y trasera) y bajar escaleras (vistas delantera y trasera).

El evaluador, un experto independiente que no conocía al paciente, calificó los videos usando una escala analógica visual (VAS) para cuantificar la capacidad de los perros para realizar las cinco actividades. Luego se midieron y registraron las marcas de cada perro para cada una de las cinco actividades para conocer su evolución.

LA PREVALENCIA DE OSTEOARTRITIS CANINA PODRÍA SER MÁS ALTA DE LO QUE SE PENSABA

Finalmente, un diagnóstico de osteoartritis fue confirmado por un veterinario en el 38% (188 de 500) de los perros, una cifra superior al 20% de la población general. El equilibrio de sensibilidad y especificidad en el grupo original de nueve preguntas de detección se optimizó a aproximadamente 88% y 71%, respectivamente, después de la eliminación de tres preguntas.

El dolor medido por el índice de dolor crónico de Helsinki y la movilidad funcional mejoraron con el tiempo en respuesta al tratamiento con carprofeno. Las puntuaciones medias de capacidad para las actividades mejoraron significativamente entre los días 0 y 30 para caminar, trotar, sentarse/tumbarse y bajar escaleras, y entre los días 0 y 120 para sentarse/tumbarse y subir escaleras.

“Llegamos a la conclusión de que las estimaciones de prevalencia de la OA canina son probablemente mucho más altas de lo que se informó anteriormente. Esto debe confirmarse con estudios de evaluación clínicos y radiográficos completos en una gran cohorte de perros”, apuntan los investigadores.

Para los autores, se confirmó que el uso de una lista de verificación completada por el propietario es una herramienta de detección inicial eficaz para identificar comportamientos relacionados con la OA.

Igualmente, aseguran que cuando se combina con herramientas educativas diseñadas para involucrar a los propietarios en el control de sus perros en busca de comportamientos asociados con el dolor de la OA, la lista de verificación tiene el potencial de proporcionar una base para aumentar la conciencia sobre esta enfermedad entre los dueños de perros y aumentar la capacidad de los veterinarios para detectar la OA de una manera clínicamente conveniente.

VOLVER ARRIBA