JUEVES, 30 de mayo 2024

JUE, 30/5/2024

MASCOTAS

Cerca del 40% de los veterinarios han tenido que tratar a mascotas con lesiones tras una barbacoa

Los alimentos inadecuados y las lesiones con utensilios relacionados con las barbacoas son los problemas más comunes

Veterinarios instan a los propietarios de animales de compañía a mantener a los perros alejados de algunos peligros de las barbacoas.
Veterinarios instan a los propietarios de animales de compañía a mantener a los perros alejados de algunos peligros de las barbacoas.

Cerca del 40% de los veterinarios han tenido que tratar a mascotas con lesiones tras una barbacoa

Los alimentos inadecuados y las lesiones con utensilios relacionados con las barbacoas son los problemas más comunes

Redacción - 23-08-2023 - 10:43 H - min.

Con la temporada vacacional a pleno rendimiento, la Asociación Veterinaria Británica (BVA) ha aprovechado estos días de agosto para instar a los propietarios de mascotas a mantener a los perros alejados de algunos peligros de las barbacoas, como las brochetas de los kebabs, las mazorcas de maíz y otros artículos relacionados.

“Cada verano, los veterinarios ven muchos casos de perros con lesiones provocadas por comer brochetas de madera y metal, mazorcas de maíz enteras, cebollas y huesos cocidos. Aunque el maíz no es venenoso para los perros, su incapacidad para digerir las mazorcas puede provocar obstrucciones, que a menudo requieren una cirugía de emergencia para evitar el riesgo de ruptura intestinal, que puede tener consecuencias graves. Los pinchos y astillas de huesos cocidos también pueden provocar lesiones internas graves que a menudo requieren cirugía para salvar vidas”, destacan.

De hecho, una nueva encuesta de la Asociación Veterinaria Británica ha revelado que, el año pasado, dos quintas partes (39%) de los veterinarios que habían tratado animales de compañía habían visto mascotas con lesiones relacionadas con la barbacoa, un aumento con respecto al 25% en 2018.

Los problemas más comunes fueron causados por comer alimentos inadecuados (32%), como mazorcas de maíz (25%) y huesos cocidos (18%). El 13% de los veterinarios observaron lesiones causadas en la boca de las mascotas o lesiones internas por brochetas, que pueden recogerse accidentalmente con productos cárnicos como los kebabs de cordero, mientras que el 2% de los veterinarios observaron quemaduras por barbacoas, brasas o comida caliente.

  • GALERIA

    Wren con el pincho dentro

  • GALERIA

    La brocheta o pincho de madera que se comió Wren

  • GALERIA

    Wren completamente recuperado

EL CASO DE UN PERRO CON UNA BROCHETA QUE LE ATRAVESÓ EL ESTÓMAGO

En este sentido, la BVA comparte el caso de Wren, un galgo de cuatro años, que “tuvo una suerte increíble para escapar después de tragarse una brocheta de kebab en una barbacoa”. “Sus propietarios no se dieron cuenta de que ella estaba comiendo kebab a escondidas, por lo que no se dieron cuenta de que su vida estaba en riesgo de inmediato”, relatan desde la asociación.

“Tuvo algunos vómitos intermitentes y letargo durante algunas semanas después de la barbacoa, por lo que la estaban vigilando, pero fue sólo cuando saltó y gritó que se hizo evidente lo que había sucedido: la brocheta de kebab de repente sobresalía por un lado”, afirman.

Tras comprobar esto, lo llevaron de inmediato a los veterinarios, donde pasó inmediatamente a cirugía y se descubrió que el pincho había atravesado su estómago, su páncreas y luego atravesó su piel para salir de su cuerpo. Afortunadamente, la cirugía de emergencia le salvó la vida y ahora se está recuperando bien gracias a las rápidas acciones de sus propietarios y los veterinarios que le atendieron.

La vicepresidenta junior de la Asociación Veterinaria Británica, Anna Judson, recuerda que las mascotas, y los perros en particular, “siempre están buscando una golosina furtiva y no dudarán en masticar o engullir algo incluso si puede causarles daño. También puede suceder muy rápido”.

“Uno de los casos más dramáticos que he visto fue el de un corte en la lengua de un joven labrador. Causada por lamer un plato roto, la sangre parecía estar saliendo a borbotones, pero la herida real era muy pequeña. Los propietarios hicieron lo correcto al traerlo para que pudiéramos sedarlo y tratarlo”, recuerda.

Por todo ello, desde la BVA instan a disfrutar de las vacaciones de verano, pero vigilando a los animales de compañía. “Asegúrate de que la comida y los objetos afilados se mantengan fuera del alcance de sus patas y asegúrate de que tu mascota se mantenga alejada de barbacoas o parrillas calientes para ayudar a evitar carreras de emergencia al veterinario. Llame siempre a su veterinario si está preocupado y no deje las cosas al azar, es mejor prevenir que lamentar”, concluyen.

VOLVER ARRIBA