VIERNES, 14 de agosto 2020, actualizado a las 7:49

VIE, 14/8/2020 | 7:49

MASCOTAS

Coronavirus: El sindrome 'cabin fever' en perros por el confinamiento

Expertos recomiendan la rutina y los juegos de aprendizaje para evitar que los perros sufran el síndrome cabin fever o fiebre de las cabañas, debido al aislamiento producto del confinamiento impuesto por el coronavirus Covid-19

Coronavirus: El sindrome 'cabin fever' en perros por el confinamiento

Coronavirus: El sindrome 'cabin fever' en perros por el confinamiento

Expertos recomiendan la rutina y los juegos de aprendizaje para evitar que los perros sufran el síndrome cabin fever o fiebre de las cabañas, debido al aislamiento producto del confinamiento impuesto por el coronavirus Covid-19

Redacción - 03-04-2020 - 15:02 H

La propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, ha provocado a nivel mundial el aislamiento. De hecho, en España se declaró el estado de alarma y se ha obligado al confinamiento a la sociedad. Una situación que también sufren los perros.

El término síndrome de cabin fever o fiebre de las cabañas es utilizado para referirse a la irritabilidad claustrofóbica o inquietud experimentada cuando una persona o grupo se encuentran atrapados en un lugar aislado o en lugares confinados durante un período prolongado de tiempo. Una tendencia que, debido al confinamiento, pueden padecer también los perros.

Este problema, aparejado a una futura ansiedad por separación cuando la vida vuelva a la normalidad, puede influir también en los cachorros que hayan sido adquiridos durante el la pandemia por Covid-19.

En este sentido, quedarse en casa y no socializar a los perros, especialmente los cachorros, genera el riesgo de que tengan miedo a las personas desconocidas y a otros ejemplares de su misma especie.

Según señala un grupo de expertos en The Conversation, si el propietario de repente trabaja desde casa (teletrabajo) o se confina en el hogar, probablemente el perro sea feliz ante esta nueva situación.

Eso sí, los perros son animales sociales que prosperan con el contacto con otros miembros de su grupo social. Por ello, puede ser difícil teletrabajar con un perro que compite por la atención de su titular.

A este respecto, recomiendan acostumbrar al can a conformarse con artículos para lamer y masticar, como orejas de cerdo y juguetes para dispensar alimentos, pero evitar darle estos artículos cuando molestan al propietario. Asimismo, aconsejan hacer descansos con comidas más pequeñas y frecuentes y salidas regulares.

Además, muchos perros están acostumbrados a hacer ejercicio a diario y a satisfacer muchas de sus necesidades sociales jugando con otros perros en áreas públicas. Si esto ya no es una opción, es posible que el animal sea inusualmente activo y realice travesuras en casa.

Asimismo, para evitar problemas con el síndrome de cabin fever y para que el perro no exija atención continuamente, puede ser el momento de crear estructuras como señales de "juego" y "tiempo de silencio".

SOCIALIZACIÓN DE CACHORROS

Es fundamental que los cachorros se socialicen con muchas personas, perros y entornos diferentes. Sin embargo, bajo el aislamiento social, encontrar oportunidades para estos encuentros puede ser difícil.

Para los cachorros, es importante aprender de su entorno mediante el sentido de la vista, y pueden aprender sobre su entorno a través de cortas excursiones para ver el tráfico, los peatones y otros perros.

Desde el interior de un vehículo, los cachorros pueden observar el tráfico y otros animales, y desde la seguridad de su propio hogar, deben exponerse gradualmente a varios sonidos grabados, como truenos, bebés llorando y aspiradoras.

 A este respecto, a los perros les gusta estar con su grupo social en todo momento, y pueden llegar a esperar que siempre estarán involucrados.

Para los cachorros que crecen en la era COVID-19 de libre acceso a los propietarios, es particularmente importante que aprendan que la separación de sus dueños es normal y no amenazante, ya que pueden llegar a desarrollar ansiedad por separación.

Por ello, recomiendan que si se tiene un cachorro o un perro en riesgo, como aquellos con antecedentes de ansiedad, hacer un esfuerzo por separarlos por períodos cortos. Esta puede ser otra buena razón para crear una rutina de trabajo mientras se teletrabaja: tiempo para hacer ejercicio, tiempo para comer, tiempo para juegos y tiempo para trabajar sin interrupciones.

JUEGOS DE APRENDIZAJE

Con el fin de las reuniones sociales, los cachorros inevitablemente pierden importantes oportunidades de socialización. Esto puede crear la necesidad de entrenamiento adicional cuando la vida vuelva a la normalidad.

Si bien las empresas de entrenamiento de perros pueden estar reduciendo sus servicios, muchos ofrecen cursos en línea y desafíos de capacitación a través de las redes sociales para ayudar a las personas a mantener el entrenamiento de sus perros.

Las propuestas incluyen juegos de olores, que son un gran enriquecimiento para los perros. En este sentido, los perros son expertos en olfatear objetos, y practicar estas habilidades con juguetes en el patio o en el balcón les da una salida para estas habilidades naturales (y también puede ser muy divertido para los humanos).

Por último, es bastante sorprendente lo buenos que son  que son a la hora rastrear el olor de sus propietarios, incluso en interiores. Con las recompensas correctas de comida o juguetes, jugar al escondite con el perro también es una oportunidad para reforzar una excelente memoria.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.