LUNES, 29 de noviembre 2021, actualizado a la 1:26

LUN, 29/11/2021 | 1:26

EMPRESAS

Fatro explica la importancia de las condiciones lumínicas en porcino

La compañía veterinaria Fatro ha compartido una revisión en la que se trata la base ecológica y la manera de medir correctamente la intensidad de luz en las granjas porcinas

Analizan la relevancia de la luz en las granjas de cerdos.
Analizan la relevancia de la luz en las granjas de cerdos.

Fatro explica la importancia de las condiciones lumínicas en porcino

La compañía veterinaria Fatro ha compartido una revisión en la que se trata la base ecológica y la manera de medir correctamente la intensidad de luz en las granjas porcinas

Redacción - 13-07-2021 - 13:34 H

La luz es, desde hace mucho tiempo, objeto de estudio en producción animal, especialmente en lo que se refiere a su influencia sobre parámetros relacionados con la reproducción. La mayoría de los trabajos se centran en el fotoperíodo, si bien también pueden encontrarse estudios sobre intensidad de luz y espectro cromático en las diferentes especies.

En porcino, existe una normativa mínima de intensidad y horas de luz, así como recomendaciones empíricas sin un criterio científico claro. Por ello, la compañía veterinaria Fatro ha compartido una breve revisión en la que se tratan estos temas, la base ecológica y la forma de medir adecuadamente la intensidad de luz en granja.

A nivel ecológico, la mayor parte de las especies de cerdos no domesticados viven en hábitats con abundante follaje y muestran un comportamiento crepuscular, con mayor actividad al ocaso y en oscuridad.

Este hecho hace que estén bien adaptados a diferentes intensidades de luz, y que no necesiten que éstas sean muy elevadas. Por otro lado, aunque la agudeza visual del cerdo, si bien es inferior a la del ser humano, requiere un mínimo de intensidad para distinguir adecuadamente detalles del entorno que le permitan hacer las elecciones correctas.

“La intensidad lumínica también jugará un papel relevante en el desarrollo del comportamiento social, muy importante y jerárquico en los cerdos, lo que requiere poder distinguir algunos signos visuales, como posturas generales, posición de la cola, así como la presencia dentro del ángulo visual de animales dominantes a la hora de acceder al alimento”, indican desde Fatro.

Asimismo, tal y como explican desde Fatro, además de la intensidad, otro factor importante relacionado con la luz es el fotoperíodo, que juega un papel esencial el ritmo circadiano y la estacionalidad en los animales. El primero determinará cambios físicos y conductuales, como el descanso, en ciclos de 24 h, mientras que el segundo los determinará en períodos más largos, cuya consecuencia más importante es el anoestro estacional de la cerda (julio-septiembre).

“Se ha demostrado que la cerda doméstica responde a los cambios en la duración del día, respuesta mediada por la secreción de melatonina. La menor producción de melatonina en las horas de luz reduce la producción de hormona lúteo estimulante (LH), el menor desarrollo de los cuerpos lúteos tras la ovulación disminuirá la producción de progesterona, por lo que será difícil que avance la gestación en caso de fecundación. Si además existe una restricción en el consumo de pienso, altas temperaturas o situaciones de estrés, el problema se agravará más”, remarcan desde la compañía veterinaria.

Desde el punto de vista legal, en el Real Decreto 1135/2002, de 31 de octubre, relativo a las normas mínimas para la protección de cerdos, se recoge que “los cerdos deberán estar expuestos a una luz de una intensidad mínima de 40 lux durante un período mínimo de ocho horas al día”.

RECOMENDACIONES EMPÍRICAS “TRADICIONALES”

Fatro explica que existen también recomendaciones empíricas más “tradicionales”, no siempre avaladas científicamente y enumera algunas de ellas, como que la intensidad de luz debe permitir leer un periódico cómodamente en cualquier punto de la sala, lo que supone aproximadamente una intensidad de 50 LUX. De hecho, esta intensidad es la que se contempla en la legislación en bienestar de algunos países.

Algunos autores, como John Gadd, recomiendan 350 Lux a nivel de los ojos de la cerda y alrededor de 300 LUX en la sala de partos entre 14 y 16 h.

Por otro lado, para la realización de tareas de la granja se requieren intensidades de luz de 150 a 400 LUX según el nivel de detalle requerido.

CONCLUSIONES DE TRABAJOS CIENTÍFICOS

Desde el punto de vista científico, los resultados son dispares, lo que sugiere la necesidad de realizar más estudios sobre el tema, según señalan desde Fatro. Sin embargo, la compañía veterinaria detalla algunas conclusiones interesantes de parte de estos trabajos, “en las que merecerá la pena seguir ampliando información o explorar a nivel particular”.

En este sentido, apuntan que mayor número de horas de luz (>14L) e intensidades más elevadas en lactación parecen aumentar el peso al destete de la camada y menor intervalo destete-cubrición en la cerda.

Además, hay mayor número de nacidos vivos en fotoperíodo constante de 10 h de luz y 14 de oscuridad (10L:14D) frente al control de 10,4 h de luz en invierno y 13,4 h de luz en verano. Estos resultados son significativos al final del verano.

Por otro lado, las nulíparas son más sensibles a la estacionalidad que las multíparas, se ha observado que el fotoperíodo decreciente retrasa la aparición de la pubertad para animales de la misma edad y peso y, en cerdos en cebo, se han observado mejores resultados con fotoperíodos más largos de luz (14L:10D o 16L:8D) que el fotoperíodo mínimo legal de 8L:16D.

Cuando se les da la opción, los cerdos parecen preferir pasar mayor tiempo en las zonas oscuras, que son las preferidas para descansar, mientras que, en el destete, proporcionar largos períodos de luz (>24 h) permite facilitar la conducta exploratoria y reducir el número de animales que no comen. Por otro lado, más horas de luz también generan mayor número de interacciones, se ha visto que se aceleran los comportamientos agresivos respecto a regímenes de menos luz al destete.

Por último, la compañía veterinaria remarca que los comportamientos relacionados con un mayor número de interacciones sociales, como las peleas al mezclar animales, o de carácter exploratorio, como la mordedura de colas, puede verse aumentado con intensidades de luz más altas o fotoperíodos más largos.

¿CÓMO MEDIR LA LUZ EN PORCINO?

Fatro recuerda que existen medidores de luz o luxómetros razonablemente precisos, muy económicos en el mercado, para un uso cotidiano en la granja, y señala que, aunque son herramientas de manejo, hay que tener en cuenta algunas consideraciones en su uso.

“Cuando hacemos las mediciones deberemos colocar el sensor de luz paralelo al suelo y a la altura de los ojos de los animales. Si inclinamos el sensor hacia los puntos de luz u oscuridad estaremos sobrevalorando o infravalorando la medición”, recomiendan en primer lugar.

Asimismo, consideran que deberán hacerse varias mediciones para obtener un valor realista del nivel de luz de la sala. De esta manera, cuantas más mediciones se hagan, mejor descripción se tendrá de la uniformidad de intensidad de luz.

“Aunque para un uso profesional de un luxómetro se recomienda una calibración anual, para el seguimiento requerido en granja probablemente no sea tan necesario, pudiendo espaciarse varios años”, concluyen.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.