DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a las 0:07

DOM, 22/5/2022 | 0:07

MASCOTAS

Consejos veterinarios para una adopción responsable de perros y gatos

Tener en cuenta factores como la salud, el comportamiento del animal de compañía o la economía personal son fundamentales antes de tomar una decisión que cambiará la vida de propietario y animal

El Colegio de Veterinarios de Badajoz insiste en la importancia de una adopción responsable.
El Colegio de Veterinarios de Badajoz insiste en la importancia de una adopción responsable.

Consejos veterinarios para una adopción responsable de perros y gatos

Tener en cuenta factores como la salud, el comportamiento del animal de compañía o la economía personal son fundamentales antes de tomar una decisión que cambiará la vida de propietario y animal

Redacción - 15-02-2022 - 10:17 H - min.

El Colegio de Veterinarios de Badajoz ha elaborado una guía con consejos útiles para realizar una adopción responsable debido a la “tendencia creciente” a adoptar perros y gatos. La organización colegial se ha centrado en aspectos como la salud animal, la socialización o la propia gestión de la economía y el tiempo del propietario.

Y es que, como indican, muchos de estos animales provienen de la calle. En ocasiones, en unas condiciones de salud “pésimas”. En otras, se encuentran en refugios “que a pesar de cuidar a los animales de la mejor manera que pueden”, debido a la alta carga de trabajo, a menudo “se les hace imposible” cubrir las necesidades de los animales a su cargo.

Por estas razones, los veterinarios pacenses han desgranado en base a estos tres factores las claves para una adopción responsable. En el aspecto de la salud, lo primero que se ha de hacer cuando se recoge un animal de la calle es comprobar si este tiene o no microchip. “Puede tratarse de un animal perdido”, avisan, y en caso de que así sea, se ha de notificar al propietario que se ha encontrado a su mascota perdida.

También es importante aprovechar la visita al veterinario para comprobar que el perro o gato no tiene ninguna enfermedad de origen parasitario, que corren el riesgo de contagiarse entre animales y humanos. Por eso, tras comprobar que no tiene propietario, hay que someter al animal de compañía a una “correcta desparasitación” realizada por un profesional veterinario.

“Actualmente en Extremadura para los animales de compañía es obligatorio desparasitarlos frente a Echinococcus granulosus cada seis meses, pero está demostrado que la salud del animal como la nuestra se ven salvaguardadas si ampliamos el espectro de la desparasitación tanto para endoparásitos como para ectoparásitos”, explican.

Pero este no es el fin de los parásitos. Durante un tiempo prudencial hay que seguir “pendientes” porque, por ejemplo, algunos como las garrapatas pueden permanecer “aún bastante tiempo” hasta que haga efecto el antiparasitario.

Para garantizar también una óptima salud del animal de compañía es clave llevar al día el programa de vacunaciones. Aunque solo es obligatoria la del virus de la rabia, los colegiados pacenses recomiendan vacunar frente a otras enfermedades bacterianas o víricas como la leptospirosis o el moquillo canino para garantizar un correcto perfil sanitario de las mascotas.

ETOLOGÍA Y ECONOMÍA

No solo es importante la salud del animal. También hay que fijarse en su comportamiento. “Hemos de destacar que muchos de los animales rescatados o acogidos han estado viviendo como animales callejeros en algún momento de su vida, o han pasado grandes periodos de sus vidas encerrados en jaulas, por lo que es más que probable que se haya originado algún problema de conducta o alguna deficiencia por parte de nuestro nuevo compañero a la hora de establecer relaciones sociales”, advierten.

Desde el Colegio de Veterinarios de Badajoz ponen sobre aviso que hay que estar preparados para “el miedo, las inseguridades o incluso las conductas agresivas”. Para evitar que el propietario se lleve sustos innecesarios, recomiendan poseer unas “nociones básicas” de etología animal o bien contactar con un profesional dedicado a comportamiento canino o felino. Siempre y cuando se tenga en cuenta que “paciencia y tiempo” serán indispensables.

En el caso de los perros, el tiempo para salir a pasear y que haga sus necesidades es fundamental. Pero enfatizan aún más el tiempo que se dedica a las mascotas para fortalecer los vínculos con ellas: buscar “un tiempo de calidad” para crear y reforzar el apego.

Nada de lo anterior servirá si no se es consciente de que se necesitarán tiempo y recursos para conseguir que un animal de compañía de la calle sea uno más de la familia. Por tanto, hay que tener en cuenta que convivir con un perro o un gato también cambia la vida del propietario.

Realizar una adopción responsable evitará que el animal vuelva a verse abocado a la calle o a un refugio que generarían situaciones de “incomprensión absoluta y estrés añadido” al animal por los cambios vividos. “Por estas razones, adoptar un animal ha de ser una decisión reposada y nunca tomada en caliente”, concluyen desde el Colegio de Veterinarios de Badajoz.

VOLVER ARRIBA