MARTES, 27 de febrero 2024

MAR, 27/2/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Veterinarios trabajan en una escala para evaluar el dolor crónico debido a la osteoartritis en caballos

Los investigadores ya han publicado los resultados preliminares de la validación de la escala, basada en una encuesta para propietarios

Los caballos que sufren degeneración de las articulaciones (osteoartritis) suelen sufrir dolores y cojeras que afectan a su calidad de vida y bienestar.
Los caballos que sufren degeneración de las articulaciones (osteoartritis) suelen sufrir dolores y cojeras que afectan a su calidad de vida y bienestar.

Veterinarios trabajan en una escala para evaluar el dolor crónico debido a la osteoartritis en caballos

Los investigadores ya han publicado los resultados preliminares de la validación de la escala, basada en una encuesta para propietarios

Francisco Ramón López - 09-01-2024 - 20:00 H - min.

Los caballos que sufren degeneración de las articulaciones (osteoartritis) suelen sufrir dolores y cojeras que afectan a su calidad de vida y bienestar. Los propietarios o cuidadores son los que más observan e interactúan con sus animales, pero hay que tener en cuenta que el dolor y la discapacidad pueden variar con el tiempo.

Es por esto por lo que podría ser valioso contar con una herramienta que ayude a los propietarios de caballos a controlar el nivel de dolor de la osteoartritis de sus animales. Para ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Utretch, Edimburgo y el Royal Veterinary College ha llevado a cabo un estudio en el que detallan su trabajo para diseñar y validar una escala para evaluar el dolor crónico debido a la osteoartritis en caballos basada en una encuesta.

De esta manera, diseñaron un cuestionario para propietarios y aplicaron un enfoque estandarizado para desarrollar y validar escalas de estado subjetivo para uso clínico. Los ítems de escala se generaron a través de revisión de la literatura, reuniones de grupos focales y evaluación de un panel de expertos.

Después de escuchar las discusiones de los grupos focales, la forma más ventajosa de estructurar la escala para ayudar a los propietarios a reconocer signos de dolor musculoesquelético crónico y monitorear la función reducida pareció ser comenzar con los elementos de postura, expresión facial, movimiento y comportamiento, para ayudar a las personas a pensar sobre si su caballo podría sentir dolor y cómo la reducción de la función podría estar afectando la calidad de vida.

Asimismo, el borrador de la herramienta se probó para determinar el nivel de lectura y la ambigüedad del lenguaje y se puso a prueba en 25 propietarios/cuidadores de caballos con osteoartritis, y se realizó un análisis factorial de las respuestas.

El cuestionario revisado resultante se encuentra actualmente en proceso de validación en una población de muestra más grande de 60 caballos OA y 20 caballos de control sanos. Eso sí, en el grupo piloto ya han obtenido algunas respuestas, pues 21 personas (84%) encontraron el cuestionario fácil de completar y 22 personas (88%) lo encontraron útil.

UNA MEJORA DE LA CAPACIDAD PARA RECONOCER EL DOLOR EN CABALLOS

En general, a los propietarios que completaron el cuestionario en la cohorte de validación actualmente en curso les resultó fácil de usar, (se puede completar en 5 minutos) y algunos han notado que ha mejorado su capacidad para reconocer signos de dolor, así como para ser más conscientes del lenguaje corporal de su caballo.

Un hallazgo inesperado de la investigación, según los autores, ha sido el descubrimiento de distintas actitudes de los propietarios hacia la OA en los caballos. Esto se divide en gran medida en dos puntos de vista/enfoques diferentes que los propietarios parecen adoptar.

La primera evaluación del propietario es que todos los caballos mayores tienen OA en algún grado, por lo que no tiene mucho sentido que un veterinario venga a hacer un diagnóstico. Esto puede provocar que muchos caballos mayores no reciban un tratamiento para el dolor que, de hecho, podría hacerlos sentir más cómodos.

Por otro lado, el segundo enfoque que no esperaban se ejemplifica con el comentario de varios propietarios de establos de que: “cuido bien a mis caballos, ninguno de ellos tiene artritis”.  “La idea entre algunos propietarios de caballos parece ser que la OA es una enfermedad causada por un manejo o prácticas de equitación inadecuadas y que admitir que un caballo tiene la enfermedad de alguna manera refleja mal al propietario, jinete o cuidador”, señalan.

Esto probablemente resulta, según los autores, en que los caballos no reciban un tratamiento del dolor del cual se beneficiarían y también apunta a la necesidad de una campaña educativa para ayudar a los propietarios a comprender que la OA es una enfermedad multifactorial que, en general, no es (o no exclusivamente) inducida por mala conducción o sobreentrenamiento.

“A pesar del largo proceso de completar cada paso en las pautas establecidas para validar las escalas de medición de la salud subjetiva, creemos que es importante seguir el mismo método riguroso que se utilizó para establecer la validez y confiabilidad en la escala para humanos para brindarle a la comunidad equina una base sólida y un instrumento que tiene el potencial de ser utilizado en la práctica, así como en futuras investigaciones sobre el alivio del dolor de la OA equina”, concluyen.

RADIOFRECUENCIA PARA LA GESTIÓN DEL DOLOR ARTICULAR Y MUSCULAR

Como comentan los autores del estudio, el no detectar a tiempo la osteoartritis en los caballos puede terminar implicando que no reciban un tratamiento para el dolor que podría mejorar su calidad de vida.

Las recomendaciones para el tratamiento del dolor suelen implicar una aproximación multimodal, que puede incluir algunas novedades como la radiofrecuencia que, gracias a sus efectos térmicos y eléctricos, acelera los mecanismos de reparación del tejido, lo que conduce a un proceso de curación acelerado en el área de tratamiento.

En este campo, Indiba cuenta con Equus, los primeros dispositivos en el mercado de radiofrequencia 100% desarrollados para satisfacer las necesidades del profesional equino y para ser aplicados en caballos.

Además, entre las indicaciones y aplicaciones generales de la radiofrecuencia de Equus se encuentra la gestión del dolor articular y muscular, incluyendo artritis y artrosis, así como problemas en la articulación sacroilíaca, musculatura superficial y profunda del cuello, musculatura dorsal y paravertebral o musculatura glútea superficial y profunda.

VOLVER ARRIBA