SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 10:46

SÁB, 3/12/2022 | 10:46

EMPRESAS

La historia de LetiFend: “Hay que seguir trabajando para que no haya Leishmania”

Tras 5 años de éxito de LetiFend, la vacuna contra la leishmaniosis canina, desde LETI Pharma insisten en la importancia de continuar trabajando en la prevención de la enfermedad

Glòria Pol, Medical Science Liaison de LETI Pharma, durante su presentación.
Glòria Pol, Medical Science Liaison de LETI Pharma, durante su presentación.

La historia de LetiFend: “Hay que seguir trabajando para que no haya Leishmania”

Tras 5 años de éxito de LetiFend, la vacuna contra la leishmaniosis canina, desde LETI Pharma insisten en la importancia de continuar trabajando en la prevención de la enfermedad

Francisco Ramón López - 14-03-2022 - 17:45 H - min.

Entre los días 10 y 12 de marzo se ha celebrado una nueva edición de Iberzoo+Propet, la feria internacional para el profesional del animal de compañía, que ha tenido lugar en el recinto ferial Ifema, en Madrid.

Esta se trata de la primera feria tras la pandemia, y en este reencuentro, en el que también se ha celebrado el Congreso Vetmadrid de la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC), las empresas del sector han compartido con los profesionales asistentes sus últimas propuestas.

Una ocasión que LETI Pharma ha querido aprovechar para trasladar, mediante una ponencia, la historia de LetiFend y las últimas novedades sobre esta vacuna contra la leishmaniosis. Y es que, el 21 de octubre de 2016, hace más de cinco años, LETI Pharma presentó al mundo LetiFend, su vacuna contra la leishmaniosis canina.

Glòria Pol, Medical Science Liaison de LETI Pharma y la encargada de la presentación, explicó que la comercialización comenzó en enero de 2019, y el Congreso de AMVAC de ese año, al que llevaron la vacuna, “fue una locura”, con colas de gente queriendo saber más de ella. Por tanto, este evento forma también parte de la historia de LetiFend.

LetiFend ha sido la primera vacuna creada a través de tecnología ADN recombinante contra la leishmaniosis canina en Europa. Esta innovadora vacuna se basa en la proteína Q, obtenida a partir de la unión de cinco fragmentos de cuatro proteínas con capacidad antigénica del parásito Leishmania infantum.

Debido a su tecnología, la vacuna, que tiene una eficacia sin medidas de protección adicionales del 72%, no interfiere con el diagnóstico de Leishmania. Su ficha técnica indica que está recomendada para la vacunación de animales seronegativos sanos y que se requiere de una vacunación anual.

Teniendo en cuenta que cada año hay que comprobar si el animal es positivo a Leishmania para vacunar, Pol ha explicado que desde el lanzamiento de la vacuna llevan haciendo un seguimiento de los perros vacunados, que se ha alargado desde 2017 a 2020 y les ha permitido publicar varios estudios científicos.

“Para nosotros la ciencia ha ido siempre por delante”, aseguró Pol, que insistió en que todo lo que consigue esta vacuna siempre ha estado respaldado por la ciencia. También la seguridad; y precisamente en este punto indicó que los efectos secundarios son de alrededor de un 0,07% de los casos y además leves.

Y es que la Medical Science Liaison de LETI Pharma ha defendido que han tenido que trabajar todos estos años para que los veterinarios y los propietarios confíen en la vacunación contra la leishmaniosis. “Nos costó mucho trabajo”, insistió, pero celebró que lo han conseguido y que se está vacunando con LetiFend cada día.

Eso sí, Pol matizó que la vacunación está centrada en evitar que se produzca la enfermedad, pero no evita la infección, por lo que siempre han recomendado que la vacunación se combine con medidas de protección externa, como collares o pipetas. A través de ambas, asegura que los estudios realizados dan una tasa de protección del 97,5%.

VACUNAR A LOS PERROS CONTRA LA LEISHMANIOSIS ES ‘ONE HEALTH’

Para la Medical Science Liaison, proteger al máximo a los perros es parte del trabajo de salud pública que realizan los veterinarios y entra totalmente en el ámbito del ‘One Health’, sobre todo teniendo en cuenta que algunos médicos declaran que están aumentando los casos en humanos.

“Hay que seguir trabajando para que no haya Leishmania”, insistió Pol, que apuntó que los perros son un reservorio, por lo que colaborar para mantenerlos sanos es positivo para todos. Sobre todo, teniendo en cuenta que los animales vacunados que se infectaron en los estudios clínicos tenían títulos muy bajos, por lo que su capacidad como reservorio se redujo.

Para Pol, el trabajo de los veterinarios tiene que tocar todos los ámbitos: vacunación, collares y pipetas, pero también destacó la importancia de la comunicación con el tutor de los animales, que principalmente en áreas endémicas debería conocer qué es la Leishmania, cómo se transmite y qué puede hacer para reducir el riesgo.

En este punto, recordó que la adherencia de los propietarios con los collares antiparasitarios y las pipetas no es todo lo buena que debería, y son propensos a proteger a sus mascotas al principio de la temporada vectorial, pero tienden a “despistarse” según avanzan los meses, por lo que la vacunación anual es un buen complemento.

Por último, recordó que estudios llevados a cabo por LETI Pharma han demostrado que los animales vacunados desarrollan una enfermedad más leve, al tener menor presencia de depósitos de inmunocomplejos, que se producen en respuestas inmunitarias exageradas a la infección y que están correlacionados con los estadios más graves de la leishmaniosis y sus signos más severos, como el daño renal. 

De hecho, explicó que desde LETI Pharma se está trabajando para proponer la presencia de inmunocomplejos como un nuevo biomarcador para medir la gravedad de la leishmaniosis

VOLVER ARRIBA