MARTES, 27 de octubre 2020, actualizado a las 15:51

MAR, 27/10/2020 | 15:51

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Los conejos son susceptibles a la infección por coronavirus Covid-19

Un estudio de infección experimental con coronavirus en conejos ha puesto de manifiesto que estos animales pueden infectarse y excretar el virus y la necesidad de aumentar la vigilancia

El estudio se ha llevado a cabo en conejos blancos de Nueva Zelanda bajo condiciones de laboratorio.
El estudio se ha llevado a cabo en conejos blancos de Nueva Zelanda bajo condiciones de laboratorio.

Los conejos son susceptibles a la infección por coronavirus Covid-19

Un estudio de infección experimental con coronavirus en conejos ha puesto de manifiesto que estos animales pueden infectarse y excretar el virus y la necesidad de aumentar la vigilancia

Redacción - 31-08-2020 - 19:00 H

Recientemente, un estudio de la Universidad de California Davis estudiaba la susceptibilidad de 410 especies animales basándose en su genoma para estimar si serían susceptibles a la infección por coronavirus. Y es que en estos momentos, se están llevando a cabo numerosos estudios sobre la infección por coronavirus en animales, especialmente domésticos, pues son los que tienen una relación más cercana con los humanos.

Siguiendo esta línea, un equipo de investigadores del Centro Médico Erasmus y de la Universidad de Utretch han llevado a cabo un estudio para conocer la susceptibilidad de los conejos al coronavirus mediante infecciones en condiciones de laboratorio, después de que en el país hayan tenido numerosos brotes en granjas de visones.

Los autores apuntan que analizando la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), el principal receptor celular del virus y que dicta el rango de hospedadores del SARS-CoV-2, la infección de los conejos con el nuevo coronavirus es posible.

Conociendo este punto, los investigadores inocularon a tres conejos blancos de Nueva Zelanda con SARS-CoV-2 y realizaron un seguimiento de 21 días. Ninguno de los animales inoculados mostró signos clínicos de infección, pero fueron capaces de detectar ARN viral en la cavidad nasal durante los 21 días, hasta 14 días en la garganta y hasta 9 en el recto.

La excreción de virus infecciosos por la nariz duró hasta 7 días, con un pico en el día dos, seguido de un segundo pico en el día 7 después de la inoculación. En la garganta, el virus infeccioso se detectó solo el primer día posterior a la inoculación en uno de los animales. No se detectó virus infeccioso en hisopos rectales. Todos los animales seguidos hasta el día 21 generaron anticuerpos.

Además, se inocularon tres grupos de tres animales con distintas concentraciones de SARS-CoV-2  para conocer la concentración necesaria para producir una infección productiva, y se tomaron hisopos durante cuatro días antes de ser sometidos a autopsia, en la que no se encontró ARN viral en los pulmones, aunque sí que detectaron una respuesta inmune en los tejidos respiratorios. Todos los animales inoculados fueron positivos en las pruebas de ARN viral en la nariz y la garganta.

INFECCIÓN ASINTOMÁTICA

Para los investigadores este estudio demuestra que los conejos son susceptibles al SARS-CoV-2. Si bien la infección es asintomática, el virus se pudo detectar hasta el día siete después de la inoculación intranasal.

Debido a la dosis mínima que necesitaron para establecer una infección productiva, los investigadores estiman que la infección del virus entre conejos puede ser menos eficiente en comparación con hurones y hámsteres.

Asimismo, apuntan que la presencia de eosinófilos en los tejidos de la nariz y los pulmones de los animales infectados sugiere una posible respuesta inmune mediada por células T auxiliares 2 (Th2). La infección preferencial del tracto respiratorio superior en ausencia de una replicación robusta en el tracto respiratorio inferior de los conejos se asemeja a lo que se ha observado en hurones inoculados experimentalmente.

Por último, los autores recuerdan que la transmisión del SARS-CoV-2 en visones provocó la propagación viral entre los animales de granja y la propagación a los humanos, lo que resultó en el sacrificio masivo de visones para limitar la propagación del virus. “Este estudio proporciona evidencia de la susceptibilidad de los conejos a la infección por SARS-CoV-2, lo que justifica más investigaciones sobre la presencia de SARS-CoV-2 en conejos de granja”, concluyen.

Sobre este asunto, el Gobierno holandés explicaba en una carta al parlamento las últimas informaciones sobre las investigaciones oficiales de coronavirus en animales y apuntaban que todas las pruebas serológicas realizadas a conejos dieron negativo.

Eso significa que no se ha encontrado que el SARS-CoV-2 haya circulado en ninguna de las explotaciones de conejos de los Países Bajos. Además, apuntan que a nivel internacional no hay indicios de infecciones por SARS-CoV-2 en conejos, ya sean empresas comerciales de conejos o conejos domésticos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.