JUEVES, 22 de febrero 2024

JUE, 22/2/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Ganaderos de Castilla y León cuestionan a los jefes de sección de Sanidad Animal de Castilla y León y exigen su cese

El colectivo Unión por la Ganadería también critica al sindicato veterinario Sivecal-Uscal, al que acusa de tener “interés partidista” y “excederse en sus atribuciones”

Continúa la polémica en Castilla y León en torno a los saneamientos ganaderos y la erradicación de la tuberculosis bovina.
Continúa la polémica en Castilla y León en torno a los saneamientos ganaderos y la erradicación de la tuberculosis bovina.

Ganaderos de Castilla y León cuestionan a los jefes de sección de Sanidad Animal de Castilla y León y exigen su cese

El colectivo Unión por la Ganadería también critica al sindicato veterinario Sivecal-Uscal, al que acusa de tener “interés partidista” y “excederse en sus atribuciones”

Jorge Jiménez - 26-05-2023 - 10:00 H - min.

En los últimos meses ha surgido una importante polémica en Castilla y León en torno a los saneamientos ganaderos y el control y la erradicación de la tuberculosis bovina en la región. La polémica surgió a raíz de que varios miembros del Gobierno de la comunidad autónoma abogaran por relajar los controles veterinarios frente a la tuberculosis bovina, acercándose así a las demandas de algunos sectores ganaderos, en contra de los criterios de sanidad animal.

Esta flexibilización de los controles veterinarios ha sido llevada por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, a la Comisión Europea (CE), que se reunió este 25 de mayo con la responsable de Sanidad Animal de la CE, Joanna Stawowy.

Esta reunión tenía lugar después de que desde el Sindicato de Veterinarios de Castilla y León (SIVECAL-USCALse hicieran eco de un informe de los jefes de sección de Sanidad y Producción Animal de las nueve provincias de Castilla y León advirtiendo de que la flexibilización de los programas de sanidad animal en la región podría tener consecuencias.

Ahora, tras conocerse este informe de los veterinarios, el colectivo Unión por la Ganadería exige a la Junta de Castilla y León que cese inmediatamente a los nueve jefes de Sección Animal por el informe que sirvió de argumento al comunicado emitido por el sindicato veterinario Sivecal-uscal, en relación a una resolución publicada el 15 de mayo por la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera, en la que se flexibilizaban los programas nacionales de enfermedades de los rumiantes en Castilla y León.

“Pedimos la dimisión de los jefes de sección de Sanidad y Producción Animal de las nueve provincias, por su posicionamiento contrario al colectivo ganadero, colectivo al que se deben y al que tendrían que salvaguardar, ya que es lo que justifica sus nóminas. No deben oponerse a una flexibilización de las campañas, pues lo que se busca es controlar las enfermedades ya que no es posible la erradicación en determinados territorios”, señalan los ganaderos.

En este sentido, el colectivo afirma que “los responsables de campaña son técnicos y no tienen ninguna capacidad legisladora, pero sí deberían tener una actitud conciliadora para unificar criterios con el objetivo de mejorar los resultados, unos resultados que no han sido capaces de mejorar en muchos años”. “En la empresa privada, con los resultados que se han dado en estos más de 30 años, ya estarían en el paro desde hace tiempo”, han criticado los portavoces de Unión por la Ganadería.

Además, han apuntado al “interés partidista” demostrado por el sindicato veterinario y "el despropósito" al acusar a la actual directora general Teresa Rodriguez y al consejero de Agricultura, Gerardo Dueñas, que apenas llevan un año al frente, del repunte de “una ya histórica enfermedad como es la tuberculosis bovina”.

“Sivecal-Uscal, excediéndose en sus atribuciones y cuestionando las propuestas de flexibilización, interfieren, incluso, en la función legisladora de la propia Dirección General y han olvidado que las campañas se han desarrollado durante 34 años (desde 1989) con el asesoramiento de ellos mismos. Presumen, además, de “unos avances” que son deplorables si los comparamos los de otros estados miembros de la Unión Europea, donde los resultados han sido favorables gracias a la eficiencia de los responsables de campañas”, apuntan los ganaderos.

Desde Unión por la Ganadería informan de que “los cambios (aún sin aplicar) que se prevén son mínimos. Por tanto, el tiempo les quitará la razón cuando aseguran que la prevalencia en tuberculosis avanzará”.

“Después de hacer tantos años lo mismo, derrochando dinero público y arruinando a los ganaderos, sólo existe una prevalencia ligeramente inferior a la de hace 20 años en algunas zonas”, critican los ganaderos.

Castilla y León, apuntan los ganaderos, en el año 2002, se situaba en el 5,10% y, en la actualidad, sigue por encima del 2%. “Esto quiere decir que: en dos décadas, sólo se ha reducido un 0,14 puntos porcentuales al año; una miseria, en comparación con el esfuerzo y la presión soportadas por los ganaderos”, critican.

VOLVER ARRIBA