LUNES, 17 de junio 2024

LUN, 17/6/2024

MASCOTAS

¿Cómo abordar el estreñimiento en perros y gatos en la clínica veterinaria?

La compañía veterinaria Fatro ha analizado las causas del estreñimiento en perros y gatos, dando una serie de consejos para su abordaje clínico

El estreñimiento en los perros es un problema digestivo relativamente frecuente en las clínicas veterinarias.
El estreñimiento en los perros es un problema digestivo relativamente frecuente en las clínicas veterinarias.

¿Cómo abordar el estreñimiento en perros y gatos en la clínica veterinaria?

La compañía veterinaria Fatro ha analizado las causas del estreñimiento en perros y gatos, dando una serie de consejos para su abordaje clínico

Redacción - 02-05-2023 - 11:48 H - min.

El estreñimiento en perros y gatos es un problema digestivo relativamente frecuente en la clínica. Consiste en la dificultad o imposibilidad de la eliminación de la materia fecal y puede llegar a ser un problema grave, incómodo y doloroso para el animal, por lo que requiere atención veterinaria inmediata.

En este sentido, desde la compañía veterinaria Fatro han publicado un artículo en el que abordan todo los relativo al estreñimiento en perros y gatos, desde las causas y la sintomatología hasta posibles soluciones.

De esta manera, en cuanto al estreñimiento en el caso de los perros, explican que en general un perro vacía el intestino entre una y tres veces al día, aunque depende de la raza, la edad y el tipo de alimentación. Cuando esta frecuencia se ve disminuida es cuando el animal puede estar estreñido.

Entre las causas más comunes del estreñimiento en perros desde Fatro indican que está la alimentación inadecuada. “Un déficit en la cantidad de fibra, la ingesta de arena, huesos u otros objetos de consistencia dura pueden propiciar el estreñimiento. La fibra juega un papel clave en el tránsito intestinal además de mantener en buenas condiciones la microbiota”, aclaran.

Asimismo, el nivel de hidratación en perros puede provocar estreñimiento. Y es que, según remarcan desde Fatro, la deshidratación puede darse por una menor ingesta de agua, o por una pérdida de fluidos superior a la normal debido a vómitos, diarreas, enfermedad renal o golpe de calor entre muchas otras. “Si un animal está deshidratado también se verá reflejado en la humedad de las heces y por lo tanto le será más difícil expulsarlas”, inciden.

Por otro lado, desde la compañía apuntan a la disminución de la motilidad intestinal. “Puede darse como consecuencia de la acción de algunos fármacos, enfermedades sistémicas, también en animales geriátricos o animales con reducida actividad física. Si el peristaltismo intestinal se ve reducido, la materia fecal puede llegar a quedarse estancada y seguirá perdiendo hidratación, por lo que costará aún más eliminarla”, destacan.

Entre las causas menos frecuentes desde Fatro señalan patologías en la zona anal (hernias, saculitis…), problemas neurológicos o locomotores, neoplasias, prostatomegalia en el macho o por retención voluntaria, entre otras.

“Cuando las heces están muy compactas y secas y quedan retenidas en el colon reciben el nombre de fecalomas”, recuerdan desde la compañía, y afirman que, entre los síntomas más frecuentes de estos se encuentran la presencia de heces muy duras, pequeñas y secas; esfuerzo a la hora de defecar, con posibles molestias; postura encorvada; decaimiento general; y, entre otros, vómitos.

Desde Fatro subrayan que “es importante buscar la causa del estreñimiento para intentar resolver el problema. Una dieta equilibrada con niveles de fibra adecuado y una correcta hidratación son claves para la prevención”.

“El uso del extracto de malta para atrapar y arrastrar pelos a lo largo del tracto intestinal es indispensable para eliminarlos. Además de la glicerina, que ayuda como hidratante y lubricante de las heces para facilitar su eliminación”, aconsejan.

CÓMO ABORDAR EL ESTREÑIMIENTO EN LOS GATOS

En cuanto al estreñimiento en el caso de los gatos, desde Fatro señalan que comúnmente es secundario a alguna situación que el gato este padeciendo, rara vez es primario. La deshidratación es una causa muy frecuente que debe vigilarse y encontrar la causa de si el animal no está bebiendo o tiene pérdida de líquidos.

Puede darse en gatos inmunodeprimidos que pueden tener problemas de tumores, que pueden ser o no consecuencia de problemas articulares que hacen que el gato no quiera ir a defecar por el dolor articular que tiene.

“Los gatos con sobrepeso o geriátricos tienen dificultad para eliminar las heces, por lo que el estreñimiento puede ser constante. También debemos tener en cuenta algunos fármacos que se le administran que pueden provocar que las heces sean más duras”, indican.

Por ello, desde la compañía recomiendan mantener una dieta equilibrada y rica en fibra y propiciar la ingesta abundante de agua, así como aportar suplementos alimenticios que promuevan la hidratación y la lubricación de las heces para ayudar a mantener un buen tránsito intestinal.

VOLVER ARRIBA