LUNES, 19 de agosto 2019, actualizado a las 19:13

LUN, 19/8/2019 | 19:13

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Primeros auxilios ante una fractura del caballo en el campo

Un diagnóstico precoz y los primeros auxilios pueden marcar la recuperación del animal

GALERIA
Imagen: Anne M. Eberhardt/The Horse.

Primeros auxilios ante una fractura del caballo en el campo

Un diagnóstico precoz y los primeros auxilios pueden marcar la recuperación del animal

Redacción - 24-07-2018 - 14:00 H

Una de las más trágicas situaciones, pero afortunadamente, poco frecuentes, a las que un veterinario equino tiene que enfrentarse son las fracturas en las extremidades del caballo. Puede ocurrir que ante este tipo de lesiones el sacrificio del animal es lo primero que venga a la mente al propietario, sin embargo, lo cierto es que un diagnóstico temprano y los apropiados primeros auxilios, pueden suponer la completa recuperación del animal o al menos la oportunidad de que este tenga una buena vida.

En el pronóstico de la lesión del caballo juegan un papel fundamental diferentes factores, entre los que se encuentra la predisposición del propietario para hacer un desembolso financiero importante, así como la pericia y experiencia del equipo veterinario que va a tratar al animal, según señalan los expertos.

Otros factores de relevancia a considerar, son el carácter del animal, su estado físico y el tamaño, así como la localización y gravedad de la fractura. En general, presentan pronósticos más favorables los caballos de menor tamaño, con buen temperamento, fracturas cerradas, fracturas simples o fracturas localizadas en la extremidad distal.

Por otro lado, los pronósticos mas desfavorables se asocian a caballos de gran talla, con fracturas abiertas, temperamento más “complicado” y fracturas localizadas en la parte superior de la extremidad.

COSTES DEL TRATAMIENTO ELEVADOS

Es importante asumir desde el principio que los costes del tratamiento suelen ser elevados, incluso en los casos en los que no se presenten grandes complicaciones. Por ello, es una buena idea tener aseguradas este tipo de lesiones y en tal caso, comunicárselo inmediatamente al equipo veterinario para que se ponga en contacto con la compañía aseguradora y tengan en cuenta los diferentes aspectos de la póliza y actúen conforme a los mismos.

Ante este tipo de lesiones, el manejo inicial es fundamental. Algunas fracturas pueden ser relativamente estables, como puede ser el caso de una pequeña fractura localizada en el casco, mientras que otros huesos deben ser inmediatamente estabilizados para prevenir complicaciones en el tejido dañado, ya que el propio caballo puede agravar la lesión si continúa apoyando su peso sobre la extremidad que presenta la lesión. Además, la situación se complica cuando la fractura ha perforado la piel, ya que el riesgo de infección aumenta notablemente. Por ello, las dos medidas más urgentes ante una fractura son la inmovilización y la protección y desinfección del área dañada.

RESTRINGIR LAS MOVIMIENTOS HASTA QUE LA FRACTURA ESTÉ ESTABILIZADA

El caballo que presenta una fractura, no debe moverse hasta que esta haya sido estabilizada, aunque esto puedo resultar una tarea complicada, ya que un caballo que presenta una fractura, suele encontrarse muy incómodo debido al dolor y su incapacidad para moverse con normalidad, por lo que habría que recurrir a la sedación. Sin embargo, la decisión de sedar al animal, es una cuestión que siempre debe ser evaluada y administrada por el veterinario, ya que demasiada sedación puede ser contraproducente, pues puede producir la insensibilización total del animal que, ante la falta de dolor, hará un uso normal de la extremidad fracturada agravando la lesión

En relación a las fracturas abiertas, los expertos señalan que estas requieren una atención especial. Sin embargo, la limpieza de la herida debe ser lo menos agresiva posible y se debe tratar de controlar el sangrado mediante presión directa en la zona.

Es necesario recalcar la importancia de estabilizar la fractura antes de intentar tratarla, ya que, sin la estabilización adecuada, una fractura cerrada puede convertirse en una fractura abierta ante un movimiento excesivo y estas son más complicadas de tratar como hemos expuesto anteriormente, por lo que, a ferulización de la fractura es una parte esencial en el proceso de recuperación del caballo.

Una vez que se ha conseguido estabilizar la fractura, el siguiente paso es transportar al caballo al centro veterinario de referencia. Es importante tener en cuenta, que el remolque de un caballo que presenta una fractura, será complicado, ya que el animal tendrá que ir apoyado sobre tres patas y su nivel de estrés será mas elevado, por lo que se debe intentar colocar al animal de tal forma que vaya lo mas “encajonado” posible para ayudarle a mantener el equilibrio, ayudándonos si es necesario de fardos de heno colocados estratégicamente. En conclusión, en muchos casos de fracturas en caballos, los primeros cuidados ofrecidos por un veterinario experto pueden suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso del tratamiento.

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.