MARTES, 24 de mayo 2022, actualizado a la 1:44

MAR, 24/5/2022 | 1:44

MASCOTAS

Células de la mucosa olfatoria para tratar lesiones medulares en perros

El trasplante de células de la mucosa olfatoria resultaría efectivo para tratar lesiones medulares tanto en perros como humanos

Para el estudio se seleccionaron ocho perros con lesión medular crónica.
Para el estudio se seleccionaron ocho perros con lesión medular crónica.

Células de la mucosa olfatoria para tratar lesiones medulares en perros

El trasplante de células de la mucosa olfatoria resultaría efectivo para tratar lesiones medulares tanto en perros como humanos

Redacción - 10-03-2022 - 17:54 H - min.

En 2021, el Royal Veterinary College compartía los resultados de un procedimiento para tratar la parálisis causada por daños en los nervios de la columna vertebral de ratas, consistente en el trasplante de células envolventes olfativas.

Ahora, un equipo de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de Universidad Nacional de Colombia (UNAL) ha hecho lo propio con perros, en busca de una alternativa para tratar lesiones medulares tanto en animales como en humanos

El estudio, dirigido por la profesora Lucía Botero, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, se hizo con ocho perros que presentaban lesión medular traumática crónica, a los cuales se les realizó un trasplante autólogo (autotrasplante) de células de la glía envolvente olfatoria (CGEO), un componente importante de la mucosa nasal olfatoria, con el fin de determinar su efecto.

“Para identificar el sitio exacto de la lesión para el trasplante utilizamos imágenes de resonancia magnética. Las CGEO son un tipo especial de glía que se localizan en el sistema nervioso periférico, en la mucosa olfatoria y en el sistema nervioso central, en las dos capas más externas del bulbo olfatorio”, explica el investigador.

Aunque este tipo de células –específicamente las del bulbo y de la mucosa olfatoria– se han utilizado en investigaciones con modelos de ratas y caninos en lesiones medulares, en América Latina y en Colombia es la primera vez que se realiza dicho procedimiento en mascotas.

Además, el estudio innova en la toma de la muestra por vía endoscópica en la cavidad nasal, lo que evita el proceso quirúrgico del seno nasal utilizado por los investigadores ingleses. También es innovador el trasplante realizado con una técnica percutánea con guía ecográfica para depositar las células a nivel intramedular, lo que implicaría una cirugía de columna vertebral.

EN QUÉ CONSISTE EL TRANSPLANTE DE CÉLULAS DE LA MUCOSA OLFATIVA

Entre los ocho perros seleccionados para el estudio había tres hembras y cinco machos; dos de raza criolla, dos Pit Bull, un pinscher, un beagle, un labrador y un bulldog, con edad promedio de 4'9 años.

Las muestras nasales y la resonancia magnética pretrasplante se tomaron en las instalaciones del Centro de Resonancia Especializada Veterinaria (CreVet) en Bogotá, a donde los dueños de las mascotas las llevaron en ayunas y con los resultados de los exámenes prequirúrgicos exigidos por la institución.

Luego de la toma de la muestra de la mucosa nasal, el tejido es procesado y las células son cultivadas por un periodo de aproximadamente 15 a 20 días, tiempo en el cual son trasplantadas directamente en la médula espinal mediante un procedimiento también innovador de guía endoscópica e inyección percutánea.

Después del trasplante, las mascotas pasaron a sala de recuperación y fueron monitoreadas entre dos y tres horas. Posteriormente se entregaron a sus propietarios con la medicación correspondiente y la recomendación expresa de evitar que los animales hicieran movimientos bruscos y que tuvieran caídas o golpes, además de continuar con la dieta normal.

Una semana después del procedimiento endoscópico de toma de muestra en los pacientes, los propietarios reportaron un comportamiento normal de olfateo y apetito, y sin presencia de dolor, inflamación ni molestia alguna en las fosas nasales ni en la piel del hocico, y tampoco secreciones. Eso quiere decir que el procedimiento no ocasionó efectos secundarios, lo que llevó a concluir que es seguro para tomar la muestra de cultivo.

Para evaluar el efecto del trasplante, a todos los pacientes se les realizó un examen neurológico y una prueba de la marcha pre y postrasplante con diferencia de un mes, junto con resonancia de control a los 90 días postrasplante.

Las pruebas permitieron establecer efectos positivos en este tipo de trasplante que indujeron cambios en la actividad sensitiva y motora de los miembros posteriores en los pacientes, a pesar de su condición crónica.

Este estudio, apoyado por trabajos previos en ratas llevados a cabo por otros investigadores de la UNAL es el primer paso para la utilización de dicho tratamiento con medicina regenerativa en pacientes animales y humanos con lesiones medulares en el país, señala el doctor Otalora.

VOLVER ARRIBA