JUEVES, 9 de febrero 2023, actualizado a la 1:10

JUE, 9/2/2023 | 1:10

EMPRESAS

Los sindicatos se preparan para renegociar el convenio veterinario con un IPC “desbocado”

CCOO adelanta que ha iniciado los trámites para que vuelva a negociarse el convenio colectivo veterinario y pedirán una revisión a fondo, incluida una subida salarial

Imagen de la firma del primer Convenio colectivo estatal de centros y servicios veterinarios en 2020.
Imagen de la firma del primer Convenio colectivo estatal de centros y servicios veterinarios en 2020.

Los sindicatos se preparan para renegociar el convenio veterinario con un IPC “desbocado”

CCOO adelanta que ha iniciado los trámites para que vuelva a negociarse el convenio colectivo veterinario y pedirán una revisión a fondo, incluida una subida salarial

Francisco Ramón López - 08-09-2022 - 14:00 H - min.

España, al igual que el resto de los países de su entorno, está viviendo una crisis inflacionaria. De hecho, el Índice de Precios de Consumo (IPC) relativo a julio de 2022 reflejaba que la tasa de variación anual del IPC del mes se situaba en el 10,8%, seis décimas por encima de la registrada en junio, y la más alta desde septiembre de 1984. Además,el IPC adelantado de agosto continúa mostrando una inflación disparada, con una variación anual del 10,4%.

En este contexto, termina este 31 de diciembre la vigencia de tres años del primer Convenio colectivo estatal de centros y servicios veterinarios, que se tendrá que renegociar, pues ha sido denunciado por los sindicatos, un trámite que obliga a la constitución de una mesa de negociación para acordar un nuevo texto.

Jesús Cabrera, responsable de Negociación Colectiva Privada de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO), explica a Animal's Health que para revisar un convenio es necesario proceder a esta denuncia 3 meses antes de la finalización de su vigencia, algo que han hecho en plazo.

Ahora, deben esperar un mínimo de un mes para constituir la mesa de negociación, en la que estarán sentados los sindicatos representativos y la patronal, que en el caso del sector es la Confederación Empresarial Veterinaria (CEVE).

Cabrera ha explicado que, al ser un primer convenio, a diferencia de otros más asentados, es necesario pulirlo y ver cómo ha funcionado estos últimos años y qué apartados se pueden mejorar. En este sentido, señala que será “imperativo” adaptar el convenio a la reforma laboral, especialmente en el ámbito de la contratación.

Además, el responsable de CCOO adelanta algunos asuntos que tendrán que trabajarse a fondo en la mesa de negociación, como son las jornadas, la carrera laboral y sobre todo los salarios, que estima que será el asunto más duro.

Y es que, Cabrera advierte que esta negociación se va a tener que llevar a cabo con un IPC “desbocado”, lo que ha producido que esté habiendo un problema generalizado a la hora de negociar convenios en España este año, pues están siendo bloqueados por las patronales.

Hay que tener en cuenta que, si se aplicara el IPC de este año, que ya llevaba un acumulado en julio del 5,8%, el salario del personal veterinario generalista —la que podría considerarse la categoría más común— que tiene un salario anual de 20.049,12 euros en 2022, se incrementaría en 1.162 euros al año. Si el año termina cerrando con un IPC de un 10% esta subida tendría que ser de más de 2.000 euros anuales.

Aunque admite que, de momento, es difícil vaticinar qué posición tomará la patronal veterinaria y el resto de sindicatos y cuánto se alargarán las negociaciones, el responsable de CCOO remarca que su posición será que la subida salarial que se pacte sea retroactiva y se aplique desde enero de 2023.

Desde el sindicato señalan que, durante el tiempo que se esté negociando, los salarios mínimos de los veterinarios se actualizarán según una cláusula del convenio que los liga al IPC. “Una vez concluida la duración pactada de este convenio colectivo las tablas salariales se incrementarán de acuerdo con el incremento del Índice de Precios al Consumo (IPC), o índice que lo sustituya, del año precedente”, señala el texto. Además, aclara que, “una vez denunciado y concluida la duración pactada, el mismo seguirá vigente en tanto no se pacte un texto que lo sustituya”.

VETERINARIA, UNA DE LAS PROFESIONES PEOR PAGADAS

Para conocer un poco la situación de los salarios en veterinaria, hay que recordar que la encuesta anual de coste laboral de 2021 registró que el sueldo de los profesionales dedicados a las actividades veterinarias —donde se incluyen tanto veterinarios como auxiliares clínicos de veterinaria— había alcanzado los 16.892,82 euros al año, lo que supone un incremento del 12,72%, el mayor de la serie.

Asimismo, hay que señalar que, según el convenio, el salario mínimo de un auxiliar es de 15.585,24 euros anuales, mientras que el salario mínimo que recoge el convenio, el del ‘Personal de Servicios Generales’ es de 14.565,60 euros.

Por lo tanto, de acordarse una subida se seguiría manteniendo esta tendencia al alza de los salarios del sector, pero de estancarse las negociaciones podría suponer un frenazo a esta tendencia en un sector en el que existe precariedad.

Así, las actividades veterinarias están entre las 10 peor pagadas de España y solamente están mejor pagadas que trabajos como comercio al por menor o asistencia en establecimientos residenciales, entre otros.

También, quedan muy lejos de otras profesiones sanitarias, que reciben salarios mucho mayores por sus servicios. De esta manera, las actividades sanitarias —entre las que estarían médicos y enfermeros, entre otros— marcaron un sueldo anual de 31.595,57 en 2021.

VOLVER ARRIBA