SÁBADO, 17 de abril 2021, actualizado a las 22:14

SÁB, 17/4/2021 | 22:14

MASCOTAS

Consejos veterinarios contra el miedo a los ruidos en las mascotas

Un experto veterinario desentraña el miedo a los ruidos de los animales de compañía y explica cómo manejarlo y tratarlo

Consejos veterinarios contra el miedo a los ruidos en las mascotas

Consejos veterinarios contra el miedo a los ruidos en las mascotas

Un experto veterinario desentraña el miedo a los ruidos de los animales de compañía y explica cómo manejarlo y tratarlo

Redacción - 21-12-2020 - 13:51 H

Gonçalo da Graça Pereira, especialista europeo en medicina del comportamiento y diplomado en Ciencia, Ética y Derecho del Bienestar Animal, explica en un texto compartido por la Federación Europea de Asociaciones Veterinarias de Animales de Compañía (Fecava) todo lo que se debe saber de la reacción al ruido de los animales de compañía.

Los trastornos de ansiedad, el miedo y las fobias están entre los problemas de comportamiento más comunes de las mascotas. Estos problemas incluyen ansiedad generalizada, problemas relacionados con la separación y fobias a estímulos específicos como tormentas, fuegos artificiales u otros ruidos, explica el experto.

En cada uno de estos trastornos, los animales afectados se encuentran en un estado de mayor excitación y angustia. Pueden causar daños a su entorno o a sí mismos como expresión de su ansiedad. Como tal, “los trastornos de ansiedad representan un importante problema de bienestar para los perros afectados y pueden tener un impacto negativo en el vínculo humano-animal, convirtiéndose en una de las principales razones para la entrega de los animales a los refugios”, defiende Graça Pereira.

Los signos de miedo leve (sutil y comúnmente no entendible como miedo por los dueños) a miedo severo e incontrolable (generalmente conocido como fobias) son causas comunes de derivación a prácticas de comportamiento. La reactividad más comúnmente reportada es el ruido (también conocido como fobia al sonido), siendo los fuegos artificiales y las tormentas eléctricas los desencadenantes más comunes. A veces, los perros con problemas relacionados con la separación pueden tener su origen en fobias al sonido.

EVALUACIÓN Y DIAGNÓSTICO DEL MIEDO POR RUIDOS EN MASCOTAS

“Podemos considerar 2 fases diferentes que cada animal tiene al llegar a nuestra consulta. Para hacerlo más fácil, se considerará la fase 1 y la fase 2”, explica el veterinario.

En cuanto a la fase 1, los animales muestran signos de miedo sólo durante la exposición al ruido. Durante este evento, el animal trata de esconderse de los eventos que le provocan miedo. El perro es capaz de controlar la expresión conductual de su reacción emocional prediciendo los eventos y aplicando una estrategia de afrontamiento para controlar la expresión conductual de su estado emocional.

Por su parte, en la fase 2, el miedo se vuelve más severo y las estrategias de evitar o predecir fallan. El sonido se experimenta ahora en un contexto de sensibilización que conducirá a complicaciones más graves. De estas complicaciones, hay dos que son muy importantes.

La primera es la excesiva sensibilidad a los sonidos, especialmente los inesperados. La otra complicación importante es la generalización que puede ocurrir en esta fase. La generalización puede estar relacionada con los sonidos individuales, pero también con los contextos y las claves de predicción asociadas a este desencadenante.

“Es realmente fundamental tener en cuenta que cualquier fase 1 puede progresar a la fase 2”, alerta el especialista

MANEJO DE PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO RELACIONADOS CON EL RUIDO

“El objetivo de manejar este problema de comportamiento es apoyar al animal para desarrollar estrategias de afrontamiento”, apunta Graça Pereira. La gestión medioambiental (garantizar siempre el acceso a los escondites o refugios), junto con las alteraciones en la interacción humana son ambas necesarias para hacer una buena gestión, incide.

“Los propietarios nunca deben utilizar el castigo positivo o incluso forzar al animal a enfrentarse al sonido que desarrolla las señales de miedo”, recomienda el veterinario.

En cambio, los propietarios deben actuar como modelos a seguir, sin molestarse con los sonidos ni preocuparse. Ignorar al animal temeroso es también algo inadecuado, pero aun así todavía se recomienda.

Dar apoyo y pedir un comportamiento alternativo e incompatible (previamente entrenado con refuerzo positivo) ayudará al animal a pasar su estado emocional a uno positivo.

TRATAMIENTO DEL MIEDO AL RUIDO

El tratamiento se basa en 3 estrategias: modificación del comportamiento, intervención farmacológica y terapia de feromonas.

En lo referente a la modificación del comportamiento, la desensibilización y el contraacondicionamiento son la base para tratar a estos animales. Sin embargo, la comprensión del cliente de los procesos involucrados es a menudo pobre.

Por lo tanto, aparte de asegurarse de que el cliente entiende exactamente todos los pasos, tener un entrenador de animales de confianza o un conductista puede ser fundamental para apoyar el plan de modificación de la conducta, que el objetivo principal es cambiar el estado emocional negativo a uno positivo. Hay muchas limitaciones en el tratamiento, y cada paso debe ser bien pensado previamente para garantizar que no se produzcan errores.

En cambio, en la intervención farmacológica, los medicamentos son apropiadas si la generalización es amplia; existen complicaciones o si el bienestar se ve afectado. La exposición a un evento que induce miedo puede causar una recaída, empeorar la condición de comportamiento, y el deterioro cognitivo puede estar presente también.

“A pesar de la elección de los diferentes medicamentos veterinarios que uno puede usar, nunca debemos usar la acepromazina para aumentar la sensibilidad del sonido y reducir la respuesta de escape. Puede causar desorientación y confusión, incluyendo la agresión desinhibida. Su uso puede causar una progresión a la etapa 2”, advierte el veterinario.

TERAPIA DE FEROMONAS, UNA GRAN ALIADA FRENTE AL MIEDO

“Las feromonas pueden desempeñar un papel importante en los enfoques de tratamiento a largo plazo”, concluye el veterinario.

En este sentido, aconseja Adaptil® o Feliway® de Ceva Salud Animal, ya que “pueden aumentar las cualidades apaciguadoras del ambiente apoyando el plan de modificación del comportamiento”.

Por último, como conclusión, Graça Pereira explica que “los efectos en la calidad de vida y el bienestar del animal en cuestión pueden ser importantes y merecen un tratamiento y/o una gestión adecuados. Cuando se dejan sin una intervención terapéutica apropiada, es probable que esas condiciones empeoren, no sólo en intensidad sino también por los efectos de la generalización”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.