VIERNES, 23 de agosto 2019, actualizado a las 12:52

VIE, 23/8/2019 | 12:52

MASCOTAS

Cómo modificar la dieta de los perros en verano

Los efectos del calor no sólo aletargan al animal sino que, en algunos casos, le obligan a cambiar su rutina de alimentación, desde las raciones por horas hasta el tipo de comida

GALERIA

Cómo modificar la dieta de los perros en verano

Los efectos del calor no sólo aletargan al animal sino que, en algunos casos, le obligan a cambiar su rutina de alimentación, desde las raciones por horas hasta el tipo de comida

Javier López Villajos - 04-07-2018 - 14:00 H

Al margen de factores de riesgo como pueden ser los golpes de calor o la infestación de parásitos, uno de los principales efectos que tiene el calor sobre los perros es el aletargamiento. El cambio de horas de luz modifica también su reloj biológico, que requiere de más reposo y que, en algunas ocasiones, le produce cierta inapetencia. Por esa razón, los expertos recomiendan consultar con un veterinario la posibilidad de cambiar algunos aspectos de su dieta durante el verano para que el perro siga alimentándose de forma correcta.

Estiman que esta sensibilidad digestiva que experimentan afecta al 28% de los perros y la causa no es otra que la calidad de la alimentación y el margen de tiempo que debe haber entre las raciones diarias. Ponen de ejemplo a las razas de perro medianas y grandes, ya que son más vulnerables debido a que su colon es de mayor tamaño. Es por ello que los profesionales aconsejan piensos hechos con materia prima de buena calidad tales como la proteína animal que además mejora la digestibilidad de los nutrientes.

Con todo, los profesionales de la Clínica Veterinaria La Minilla de Las Palmas de Gran Canaria advierten de que la finalidad de proporcionar este tipo de alimentación es que cubran las necesidades del perro a la vez que mantiene su peso a pesar de que en verano coman menos, ya que su necesidad es menor.

De tener que cambiar la dieta por prescripción de un veterinario, los expertos advierten de que el paso de una a otra no debe ser brusco sino que ha de realizarse de forma paulatina para que el animal logre tolerarlo. Una buena forma de comenzar esta transición es mezclar de forma proporcional los diferentes piensos. Así, el primer día, en el cuenco del perro debe haber un 75% del pienso antiguo y un 25% del nuevo. Más tarde el porcentaje de ambos serán del 50%. Seguidamente será el nuevo pienso el que tenga una presencia de un 75% en el cuenco hasta que finalmente sólo haya de este último tipo. Con todo, durante el proceso habrá que vigilar si el perro se adapta a la nueva dieta.

FACTORES INFLUYENTES

Los especialistas en comportamiento canino del Centro Veterinario Anubis y Bastet de León explican que el reloj biológico también avisa al sistema digestivo de los perros, advirtiéndoles de cuándo es hora de comer, al igual que a su ritmo cardíaco para que sepan que es momento de dormir. Otro de los aspectos que mencionan como influyentes es la actividad que realiza el dueño, ya que marca el compás del día a día del perro como los propios paseos. Sin embargo, en algunos casos, este cambio puede alterar la rutina del animal, algo que siempre debe ser lo más estable posible, especialmente en lo referente a comidas y salidas. Los expertos recalcan que se trata de una cadena donde hay que garantizar una buena alimentación para el perro, fijando unas horas determinadas, ya que de esta forma también descansará mejor.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.