SÁBADO, 26 de noviembre 2022, actualizado a las 14:11

SÁB, 26/11/2022 | 14:11

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Piden a la Unesco que declare la apicultura patrimonio inmaterial de la humanidad

Más de 75.000 personas se han adherido a la petición que reclama la declaración de la apicultura como patrimonio de la humanidad para garantizar la protección de las abejas

La apicultura es un oficio milenario imprescindible para los ecosistemas naturales y agrarios.
La apicultura es un oficio milenario imprescindible para los ecosistemas naturales y agrarios.

Piden a la Unesco que declare la apicultura patrimonio inmaterial de la humanidad

Más de 75.000 personas se han adherido a la petición que reclama la declaración de la apicultura como patrimonio de la humanidad para garantizar la protección de las abejas

Alfonso Neira de Urbina - 09-03-2022 - 13:14 H - min.

El Colegio de Veterinarios de Valencia se ha hecho eco de una petición a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y al Ministerio de Cultura, que ya ha logrado alcanzar cerca de 78.000 firmas, que reclamaba la declaración de la apicultura como patrimonio de la humanidad.

Concretamente, la iniciativa ha sido impulsada por el biólogo y veterinario Enrique Simó Zaragoza, que lleva a sus espaldas 25 años ejerciendo el oficio de apicultor, quien recuerda que, gracias a las abejas, según datos de la FAO, disponemos de más del 70% de los alimentos que consumimos las personas.

Simó da 9 razones para secundar la petición, entre las que destaca que España es uno de los pocos países donde está inalterada la raza de abejas autóctonas, la Apis mellifera iberiensis. “Todavía estamos a tiempo de salvarla”, explica el veterinarios y apicultor.

A este respecto, las poblaciones de abejas pueden verse amenazadas por diversos factores como algunas especies invasoras de avispas. Sin embargo, el gran desafío para la apicultura mundial desde hace medio siglo, según destacan desde Calier, tiene como nombre Varroa destructor, un ácaro parásito de las colmenas.

Contra esta amenaza para la apicultura, la compañía veterinaria ha destacado como estrategia la obtención de abejas tolerantes a la varroa, un avance que se está realizando desde diferentes enfoques.

En cuanto al resto de razones esgrimidas, en primer lugar, Simó destaca que “la apicultura es un oficio milenario imprescindible para nuestros ecosistemas naturales y agrarios y que está en una situación límite”. De esta forma, tacha de “preocupante” el balance de las últimas campañas apícolas, con un descenso de la cosecha de miel que supera el 40% y precios de venta inferiores al coste de producción.

Asimismo, esgrime la importancia de la apicultura en España con escenas de recolección de miel representadas en las pinturas rupestres. De hecho, hace unos 7.000 años las primeras sociedades productoras ibéricas ya tenían una relación estrecha con las abejas. La apicultura “ha ocupado una posición dominante en la segunda mitad del siglo XX y queremos que siga siéndolo también en nuestros días”, señala el veterinario y biólogo.

En tercer lugar, explica que los productos apícolas pueden importarse, pero no se puede dejar de polinizar los ecosistemas. “Cada vez que consumimos miel de nuestros productores, estamos ayudando a la polinización de nuestros ecosistemas”, apunta.

LA POLINIZACIÓN, BENEFICIO MÁS ALLÁ DE LOS PRODUCTOS APÍCOLAS

A continuación, Simó explica que la polinización contribuye directamente en la regeneración de ecosistemas y en la conservación de especies amenazadas, tanto vegetales como animales, favoreciendo de esta manera la fructificación y la producción de semillas de especies cultivadas y silvestres.

“En España el beneficio en polinización, sólo en el sector agrario, se estima que supera los 4.000 millones de euros anuales. En todo el mundo ese beneficio se estima que superaría los 153.000 millones de euros al año”, afirma el veterinario apicultor.

“El principal tesoro con el que nos obsequian las abejas es la polinización y la salud de nuestro planeta depende de ella. La miel, el polen, la cera, la jalea real, el propóleo etc. son tesoros secundarios”, argumenta para defender la petición, al igual que “las abejas y los insectos polinizadores son los pilares de la biodiversidad y bioindicadores de la salud de nuestro planeta”.

También, el veterinario denuncia que la apicultura española está en la cuerda floja, al límite de la rentabilidad, inmersa en una “grave” crisis de precios y asfixiada por problemas sanitarios. “El déficit de polinización es la consecuencia más grave del denominado ‘síndrome de despoblamiento apícola’ que provoca en todo el mundo la muerte de millones de colmenas al año”, alerta.

Por último, Simó destaca que las abejas existen en la tierra desde hace 60 millones de años y pueden sobrevivir sin los humanos. “El Homo sapiens apenas lleva 250.000 años en el planeta y no puede sobrevivir sin las abejas. Un tercio de la dieta humana procede directa o indirectamente de la polinización realizada por las abejas”, concluye.

ACCEDE A LA PETICIÓN SOBRE LA APICULTURA

VOLVER ARRIBA