JUEVES, 23 de mayo 2024

JUE, 23/5/2024

ENTREVISTA

Federica Burgio

Scientific and Policy Affairs Lead en la Unidad de Negocio de Animales de Compañía de MSD Animal Health España

“Con el aumento de temperaturas, es importante proteger a los perros frente a la leishmaniosis durante todo el año”

“Con el aumento de temperaturas, es importante proteger a los perros frente a la leishmaniosis durante todo el año”

Federica Burgio

Scientific and Policy Affairs Lead en la Unidad de Negocio de Animales de Compañía de MSD Animal Health España

“Con el aumento de temperaturas, es importante proteger a los perros frente a la leishmaniosis durante todo el año”

Redacción - 31-05-2023 - 00:00 H - min.

Con motivo del Día Mundial frente a la leishmaniosis, Federica Burgio, Scientific and Policy Affairs Lead en la Unidad de Negocio de Animales de Compañía de MSD Animal Health España, destaca, en una entrevista para Animal's Health, cómo el aumento generalizado de temperaturas está teniendo un impacto en las enfermedades de transmisión vectorial como es el caso de la leishmaniosis canina, una enfermedad endémica en España.

Por ello, Burgio incide en la importancia de proteger a las mascotas durante todo el año. 

P. Nos encontramos en plena Semana de la Lucha frente a la leishmaniosis. ¿En qué consiste esta enfermedad?

R. La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que está provocada por un protozoo denominado Leishmania infantum, que afecta a los mamíferos. Especialmente, al menos en nuestro ambiente, el perro está más expuesto, pero también puede parasitar al gato, a roedores o, incluso, a las personas. 

P. ¿Cómo afecta esta enfermedad al animal?

Es una respuesta que depende mucho del sistema inmune de cada perro. La leishmaniosis canina es una enfermedad causada por un parásito llamado Leishmania infantum, transmitido a través de la picadura de unos insectos llamados flebotomos.

Los síntomas de la leishmaniosis canina pueden variar dependiendo de la fase de la enfermedad y la respuesta inmunológica del animal.

En las etapas tempranas de la enfermedad, los perros pueden presentar lesiones en la piel como úlceras, costras o alopecia, especialmente alrededor de la cabeza, las orejas y las extremidades. Otros signos clínicos comunes incluyen pérdida de peso, debilidad, letargia y fiebre intermitente. Además, los perros con leishmaniosis pueden mostrar inflamación de los ganglios linfáticos, especialmente los ubicados en el cuello y en la región del abdomen.

A medida que la enfermedad progresa, puede afectar órganos internos como el hígado, los riñones y el bazo. Esto puede causar síntomas adicionales como pérdida de apetito, aumento de la sed y la micción, diarrea, vómitos y dificultad respiratoria. En casos graves, la leishmaniosis canina puede causar insuficiencia renal, daño hepático y trastornos del sistema inmunológico.

Es importante tener en cuenta que algunos perros pueden ser portadores asintomáticos de Leishmania, lo que significa que pueden no mostrar síntomas evidentes, pero aún pueden servir de reservorio de la enfermedad, infectando flebotomos a través de las picaduras que posteriormente transmitirán este protozoo a otros animales o personas.

P. En el caso de las personas, ¿cómo nos podemos proteger?

Tenemos que considerar que proteger al perro también, indirectamente, produce la protección de las personas, porque el perro es el reservorio fundamental de la enfermedad. Cuando ponemos un collar de deltametrina a nuestro perro, estamos protegiendo la salud de las personas que convivimos con él.

Hay estudios que han demostrado que el uso de collares en los perros de algunas poblaciones endémicas de esta enfermedad ha producido una disminución de la incidencia en las personas, sobre todo en niños, que es el colectivo más afectado. Hay que considerar, además, que es igual de importante proteger a los perros seronegativos, que no hayan sido infectados, evitando las picaduras del flebotomo que le puede infectar, así como a los perros que ya están infectados.

En este último caso, protegeremos al perro de otras picaduras infectantes que podrían empeorar la clínica del perro y además evitaremos que los flebotomos al picarle se puedan infectar y transmitir la enfermedad a otros animales o incluso a las personas en las siguientes picaduras.

P. ¿Cuáles son las posibilidades para poder lograr el objetivo de la prevención?

La leishmaniosis se puede prevenir utilizando medicamentos antiparasitarios repelentes. Es importante evitar la picadura del flebotomo lo máximo posible.

Existen antiparasitarios repelentes, que son fármacos autorizados por la Agencia Española del Medicamento, que tienen un porcentaje de eficacia repelente del 94 al 98 por ciento durante 12 meses, como es el caso del collar Scalibor® de MSD Animal Health1 y 2.

Debido a la alteración de la estacionalidad por el incremento global de las temperaturas estamos asistiendo a un incremento de la temporada de riesgo de transmisión. El collar Scalibor® tiene una duración de 12 meses, manteniendo así protegido al perro durante todo el año.

P. Señala como importante tratar de evitar la picadura del flebotomo lo máximo posible, ¿Por qué?

Porque la leishmaniosis es una enfermedad que no se cura. Con los tratamientos actuales podemos mejorar la vida del perro, que vivirá feliz y con los síntomas bajo control. Sin embargo, permanecerá infectado siempre.

Protegerlo de las picaduras a través de antiparasitarios autorizados por las autoridades sanitarias que tengan un elevado y duradero efecto repelente es fundamental para reducir al máximo el riesgo de infección.

P. Se trata de una enfermedad que se encuentra en expansión, ¿Cuál es el motivo?

Las temperaturas más cálidas y el aumento de la humedad han proporcionado un entorno propicio para que los flebotomos proliferen y se reproduzcan incluso durante los meses tradicionalmente más fríos y, además, en áreas donde antes no se registraba su presencia.

También, el crecimiento urbanístico y la expansión de áreas residenciales en zonas rurales han llevado a una mayor convivencia entre personas, perros y los vectores de la enfermedad. Esto ha aumentado las oportunidades de contacto entre los perros y los flebotomos infectados, lo que también ha podido contribuir a la propagación de esta infección.

P. ¿En qué lugares se puede encontrar leishmaniosis durante todo el año? 

La leishmaniosis canina es endémica en España. Su distribución es heterogénea, aunque varía según las regiones y las características locales. En general, se considera que las zonas más afectadas son aquellas con climas cálidos y secos, especialmente en el sur de España y en las áreas costeras mediterráneas.

Las regiones como Aragón, Islas Baleares, Comunidad de Madrid, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia y Cataluña presentan condiciones climáticas y ecológicas favorables para la propagación de los flebotomos vectores.

Sin embargo, en los últimos años se han observado cambios de tendencia tanto a nivel geográfico como temporal. Más en concreto se ha observado un aumento de casos en las zonas del norte de España, como en el caso de la cordillera Cantábrica, que tradicionalmente se consideraba libre de esta enfermedad. Ahora en estas zonas podemos encontrar casos de animales afectados sin historia de viaje a zonas endémicas.

En cuanto a la expansión de tipo temporal los estudios sugieren que el riesgo de infección, que antes se consideraba limitado a los meses de primavera e inicio de otoño, ahora ha aumentado y en las zonas más cálidas del país se puede extender e incluso llegar a estar presente prácticamente durante todo el año.

P. ¿Es un problema rural o el riesgo se extiende también en las áreas urbanas?

R. La transmisión de la leishmaniosis canina es más común en áreas urbanas y periurbanas con mayor población de perros. En estos entornos, las actividades humanas como la creación de parques, jardines, alcantarillado, basureros y perreras favorecen la proliferación de los flebotomos.

El crecimiento de las ciudades y pueblos, así como el aumento de áreas ajardinadas y la infraestructura de saneamiento, contribuyen al establecimiento de poblaciones de flebotomos, especialmente del vector más importante en el España, Phlebotomus perniciosus.

Además, las ciudades generan condiciones climáticas propias que se suman a los efectos del cambio climático, como el aumento de las temperaturas ambientales. El fenómeno conocido como "Isla Climática" provoca que el centro de las ciudades sea hasta seis grados más cálido que las zonas periféricas despobladas y dos o tres grados más cálido en las zonas periurbanas.

 

 

1. Samara Paulin, Régis Frénais, Emmanuel Thomas Email author and Paul M. Laboratory assessment of the anti-feeding e ect for up to 12 months of a slow release deltamethrin collar (Scalibor®) against the sand fl y Phlebotomus perniciosus in dogs. Baldwin. Parasites & Vectors 2018 11:529.

2. Alten B, Maia C, Afonso MO, et al. Seasonal Dynamics of Phlebotomine Sand Fly Species Proven Vectors of Mediterranean Leishmaniasis Caused by Leishmania infantum. PLoS Negl Trop Dis. 2016;10(2):e0004458. Published 2016 Feb 22. doi:10.1371/journal.pntd.0004458

VOLVER ARRIBA