SÁBADO, 19 de octubre 2019, actualizado a las 2:33

SÁB, 19/10/2019 | 2:33

EMPRESAS

El proyecto Esvac controla el uso de antibióticos veterinarios

Tras la adhesión de España en 2011, los distribuidores mayoristas y minoristas, las farmacias y algunas entidades ganaderas, tienen la obligación de declarar la venta y el consumo de medicamentos veterinarios que tengan antibióticos como principio activo

GALERIA

El proyecto Esvac controla el uso de antibióticos veterinarios

Tras la adhesión de España en 2011, los distribuidores mayoristas y minoristas, las farmacias y algunas entidades ganaderas, tienen la obligación de declarar la venta y el consumo de medicamentos veterinarios que tengan antibióticos como principio activo

Ángel Espínola - 30-03-2018 - 13:00 H

Desde hace años, la Unión Europea ha redoblado sus esfuerzos por afrontar el problema del desarrollo de resistencia a los antibióticos en humanos, en parte, causados por el excesivo uso de antimicrobianos en los animales productores de alimentos. Por ello, entre otros proyectos, puso en marcha en 2009 el proyecto Esvac (European Surveillance of Veterinary Antimicrobial Consumption), que consiste en la recogida y evaluación de datos sobre la venta y el consumo de medicamentos veterinarios que contengan en su composición antibióticos como principio activo.

En este sentido, España, que participa en el proyecto desde 2011, se sitúa a la cabeza europea en las ventas de fármacos con antimicrobianos. Según el último informe del proyecto, relativo a 2015, se vendieron hasta 3.029 toneladas de antimicrobianos y, teniendo en cuenta la unidad de medida que utiliza la organización, España utiliza 402 miligramos de antibióticos por cada kilo de carne producido.

Las cifras suponen hasta cuatro veces más que en Alemania, y es claramente superior a los 56 miligramos que se usan en Reino Unido o a los 11,8 de Suecia. Pese a ello, España rebajó hasta en 16 miligramos de antimicrobianos por kilo de carne en sólo un año, y a nivel general, el informe revela que entre 2011 y 2015 las ventas se han reducido hasta en un 13,4%.

Los distribuidores mayoristas, entidades ganaderas con permiso de distribución, farmacias y distribuidores minoristas, tienen la obligación de aportar los datos referentes a la comercialización de este tipo de medicamentos, mientras que los laboratorios farmacéuticos pueden aportarlos de forma voluntaria, según recoge la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).

En España el Proyecto Esvac está incluido dentro del “Plan nacional de lucha frente a resistencias a los antibióticos” (PRAN) puesto en marcha en 2014, y la Asociación Empresarial Española de la Industria de Sanidad y Nutrición Animal (Veterindustria) también trabaja en el uso responsable de antibióticos en el ámbito de la salud animal, contando con guías e iniciativas específicas al respecto.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.