JUEVES, 4 de junio 2020, actualizado a las 10:59

JUE, 4/6/2020 | 10:59

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

El uso de cebos envenenados, una lacra que mató a 80 animales en 2017

El Seprona detuvo a un total de 16 personas e incautó 214 métodos prohibidos de caza. El Ministerio de Agricultura puso en marcha en 2004 una Estrategia Nacional para acabar con estas prácticas

El uso de cebos envenenados, una lacra que mató a 80 animales en 2017

El uso de cebos envenenados, una lacra que mató a 80 animales en 2017

El Seprona detuvo a un total de 16 personas e incautó 214 métodos prohibidos de caza. El Ministerio de Agricultura puso en marcha en 2004 una Estrategia Nacional para acabar con estas prácticas

Ángel Espínola - 13-08-2018 - 14:00 H

La utilización ilegal de cebos envenenados en el medio natural continúa siendo una amenaza para la fauna española y sólo en 2017 se localizaron 79 animales muertos por efecto de estas prácticas ilegales, siendo los más numerosos los buitres leonados y perros domésticos.

Son datos del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) aunque, según calculan organizaciones como SEO/BirdLife, las cifras podrían multiplicarse, puesto que, según las especies, entre el 85% y el 97% de los animales envenenados no se encuentran. De hecho, esta misma organización calcula que entre 1992 y 2013 murieron unos 185.000 animales por este motivo.

Ante esta situación, el Ministerio de Agricultura implantó en 2004 una Estrategia Nacional contra el uso ilegal de cebos envenenados. Entre los logros conseguidos en el marco de la estrategia durante el pasado año, el Seprona detuvo a un total de 16 personas, incautó 214 métodos prohibidos de caza y decomisó numerosos productos tóxicos.

El Ministerio de Agricultura recuerda que, a pesar de las cifras de muertes por envenenamiento, algunos de ellos en peligro de extinción, nuestro país alberga las poblaciones más numerosas de buitres, grandes águilas, lobos, linces y osos de toda la Unión Europea, y las actuaciones desarrolladas para la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados “constituyen un valioso ejemplo para otros países”.

Según la Guardia Civil, el objetivo de los cebos envenenados suele ser principalmente los depredadores de fauna cinegética (zorros, lobos o garduñas), los depredadores de la cabaña ganadera (principalmente lobo) y aquellos animales que pueden causar daño a los cultivos como el conejo o el jabalí.

El uso de veneno, o cualquier otro método de destrucción masiva o no selectiva, está tipificado como delito en el artículo 336 del Código Penal de 1995 y las penas establecidas pueden ir desde condenas de prisión de 4 meses a dos años o multas de 8 a 24 meses.

Entre otros actores, la Real Federación Española de Caza ha manifestado que todo el sector cinegético está comprometido con una tolerancia cero en el uso de veneno en el medio natural y a luchar contra su uso ilegal. Al mismo tiempo, sin embargo, exige alternativas viables para el control de depredadores y métodos didácticos y sociales eficaces para la concienciación y formación de los actores del mundo rural.

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.