VIERNES, 7 de agosto 2020, actualizado a las 11:23

VIE, 7/8/2020 | 11:23

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Proyecto español predice enfermedades animales con patrones de movimiento

Un proyecto impulsado por varios centros veterinarios españoles está desarrollando un sistema de vigilancia de ganado que utiliza un algoritmo basado en patrones de movimiento para detectar enfermedades de forma temprana

José Manuel Sánchez-Vizcaíno, catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCM y líder del proyecto Vigiasan.
José Manuel Sánchez-Vizcaíno, catedrático de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCM y líder del proyecto Vigiasan.

Proyecto español predice enfermedades animales con patrones de movimiento

Un proyecto impulsado por varios centros veterinarios españoles está desarrollando un sistema de vigilancia de ganado que utiliza un algoritmo basado en patrones de movimiento para detectar enfermedades de forma temprana

Redacción - 09-06-2020 - 14:28 H

El pasado 13 de marzo de 2020, un día antes de que se decretara el estado de alarma en España, se hizo pública la Resolución definitiva de la Convocatoria de ayudas para la ejecución de Proyectos de Innovación de interés general por Grupos Operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-AGRI), en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

Se trata de la segunda convocatoria de este tipo, con una dotación de 25,5 millones de euros. En total se recibieron 254 peticiones de las cuales fueron admitidas 242 solicitudes, con solo 47 proyectos seleccionados, siendo uno de ellos, Vigiasan.

El Proyecto Vigiasan tiene como finalidad principal el desarrollo de tecnologías e innovaciones (software y hardware) en materia de vigilancia en ganado porcino y bovino (extrapolable a otras especies), que permitan la detección temprana de problemas sanitarios.

El proyecto está coordinado por el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet) de la Universidad Complutense, y entre sus miembros se encuentran las empresas PigCHAMP Pro Europa S.L, Vall Companys S.A, Infomicro Comunicaciones S.L. y la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac). También cuenta con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), como colaboradores.

Tras una exitosa presentación por vía telemática junto al resto de proyectos seleccionados en mayo, el líder de la iniciativa: el catedrático de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid José Manuel Sánchez-Vizcaíno explica en qué consiste este proyecto, que se alargará dos años.

El catedrático señala que la idea procede de “hace varios años”, aunque no recuerda la fecha. “El motivo fue cuando hicimos un estudio de análisis de riesgo de entrada de diferentes enfermedades exóticas a España para el MAPA con el fin de preparar y revisar los planes de contingencia y la selección de granjas centinelas”.  

Vizcaíno apunta que en esa época coincidió con los inicios de trabajos del uso de termografía para la detección temprana de estados febriles, para conocer si era posible detectar fiebre a los animales de forma temprana y en condiciones de granja.

“Así empezó la investigación sobre detección temprana en granjas. Vimos que la termografía presentaba muchos problemas para la granja y su coste era además muy elevado, así que seguimos estudiando otros parámetros como consumo de agua, movimientos auriculares, etc”, señala.

DETECTANDO ENFERMEDADES CON PATRONES DE MOVIMIENTO

Revisando estos estudios, que se grabaron en video, se empezaron a fijar en el movimiento de los animales como marcadores de alteraciones. ”Realizamos los primeros trabajos específicos sobre ello y las primeras publicaciones de monitorización de PPA y PRRS (por cierto, con gran impacto) aplicando algoritmos que nos permitían diferenciar los movimientos del grupo y los individuales y emitir una alarma cuando se detectaban cambios significativos”, explica.

Vizcaíno asegura que pudieron detectar PPA 48 horas antes que la aparición de una PCR positiva. Ese fue el principio de la creación del Grupo Operativo. La duración del proyecto explica que está prevista para dos años. “El reto es aplicar el sistema de motion al entorno de granjas industriales que nos permitan una detección temprana de cualquier alteración relacionada con la conducta (movimientos y aptitudes) de los animales sin necesidad de manipularlos”, señala.

El catedrático asegura que la aparición de fiebre está muy ligada a cambios en la conducta y se manifiesta de forma temprana, aunque no visible a la vista humana inicialmente, pero si detectada por los algoritmos que vigilan continuamente a los animales.

“Las imágenes que se van obteniendo de noche y de día de todos los animales a través de las videocámaras instaladas en las granjas pasan al sistema de análisis estadístico para la detección de patrones de movimiento que hemos desarrollado y solo con cinco minutos de diferencia el sistema emite una alarma ante cualquier cambio observado”, apunta.

Ahora, señala que quieren ajustar esa alarma en condiciones de granja, con la mayor especificidad y sensibilidad posible. “Tras la alarma el ganadero sabrá que animal está presentado esos cambios y podrá verlo, separarlo, tomar muestras para análisis, etc”, apunta.

APLICACIONES PARA EL BIENESTAR ANIMAL

“También podremos estudiar temas de bienestar animal e incluso de control del buen funcionamiento de la granja. Es un sistema muy completo e integrador y muy innovador pues incluye muchas cosas diferentes en un sistema muy competitivo desde el punto de vista económico. La mayoría de los estudios previos se han realizado en cerdos, pero en este proyecto además del porcino, queremos estudiar sus posibilidades en el ganado vacuno”, indica.

Vizcaíno asegura que la sanidad animal se está basando cada día más en la medicina preventiva, la “herramienta más importante”, donde la más conocida es la bioseguridad, acompañada de buenos programas sanitarios de vacunación, manejo adecuado, bienestar animal, etc. “Son nuestro presente y serán nuestro futuro”, apunta.

“En definitiva, no estamos cambiando nuestras herramientas, las estamos mejorando con las nuevas tecnologías. Generar una alarma y detectar una sospecha de enfermedad infecciosa como la PPA antes de que una PCR sea positiva, es sin duda un avance importantísimo”, apunta.

El catedrático defiende que el sector ganadero va siendo cada día más consciente de la incorporación de estas tecnologías. “Sin duda, tenemos que adaptarlas mejor al medio real y no solo al experimental y ese es precisamente el objetivo de este proyecto, llevar estas tecnologías al medio ganadero de verdad, las granjas, tanto centinelas como convencionales”, concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.