DOMINGO, 16 de mayo 2021, actualizado a las 4:03

DOM, 16/5/2021 | 4:03

ENTREVISTA

Roger Galofré Mercadé

Vaccination services-Smart Solutions de Ceva Salud Animal

“El enfoque One Health para que sea efectivo necesita de una estructura tecnológica”

“El enfoque One Health para que sea efectivo necesita de una estructura tecnológica”

Roger Galofré Mercadé

Vaccination services-Smart Solutions de Ceva Salud Animal

“El enfoque One Health para que sea efectivo necesita de una estructura tecnológica”

Redacción - 09-04-2021 - 08:30 H

El veterinario Roger Galofré Mercadé se acaba de unir al equipo de Ceva Salud Animal como su nuevo responsable de Vaccination services-Smart Solutions. De esta forma, la compañía ha incorporado a un profesional con una amplia experiencia en el sector, especialmente en el porcino, y con un perfil enfocado en la innovación y la tecnología.

Así, Ceva, que mantiene una apuesta clara por la transformación digital, ha puesto en manos de Galofré el objetivo de ofrecer a sus clientes soluciones que les ayuden a afrontar los retos del sector, gracias al trabajo transversal entre especies y departamentos y al desarrollo tecnológico.

Ahora, en una entrevista para Animal’s Health, el nuevo Vaccination services-Smart Solutions de Ceva explica cómo ha sido su trayectoria profesional, su recién estrenado puesto y cómo ha evolucionado el sector porcino y la visión que tiene la sociedad del mismo.

Asimismo, Galofré repasa para este medio diversos temas de interés, como el papel del veterinario a la hora de explicar los estándares sanitarios y de bienestar animal; la importancia de la implementación de la tecnología para mejorar el sector y los avances más significativos a este respecto; cómo promover el uso responsable de antibióticos; o los próximos retos a los que se enfrentará el sector.

P. Cuéntanos brevemente tu trayectoria profesional como veterinario dedicado al sector porcino y al mundo digital/tecnológico.

R. Me licencié en veterinaria en 1985 y, sin contar un periodo en el que estuve trabajando en clínicas de pequeños animales y que más tarde participé en la creación de una ADS e incluso estuve becado en la cría del langostino en el Delta del Ebro, mi carrera profesional se ha encaminado casi exclusivamente a implantar tecnología en el sector porcino.

Después de estar dos años en el Servicio de Extensión Agraria (SEA) como especialista en porcino para Cataluña, entré a formar parte del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) como técnico en transferencia tecnológica en el área de producción animal. Durante los trece años que estuve en este instituto, me especialicé en el análisis de datos y desarrollos informáticos, y me adentré en el mundo científico. También, durante este periodo, tuve la oportunidad de dirigir los premios Porc d’Or hasta su 10 edición.

Posteriormente, me incorporé como director de I+D+i al conjunto de empresas que forman OPPgroup, lideradas por Joan Sanmartín. Durante diecisiete años he tenido la suerte de desarrollar nuevas aplicaciones informáticas y de llevar a cabo varios proyectos innovadores enclavados en convocatorias diversas (CDTI, Grupos operativos, CIEN, proyectos Europeos, AEI, etc.) que terminaron con recursos que se están utilizando en el sector.  También, y en consonancia con la trayectoria de OPPgroup, pude adquirir amplios conocimientos sobre la tecnología existente en las explotaciones porcinas y ayudé a desarrollar nuevas soluciones, así como trabajé la integración del flujo de información entre los sistemas propios o con los externos.

Me gusta pensar que mis conocimientos y habilidades en la cría de animales, en el desarrollo de tecnología/software y en el mundo de la ciencia, me cualifican para ser el enlace entre estos tres entornos con el propósito de crear, desarrollar, comunicar e implementar servicios y productos dirigidos a los clientes.

Podría decir que las palabras clave que definen las áreas de mayor interés para mí son: innovación, investigación, tecnología, devices, transferencia, bases de datos, flujo de información y análisis de escenarios numéricos. Aunque últimamente también tengo un interés especial en el bienestar animal, la economía circular y la inteligencia artificial (IA).

P. Te has incorporado reciente a Ceva Salud Animal como Vaccination services-Smart Solutions, ¿cuál es tu nueva responsabilidad en Ceva?

R. Mi labor en Ceva es la de trabajar transversalmente entre especies y departamentos para unificar procedimientos, avanzar en el desarrollo de nuevas utilidades tecnológicas como son los medical devices y colaborar con los diferentes equipos para llevar a término iniciativas con alta carga de innovación con una visión interdisciplinar y con un objetivo claro: ofrecer al cliente opciones satisfactorias que les ayuden a afrontar los retos que el propio sector y el consumidor demandan. En este entorno, ha sido una grata sorpresa para mi descubrir toda la tecnología y conocimiento ya existente en Ceva y su apuesta clara hacia la transformación digital.

P. El sector porcino ha evolucionado mucho en los últimos años, mejorando los estándares de bienestar, sanidad y tecnología. Sin embargo, la opinión pública está alejada de la realidad. ¿Por qué sucede esto?

R. A mi entender hay una contradicción no resuelta en la opinión pública: por un lado, demanda más seguridad, control y bajo precio; y por otro, desea abandonar la industrialización de la producción ganadera con argumentaciones más emocionales que racionales. Ambos escenarios deberían confluir y unificarse, ya que ni toda producción artesanal es segura por esencia ni toda la producción industrial es inhumana por definición. Y en este último punto creo está la desconexión de la opinión pública con la realidad ganadera.

Mi apuesta para que confluyan se basa en el conocimiento científico sustentado por tecnología. La única forma que creo útil para divulgar la realidad de la ganadería actual, es ofrecer al consumidor conocimientos científicos avalados por herramientas tecnológicas que justifiquen lo que se está haciendo.

Ya sé que muchos opinarán que es más eficaz una buena campaña de imagen en medios de comunicación que cientos de tratados científicos y, muy probablemente, estuviera de acuerdo a corto plazo. Sin embargo, si queremos construir una ganadería rentable, respetuosa con los animales y las personas, saludable y sostenible medioambientalmente, debemos pensar más en una maratón que en un sprint.

P. ¿Qué papel consideras que tiene que jugar el veterinario a la hora de explicar a la sociedad las buenas condiciones sanitarias y de bienestar del porcino?

Por suerte, en nuestro país, la normativa existente y el cumplimiento de ella por parte de los empresarios, ganaderos y los propios veterinarios es envidiable. Creo que simplemente transmitir el mensaje que el incumplimiento de la ley en temas de sanidad representa un grave delito y está penado con duras sentencias ya puede dar, por sí, seguridad. Sinceramente, pienso que esta idea ya está implantada en la opinión pública.

Otro tema es el bienestar animal que, en este caso, al mezclarse componentes emocionales en el algoritmo, el resultado final es muy dispar y de difícil contraargumentación por parte de los veterinarios. De hecho, creo que sería muy necesario tener una asignatura en el grado o en el máster para tratar el tema emocional y dar herramientas con que poder debatir estos temas. En cualquier caso, me remito al binomio ciencia-tecnología como una vía de trabajo para el bienestar animal.

P. Todos estos avances que se han producido en el sector han sido gracias a la fuerte apuesta por la tecnología que se ha hecho en los últimos años, para mejorar aún más la ganadería porcina. ¿Cómo de importante es la implementación de nueva tecnología para que el sector porcino continúe mejorando?

R. Por una parte, por todo lo que hemos estado hablando sobre la opinión pública y su trascendencia a nivel comercial, así como emocional para el propio ganadero. Y por otra, porque la tecnología y la digitalización es realmente una herramienta imprescindible para el control de lo que ocurre en el día a día del trabajo en la granja y, ya solamente teniéndolo, se consigue evolucionar más rápido. Pero creo que más importante que todo esto es, que nos permite valorar de una forma objetiva el resultado de las iniciativas que surgen y que, sin desmerecer el mundo científico, en la mayoría de las veces parten de la gente de campo como ganaderos o técnicos.

El éxito o fracaso de las pruebas que se realizan en la granja en un entorno real relacionadas con el manejo, tratamientos, instalaciones, alimentación, etc., han sido y son la base de la evolución de la producción ganadera. Y, en este caso, la tecnología nos permite llevarlas a cabo y cuantificar posteriormente su repercusión en un escenario cotidiano.

P. ¿Qué avances tecnológicos dirías que han sido los más trascendentes de los últimos años en el sector?

R. El primero, los sistemas operativos. Desde mis inicios con el MS-DOS, pasando por el Windows 1.0, 2.0, 3.0, 3.1, 3.11, NT, 95 NT, 4.0, 98, 98 2ª edición (este fue una gran mejora, por cierto), Millenium (este ya no tanto), 2000, 2003, 2007 Vista, 2008, W7, W8, W8.1 (con sus respectivas versiones server) hasta el actual Windows 10, hemos pasado de sistemas rudimentarios de toma de datos en papel y posterior entrada manual en ordenadores que harían llorar de risa a un niño de primaria, a llevar todos encima un smartphone con 100.000 veces más RAM que el ordenador que subió el Apolo 11 a la luna.

En segundo lugar, el propio smartphone. Antes de la llegada de estos teléfonos inteligentes, era una verdadera hazaña enseñar a utilizar las primitivas PDAs para la entrada de datos. Actualmente, es motivo de comentario de bar el conocer a alguien de mediana edad que no lo sepa usar. Y esto ha favorecido el despegue de todas las utilidades móviles de control y toma de datos.

En tercer lugar, las comunicaciones. Soy el primeo en sorprenderme que no represente un insalvable problema la opción de tener el software de gestión de las granjas en la nube en un entorno web y que se acceda a él mediante un ordenador conectado a internet. Mi percepción es que actualmente una gran parte de las granjas disponen de conexión. De hecho, los productores de software comercial para el sector agroalimentario ya tuvieron que reprogramar sus utilidades cuando se pasó del MSDOS a Windows. Ahora está ocurriendo lo mismo desde Windows a Web.

En cualquier caso, déjame añadir que una mejora en el tema de las comunicaciones y conseguir llegar a todas las explotaciones por completo es aún necesario. Esperemos a ver las posibilidades que nos ofrecerá el 5G que prometen ser muy interesantes.

Y, cuarto y último, aunque actualmente no está demasiado extendido, es el sistema de identificación individual electrónica. Los típicos chips electrónicos. Una vez dispones de esta manera de identificar al animal por medios digitales, se abren todas las puertas a la tecnificación. Control de la alimentación, micronutrición para una nutrición a la carta, manejo y tratamientos automatizados, gestión individual en grupos de animales, trazabilidad, control de sus producciones sin casi la intervención del operario, reducción drástica de los errores en la recogida de datos, aumento de la fiabilidad de los resultados que de ellos se obtiene y…, muchas más ventajas que vienen en cascada una vez los has puesto a tus animales.

También es verdad que la tecnología RFID, tanto de alta como de baja frecuencia, no es la solución definitiva. De hecho, ya hace años que se está esperando a que surja alguna alternativa viable y más barata. Si esto ocurre, la tecnología, tanto en las granjas de reproductoras como en las de engorde, sufrirá un antes y un después. Si a esto le sumamos la tecnología 5G que permitirá tener la inteligencia de los procesos en la nube con una capacidad de respuesta prácticamente inmediata y, además, si también le añadimos el avance del Machine Learning en la inteligencia artificial y la seguridad del Blockchain, el salto tecnológico será espectacular.

P. Además, Ceva cuenta con iniciativas para promover el uso racional de los antibióticos con proyectos con un enfoque 'One Health'. ¿Cómo puede ayudar la tecnología y Smart Farming en este tipo de proyectos.

R. El enfoque 'One Health' para que sea efectivo y para demostrar que lo es, necesita de una estructura tecnológica que lo sustente. De hecho, Ceva lleva años potenciando estos servicios consciente de que no es suficiente el desarrollar buenos fármacos y vacunas sino que, sin un enfoque multidisciplinar y holístico de la sanidad de una explotación, el resultado final no es el óptimo.

El enfoque multidisciplinar que defiende el concepto 'One Health' incluye no solo un buen plan vacunal, sino también temas como bioseguridad, controles analíticos, limpieza, calidad de agua, manejo, instalaciones, alimentación, condiciones ambientales (luz, temperatura, humedad, amoniaco, etc.), bienestar animal y formación del personal entre otros. Y todo esto se puede controlar con tecnología: registrando parámetros por IoT, generando alertas, cruzando datos y analizándolos, creando devices que faciliten y automaticen procesos, desarrollando redes informáticas, etc.

Sin embargo, todo el planteamiento tecnológico tiene que estar al servicio del 'One Health' pero no solamente para aplicar su filosofía, sino también para demostrar que su puesta en marcha repercute positivamente en el balance productivo y, en consecuencia, también en el económico. Esto es importante de cara al ganadero que es quien decide apostar o no por esta idea.

P. ¿Qué grandes retos tiene el sector en los próximos años y cómo puede la tecnología contribuir a superarlos? ¿Y una compañía de sanidad animal como Ceva como puede contribuir en este sentido?

R. Existen tres retos de la producción animal que ya son un tema recurrente en los foros profesionales: el medio ambiente, el bienestar animal y la reducción de antibióticos. Sin embargo, pienso que estos dos últimos están en una fase avanzada de resolución principalmente en Europa. Posiblemente, la fuerza coercitiva de las leyes sobre estos temas más las soluciones tecnológicas que han aparecido, han sido determinantes para activar el sector ganadero en su transformación. Sin embargo, creo que en el problema medioambiental, así como en el aprovechamiento de los recursos (lo que llamamos economía circular) aún queda camino por recorrer.

Por contrario, y debido a la pandemia que estamos viviendo, mi impresión es que el reciente conocimiento popular de los virus y de su poder devastador, así como la problemática sanitaria sobre la emergente resistencia a los antibióticos por parte de los microorganismos, centrará en la sanidad el interés de la opinión pública de los próximos años. Términos como trazabilidad, brote, epidemia, pandemia, zoonosis, bacterias y virus probablemente entrarán en nuestro léxico cotidiano. Y en este campo, Ceva con su visión holística del One Health tecnológico tiene mucho que aportar. De hecho, todos los que formamos parte de esta empresa tenemos claro este objetivo y el camino que estamos siguiendo para alcanzarlo.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.