MIÉRCOLES, 28 de octubre 2020, actualizado a las 6:53

MIÉ, 28/10/2020 | 6:53

MASCOTAS

1 de cada 4 cachorros de perro es separado de su madre antes de tiempo

Separar a los cachorros de sus madres antes de las 8 semanas pone en riesgo la salud del animal y puede acarrear problemas de comportamiento

Separar demasiado pronto al cachorro de su madre perjudica el desarrollo temprano del cerebro.
Separar demasiado pronto al cachorro de su madre perjudica el desarrollo temprano del cerebro.

1 de cada 4 cachorros de perro es separado de su madre antes de tiempo

Separar a los cachorros de sus madres antes de las 8 semanas pone en riesgo la salud del animal y puede acarrear problemas de comportamiento

Redacción - 10-08-2020 - 13:54 H

Uno de cada cuatro cachorros de perro en el Reino Unido puede estar siendo adquirido antes de la edad mínima recomendada —una cifra considerablemente más alta que la que se había informado antes— según una investigación publicada en la última edición de Vet Record.

Separar a un cachorro de su madre demasiado pronto puede tener consecuencias a largo plazo en el desarrollo fisiológico y puede acarrear problemas de comportamiento, una de las principales razones por las que los perros son abandonados o dejados en refugios, advierte el autor de la investigación.

En el Reino Unido, muchas organizaciones de bienestar animal y veterinarias, como la Fundación de Bienestar Animal, la Blue Cross, PDSA y el Dogs Trust, recomiendan que los cachorros no se separen de sus madres hasta que tengan al menos 8 semanas (56 días) de edad. Además, existen restricciones legales para la venta de un cachorro de menos de esta edad en territorio británico.

Asimismo, en el estudio se recomienda que, a la hora de adquirir un perro, el comprador debería ver al cachorro con su madre. En este sentido, los investigadores querían averiguar si había factores asociados con la adquisición de cachorros menores de 8 semanas sin que el nuevo propietario hubiera visto a la madre.

Se basaron en los datos de 2.392 cachorros recogidos entre mayo de 2016 y febrero de 2019 como parte de "Generation Pup", un estudio a largo plazo del Reino Unido sobre la salud, el comportamiento y el bienestar de los perros.

Los datos se obtuvieron a partir de tres cuestionarios, con detalles sobre el proceso de adquisición completados por los propietarios antes o después de haber adquirido el cachorro. En total, 1.844 cachorros fueron elegibles para su inclusión en el análisis final.

Las respuestas mostraron que 1 de cada 4 (461) cachorros había sido adquirido antes de las 8 semanas de edad, proporción que es considerablemente mayor que la que se había comunicado anteriormente. Alrededor de 1 de cada 12 (149; poco más del 8%) se había adquirido sin ver a la madre del cachorro. Sólo 30 (un poco más del 1,5%) habían sido adquiridos antes de las 8 semanas de edad y sin ver a la madre.

FACTORES ASOCIADOS CON LA ADQUISICIÓN TEMPRANA DE UN CACHORRO

Cinco factores se asociaron independientemente con la adquisición de un cachorro que no había cumplido la edad recomendada. Los propietarios que visitaron a su cachorro por lo menos una vez antes de llevarlo a casa tenían más probabilidades de adquirir el animal antes de las 8 semanas de edad. Esto podría ser porque no podían soportar irse sin llevarse el cachorro a casa, o porque sentían que el cachorro era lo suficientemente grande, sugieren los investigadores, a modo de explicación.

Los propietarios que tenían la intención de utilizar su cachorro como perro de trabajo, por ejemplo para el pastoreo de animales, el control de plagas, el trabajo en la policía o el ejército, como perro de búsqueda y rescate, o como perro guardián, también tenían más probabilidades de adquirir su cachorro antes de que tuviera 8 semanas de edad. Esto podría deberse a que querían empezar a entrenar al cachorro lo antes posible, explican los investigadores.

El análisis también reveló que las probabilidades de una adquisición temprana aumentaban en paralelo con el número de perros que ya había en la casa y si el perro era una mezcla de razas desconocidas.

"Los cachorros de razas mixtas pueden tener más probabilidades de haber sido criados por un criador aficionado que por uno con licencia, o ser el resultado de un apareamiento accidental", sugieren los investigadores. En este sentido, apuntan que los criadores aficionados no necesitan cumplir las mismas restricciones que los profesionales.  

En el otro extremo del espectro, la probabilidad de adquirir un cachorro por debajo de la edad recomendada disminuyó a medida que aumentaba el nivel de ingresos anuales del hogar.

Del mismo modo, los propietarios que visitaron a su cachorro antes de llevárselo a casa, compraron un cachorro registrado en el Kennel Club, o vieron al padre del cachorro y/o recogieron el cachorro en la casa del criador, tuvieron menos probabilidades de adquirir un cachorro sin ver a la madre.

En este sentido, los investigadores consideran más probable que los futuros propietarios atiendan más a la recomendación de ver al cachorro con la madre, que a la de no adquirir al animal antes de las 8 semanas de edad.

"La separación temprana de un cachorro de su madre y de sus hermanos de camada es una estrategia de cría que puede aumentar las posibilidades de que el animal muestre conductas potencialmente problemáticas en la edad adulta", advierte la veterinaria Federica Pirrone de la Universidad de Milán.

Además, la veterinaria alerta de que "la aparición de comportamientos problemáticos es la razón más común por la que los perros son abandonados o, en los países donde está permitido, incluso sacrificados".

SEPARAR DEMASIADO PRONTO AL CACHORRO DE LA MADRE PERJUDICA SU DESARROLLO

Separar demasiado pronto al cachorro de su madre perjudica el desarrollo temprano del cerebro, lo que restringe su capacidad de adaptarse a nuevos estímulos y de desarrollar buenas habilidades sociales de adultos. Es muy probable que en la edad adulta muestren conductas relacionadas con el miedo y la ansiedad, que luego los dueños suelen percibir como problemáticas, explica Pirrone.

"Ver a la madre antes de comprar un cachorro permite al futuro propietario asegurarse de que no está estresada y de que no tiene problemas de comportamiento, lo que a su vez ayuda a predecir que el cachorro no desarrollará problemas de comportamiento más adelante en la vida", señala la veterinaria.

Y concluye que, "por lo tanto, es esencial animar a los futuros propietarios a que estén bien informados sobre el comportamiento de los perros y a que sean conscientes de la importancia de una correcta socialización".

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.