SÁBADO, 21 de mayo 2022, actualizado a las 23:10

SÁB, 21/5/2022 | 23:10

MASCOTAS

Los comportamientos repetitivos de los perros son más comunes en propietarios primerizos

Un grupo de investigadores ha revelado que los comportamientos repetitivos de los perros son complejos y están asociados a una serie de factores ambientales, de estilo de vida y genéticos

Los comportamientos repetitivos eran un 58% más probables entre los perros que eran la primera mascota de su dueño.
Los comportamientos repetitivos eran un 58% más probables entre los perros que eran la primera mascota de su dueño.

Los comportamientos repetitivos de los perros son más comunes en propietarios primerizos

Un grupo de investigadores ha revelado que los comportamientos repetitivos de los perros son complejos y están asociados a una serie de factores ambientales, de estilo de vida y genéticos

Redacción - 24-03-2022 - 18:00 H - min.

Los comportamientos repetitivos —como perseguirse la cola— son más comunes entre los perros de propietarios primerizos, los que viven con familias numerosas y los que hacen ejercicio durante menos de una hora al día, según un estudio de la Universidad de Helsinki.

Investigaciones anteriores habían descubierto que los comportamientos repetitivos anormales en los perros pueden perjudicar las relaciones entre ellos y sus dueños y empeorar su bienestar; sin embargo, los factores asociados a los comportamientos repetitivos no están claros.

Recientemente, un grupo de investigadores encuestaron a los propietarios de 4.436 perros de 22 razas entre febrero de 2015 y septiembre de 2018. Los responsables de los animales describieron la frecuencia con la que sus mascotas realizaban una serie de comportamientos repetitivos: perseguirse la cola, morder su reflejo o su sombra, lamer superficies, caminar hacia delante y hacia atrás, mirar fijamente, pasar mucho tiempo cerca de su cuenco de agua y morderse.

Los investigadores descubrieron que 1.315 (el 30%) de los perros tenían comportamientos repetitivos y que la incidencia de estos comportamientos estaba asociada al entorno doméstico y al estilo de vida del perro.

Los comportamientos repetitivos eran un 58% más probables entre los perros que eran el primer perro de su dueño, en comparación con aquellos cuyo dueño había tenido un perro anteriormente.

Los perros que vivían con una sola persona tenían un 33% menos de probabilidades de tener comportamientos repetitivos que los que vivían con una familia de tres o más personas, mientras que los que no vivían con otro perro tenían un 64% más de probabilidades de tener comportamientos repetitivos que los que sí lo hacían.

Además, hacer ejercicio durante menos de una hora al día se asoció con un 53% más de probabilidad de comportamientos repetitivos, en comparación con hacer ejercicio entre una y dos horas al día.

Por otro lado, los comportamientos repetitivos eran más comunes en los pastores alemanes, los perros crestados chinos y los Welsh Pembroke Corgi, y menos comunes en los Smooth Collie, los Schnauzer miniatura y los Lagotto Romagnolos.

Además, los perros eran más propensos a tener comportamientos repetitivos por debajo de los dos años y por encima de los ocho, y los comportamientos repetitivos eran un 29% menos probables en los perros que no habían sido castrados, en comparación con los que sí lo habían sido.

Los comportamientos repetitivos también eran más comunes entre los perros que, según sus dueños, eran más hiperactivos, agresivos y se distraían con mayor facilidad.

Los resultados sugieren que los comportamientos repetitivos en los perros son complejos y están asociados a una serie de factores ambientales, de estilo de vida y genéticos. Los autores proponen que la comprensión de estos factores podría ayudar a mejorar el bienestar de los perros.

VOLVER ARRIBA