VIERNES, 23 de agosto 2019, actualizado a las 14:09

VIE, 23/8/2019 | 14:09

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Los brotes de lengua azul en Europa empeorarán por el cambio climático

Un estudio de la Universidad de Liverpool advierte que en el futuro los casos serán más agresivos, se extenderán hacia el norte y el periodo de propagación se extenderá tres meses

GALERIA

Los brotes de lengua azul en Europa empeorarán por el cambio climático

Un estudio de la Universidad de Liverpool advierte que en el futuro los casos serán más agresivos, se extenderán hacia el norte y el periodo de propagación se extenderá tres meses

Francisco Ramón López - 16-01-2019 - 11:00 H

La revista Nature Climate Change ha publicado un estudio del Departamento de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Liverpool que vaticina que la propagación del virus de la Lengua Azul (LA) empeorará progresivamente hasta el 2100 debido a los efectos de calentamiento global.

Así, esta enfermedad potencialmente mortal transmitida por las mordeduras de mosquitos que afecta principalmente a ovejas, y en menor medida a vacas, podría llegar a extenderse hacia el norte de Europa, aumentar su periodo de propagación tres meses y los generar brotes más intensos.

“Una enfermedad que en la actualidad presenta brotes cada veinte años podría convertirse en algo común en Reino Unido para 2070 si continúa este escenario de emisiones de gases de efecto invernadero”, ha advertido la autora del artículo Anne Jones, que ha utilizado modelos matemáticos para llegar a estas conclusiones.

Sin embargo, los autores del artículo matizan que un adecuado uso de medidas de control como la restricción del transporte de animales podría ser suficiente para prevenir los peores brotes, aunque enfatizan en la necesidad de una continua “cultura de la vigilancia” que será “vital” en el “cálido mundo del futuro”.

“La lengua azul llegará al norte de Europa debido al cambio climático”, afirma Jones, y advierte de los efectos de la enfermedad, que ya ha afectado en el norte de Europa a “decenas de miles de granjas con un coste financiero enorme y la muerte de millones de animales”.

REINO UNIDO SE “SALVÓ POR LOS PELOS”

Asimismo, otro reciente estudio de la Universidad de Liverpool publicado en la revista Scientific Reports, también basado en el uso de modelos matemáticos, ha afirmado que en 2007 (fecha del último brote de lengua azul en las islas, que afectó a 135 granjas) los ganaderos de Reino Unido se “salvaron por los pelos” debido a un conjunto de factores de localización geográfica de las explotaciones afectadas, condiciones meteorológicas y restricciones al movimiento de animales existentes en el momento.

Así, los investigadores explican que el virus entró en el país por el sureste de Inglaterra, una zona con baja densidad en granjas, lo que significa que los  mosquitos tuvieron menos oportunidades de propagar la enfermedad. “Si el virus hubiera entrado por el oeste, el brote habría sido mucho mayor”, afirma la investigadora del Instituto de Infecciones y Salud Global de la universidad británica Joanne Turner.

Asimismo, Turner ha recordado que en 2007 las temperaturas del verano fueron inferiores a lo normal, lo que redujo el impacto del brote, que habría sido mucho mayor en otro año más cálido. Un factor que cada vez se dará menos en el futuro debido al cambio climático, advierte Turner.

El último “golpe de suerte” fue la presencia de restricciones al transporte de animales que había establecidas en ese momento debido a un brote de fiebre aftosa. “Si alguna de estas tres circunstancias hubieran sido diferentes la historia podría haber sido mucho más desoladora”, señala la investigadora, que advierte de las consecuencias si en el futuro Reino Unido “no tiene tanta suerte”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.