LUNES, 24 de junio 2024

LUN, 24/6/2024

MASCOTAS

¿Cómo justifican los veterinarios el uso de antibióticos en casos gastrointestinales de mascotas?

Un nuevo estudio ha analizado los registros de clínicas de pequeños animales para evaluar la prescripción de antibióticos por parte de los veterinarios en casos de perros y gatos con problemas gastrointestinales

La prescripción de antimicrobianos de importancia crítica se produjo con mayor frecuencia en gatos.
La prescripción de antimicrobianos de importancia crítica se produjo con mayor frecuencia en gatos.

¿Cómo justifican los veterinarios el uso de antibióticos en casos gastrointestinales de mascotas?

Un nuevo estudio ha analizado los registros de clínicas de pequeños animales para evaluar la prescripción de antibióticos por parte de los veterinarios en casos de perros y gatos con problemas gastrointestinales

Redacción - 12-12-2023 - 17:05 H - min.

Los antimicrobianos administrados por vía sistémica a menudo se prescriben en presentaciones clínicas gastrointestinales caninas y felinas. El uso responsable de antimicrobianos, en particular los considerados antimicrobianos de importancia crítica y de máxima prioridad (HPCIA, por sus siglas en inglés), es vital para abordar la resistencia a los antimicrobianos.

Aunque se dispone de orientación sobre prescripción a nivel de clínica, se necesitan estrategias adicionales basadas en una mayor comprensión de la prescripción de antimicrobianos y las razones que han llevado a su uso.

En este sentido, un nuevo estudio desarrollado por las universidades de Bristol y Liverpool ha utilizado un enfoque de métodos mixtos, utilizando los registros médicos electrónicos veterinarios (EHR) junto a cuestionarios.

Los objetivos del estudio fueron caracterizar las presentaciones clínicas gastrointestinales caninas y felinas y explorar los factores de riesgo asociados con la prescripción de antimicrobianos administrados sistémicamente; y, en un subconjunto de estos casos, describir la justificación y/o el razonamiento en torno a su uso, particularmente asociado con la prescripción de HPCIA.

En total se contó con 23.337 registros, que se complementaron con cuestionarios completados por veterinarios que atendieron consultas gastrointestinales caninas y felinas en 225 centros veterinarios voluntarios del Reino Unido.

El 83,4% de las presentaciones gastrointestinales se catalogaron como leves, siendo la diarrea no hemorrágica y los vómitos los signos clínicos informados con mayor frecuencia. En total, se utilizaron antimicrobianos administrados sistémicamente en el 28,6% de las consultas gastrointestinales caninas y en el 22,4% de las felinas, y la prescripción de HPCIA se produjo con mayor frecuencia en gatos.

Así, mientras que en perros, los HPCIA se prescribieron en menos del 1% de las consultas; en las consultas con gatos, se prescribieron HPCIA en el 5% de las presentaciones gastrointestinales, con mayor frecuencia cefalosporinas de tercera generación.

Las presentaciones clasificadas por el profesional veterinario como moderadas/graves se asociaron con probabilidades significativamente mayores de prescripciones de antimicrobianos administrados sistémicamente en comparación con las presentaciones gastrointestinales leves, con un odds ratio (OR) de 1,86 en los casos caninos moderados/graves; y de 2,03, en los felinos moderados/graves

Asimismo, la presencia de diarreatanto no hemorrágica como hemorrágica, se asoció con probabilidades significativamente mayores de administración de antimicrobianos por vía sistémica, en comparación con la ausencia de diarrea en las presentaciones gastrointestinales (diarrea canina no hemorrágica OR 2,11; diarrea no hemorrágica felina OR 1,77; diarrea hemorrágica canina OR 4,22; diarrea hemorrágica felina OR 3,05).

LAS RAZONES PARA OPTAR POR ANTIMICROBIANOS CRÍTICOS

Además, el análisis temático de la narrativa clínica de los registros de 516 consultas gastrointestinales en las que se prescribieron antimicrobianos de importancia crítica y de máxima prioridad (HPCIA) permitió identificar diez factores que sustentan el razonamiento o la toma de decisiones para la prescripción de HPCIA.

Estos fueron un cumplimiento percibido del animal/propietario; expectativas del propietario; riesgo percibido de infección; signos clínicos; historia clínica reciente; respuesta previa positiva percibida a la terapia antimicrobiana; pacientes geriátricos y eutanasia; condiciones concomitantes; pruebas de diagnóstico y la tendencia conductual a probar empíricamente la terapia antimicrobiana en casos gastrointestinales.

Así, por ejemplo, en las narrativas clínicas se registraron discusiones sobre pruebas de diagnóstico y una mayor investigación, donde el propietario rechazó esta opción, lo que llevó al médico a prescribir un tratamiento médico empíricamente, incluida la terapia antimicrobiana.

La prescripción de una HPCIA también se justificó en asociación con otros signos clínicos que presentaba el animal, incluida la diarrea. También parecía que la presencia de sangre en la diarrea o los vómitos se utilizaba para sugerir una enfermedad más grave.

En el 77% de los casos no se registró ninguna justificación explícita para la prescripción de antimicrobianos de importancia crítica y de máxima prioridad. “No está claro si esto se debe a falta de consideración o simplemente a falta de registro”, indican, señalando que solo se han limitado a describir lo que se registra dentro de la narrativa clínica”, apuntan.

Teniendo esto en cuenta, los autores abogan por un mayor registro de la justificación de la prescripción de HPCIA en los registros. “Como mínimo, esto serviría para promover la reflexión clínica. Por último, se necesitan más esfuerzos interdisciplinares para garantizar el cumplimiento clínico de las directrices de prescripción publicadas actualmente”, concluyen.

VOLVER ARRIBA